Con una de las delegaciones más reducidas de las últimas décadas, el judo cubano encara el torneo de los Juegos Olímpicos con pronósticos sumamente reservados para acceder al podio de premiaciones.

El retiro de figuras de peso en los últimos años, unido a una renovación con nuevas figura que han quedado por debajo del nivel de sus antecesores lastra la posibilidad de esperar grandes resultados. Solo tres atletas en uno y otro sexo nos representaran en la capital nipona, lo cual resulta sumamente inferior sobre todo en el sexo femenino donde siempre habíamos llevado equipo completo a las últimas citas estivales.

En cuanto a las figuras a tener en cuenta vuelve a ser Idalys Ortiz sobre quien se ciernen las mayores esperanzas de título. A sus 31 años la supercompleta encara sus cuartos Juegos Olímpicos con saldo de una medalla de cada color en sus participaciones anteriores, a día de hoy, sigue estando en la elite de su división.

Tras su participación en Rio 2016, saldada con una medalla de plata decidió alejarse de los tatamis por un par de años en los cuales paso por un proceso de maternidad. Su regreso se produjo hace par de años y demostró que aún era una atleta de elite.

Un título en los Juegos Panamericanos de Lima y un subtítulo en el Campeonato Mundial de Tokio avalaron su gran 2019 y al día de hoy encabeza el ranking mundial en su división. No le faltaran rivales en el torneo olímpico, pero ya sabemos de qué material está hecha.

Más allá de Idalys Ortiz el panorama no parece muy favorable. Solo Iván Silva parece contar con nivel de podio, pero para ello deberá mostrar el mismo nivel que lo llevó al subtitulo mundial en 2018 y del cual ha estado bastante distante desde entonces.

Silva se encuentra séptimo en el ranking de los 90 kgs, lo cual indica que tendrá que pasar por encima de hombres que lo han superado en los últimos años. Pronosticar cuál será su resultado sería tarea de locos para un atleta que a juicio de este escritor ha quedado por debajo de los resultados que se podrían esperar de acuerdo a su calidad como judoca.

Para el resto de la comitiva no parece que sea posible acceder a un puesto entre los mejores. De ellos solo Kaliema Antomarchi ha logrado acceder a un podio en campeonatos mundiales, aunque ya algo alejado en el tiempo, mientras que el resto de los miembros del equipo solo poseen resultados de nivel en eventos panamericanos, lo cual está muy por debajo del nivel existente en un torneo olímpico.

El futuro no divisa un panorama mejor, más bien todo lo contrario. El relevo generacional no llega y no sería descabellado pensar que las presencias en los podios de los principales eventos de carácter mundial sea nula cuando Idalys Ortiz pase al retiro definitivo.

Nos resta esperar la mejor versión de Ortiz, lo que de producirse podría llevarla a su segundo título bajo los cinco aros y que los planetas se alineen para que otro judoca cubano pueda acceder al podio olímpico en un deporte que ya ha quedado a deber con su pasado incluso antes de arrancar su participación en Tokio.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.