Su swing es como una obra de Leonardo da Vinci. Los sentidos se coordinan para lograr el mayor espectáculo que podemos presenciar en el béisbol, los jonrones. Así de asombroso es ver bateando a Jorge Soler.

“Me encanta verlo pegar cuadrangulares”, dijo a The Kansas City Star el mánager de los Royals, Mike Matheny. “Puede pegarle con fuerza todo el tiempo” afirmó el timonel de 50 años sobre el toletero cubano.

La venidera temporada será fundamental para el habanero, la figura de nuestra Mesa de Análisis, quien llegará por primera vez a la agencia libre -si los Reales no extienden su contrato-, y debe recuperarse de una campaña en la cual luchó con la lesión del oblicuo y mostró un bajo rendimiento. 

Para ser justos, muchos bateadores de calidad sufrieron una baja de rendimiento en la pasada contienda, desde Christian Yelich, Pete Alonso, José Altuve hasta Cody Bellinger. 60 juegos son muy pocos cuando estás adaptado a jugar 162. Varios jugadores toman el ritmo de la competencia después del All Star (81 G).

Línea ofensiva de Soler en los primeros 60 juegos

  • 2019: 239/.293/.496 15HR/40 RBI
  • 2018: 268/.358/.473 9 HR/28 RBI
  • 2016: 252/.342/.459 9HR/23 RBI
  • 2015: .259/.312/.392 5HR/24 RBI

Los números dictan que Soler comienza a calentarse después de los primeros 60 juegos. Tomemos su mejor temporada en MLB (la del 2019) como muestra. Si bien acumuló 15 jonrones en 60 partidos, sus promedios ofensivos fueron bajos, solo acumuló OPS de (.789). Pero en los siguientes 102 encuentros, el cubano elevó los factores sin sacrificar el poder: .281/.388/.614/1.003 con 33HRs/77 RBI.

¿Qué debe cambiar Jorge Soler para esta temporada?

Lo primero es que las lesiones no lleguen, pues en 2020 el oblicuo derecho lo afectó en septiembre y solo pudo jugar ocho cotejos ese mes. Ya conocemos el historial de lesiones del “Crudo” desde que debutó con los Cachorros de Chicago.

Si revisamos las estadísticas del antillano, observaremos como su poder siguió presente, lo cual no deja muchas preocupaciones por los bajos resultados en 2020.

Soler mantuvo la velocidad de salida intacta (92.5 MPH), solo una décima menos que la del 2019; la tasa de golpes fuertes (51.1) fue la más alta de su carrera y también el por ciento de barriles fue marca personal (18.9). ¿Qué sucedió entonces? Soler falló muchos lances en la zona:

Vio el 44.7 por ciento de los picheos en la zona de strike y solo persiguió el 56.4 por ciento, la tasa más baja de por vida. Solo hizo contacto con el 73.7 por ciento de esos lanzamientos, que también representan el menor valor en su carrera. En su temporada de consagración, hace dos años, impactó el 79.3 por ciento en la zona. 

Además, Soler no fue tan efectivo contra picheos sobre el home plate. El 6.6 por ciento de las bolas se las ubicaron en el corazón de la zona y solo atacó el 69.4 por ciento de estas. También presentó una elevada cifra de fallos contra cualquier lanzamiento 37.2 por ciento, la mayor de su historia. ¿Y fuera de la zona?

Línea ofensiva de Jorge Soler contra lanzamientos fuera de la zona con dos strikes:

AVG.155/OBP.282/SLG.259/OPS.541

Al cubano le propinaron 49 de sus 60 ponches con lances fuera de la zona y eso nos deja una elevada tasa de K% de 60.5. Pero también conectó tres jonrones, y su tasa de BABIP fue de .428, 128 puntos menor que con los lanzamientos en la zona.

Todos esos números podían ser distintos en una temporada más larga, pues al final son pequeñas muestras que se quedaron en 60 juegos. También es cierto que todos jugaron bajo las mismas circunstancias.

“Me siento más cómodo en la medida en que tengo la oportunidad de reconocer y ver más lanzamientos” le dijo el propio Jorge Soler a The Kansas City Star. “Trabajé duro en la temporada baja para ponerme en forma. Las lesiones son algo que no puedo controlar, solo trato de mantenerme centrado en lo que controlo” afirmó el máximo jonronero de los Reales en una temporada con 48 bambinazos.

Por ahora, el cubano se mantiene enfocado en el Spring Training, y muchos compañeros de equipos tienen la oportunidad de jugar con uno de los bateadores con más poder de La Gran Carpa.

“Me detengo cuando entra a la jaula de bateo y golpea pelotas por todos los lados del campo, es fantástico” dijo el segunda base Whit Mirriefield.  Así de único es el swing de Jorge Soler, una exhibición de poder que nadie quiere perderse. Cada bambinazo que lleve su sello en este 2021 será otro capítulo de una novela que promete extenderse muchos años.

Glosario:

  • AVG: Promedio de bateo
  • OBP: Promedio de embasado
  • SLG: Promedio de bases totales
  • OP: OBP+SLG
  • RBI: carreras impulsadas
  • HR: Jonrones
  • Tasa de golpes fuetes: Pelotas bateadas a 95 MPH o más velocidad
  • Velocidad de salida: Promedio de la velocidad de salida de cada conexiones
  • K%: Por ciento de ponches
  • BABIP: Promedios de bolas puestas en juegos

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.