De pequeño, Ídolo Gilberto Herrera Delgado fue un muchacho callejero a quien el voleibol, de alguna manera, le cambió la vida. Gracias a este deporte fue jugador y técnico del equipo Cuba, y la Federación Internacional lo nombró mejor entrenador del mundo en 1977.

Nació el 13 de abril de 1944 en el Cerro y comenzó a practicar este deporte en la escuela secundaria y ya con 16 años pertenecía a la preselección nacional. En 1962, debutó fuera de la Isla al ser convocado para los novenos Juegos Centroamericanos y del Caribe en Jamaica, de donde volvió sin medallas

Aunque en 1966 conseguiría desquitarse al llevarse el oro en Puerto Rico y un año más tarde se colgaría el bronce panamericano en Winnipeg, no sería como jugador que vería Gilberto sus mejores momentos. A inicios de los años ’70, El Venado, sobrenombre por el cual lo conocen desde su época como jugador, se fue hasta el banquillo técnico.

Desde ese puesto llevó las riendas de la selección cubana entre 1972 y 1985, tiempo en el cual acumuló medallas en juegos regionales y consiguió la única presea olímpica que posee una selección masculina de voleibol para Cuba: el bronce de Montreal 76.

Luego vendrían sus incursiones como técnico nacional de España, Grecia, Turquía y Venezuela, una segunda ronda al frente del equipo cubano y el magisterio. Play-Off Tv conversó con un maestro del voleibol cubano, Gilberto Herrera Delgado.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.