La vida de Freddy Herrera no se explica sin el fútbol. Al capitalino le da igual la modalidad: sea el de once jugadores, en la sala o con unas simples vallitas, siempre es feliz.

Futbolista por pasión y vicio, mundialista con el conjunto de futsal de la isla en un evento inolvidable en 1996, seguramente no habría podido dedicarse a otra profesión. Una vez colgada las botas, Freddy Herrera sigue haciendo del balompié su manera de vivir.

Su carrera fue impresionante y no estuvo exenta de muchas dificultades personales, pues no dudó en dejar su disciplina para cuidar de su madre enferma que lo necesitaba, durante varios años.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

¿Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad? Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.