La Federación Cubana de Voleibol debería tomarse las cosas un poco más en serio pues, al fin y al cabo, es el ente rector que representa los intereses de los voleibolistas y de sus aficionados, y como tal, se les debería exigir si hacen tan mal papel.

El hecho es que Cuba finalmente terminó en el onceno puesto del mundial de la categoría sub-21, un resultado más que esperado si tenemos en cuenta las condiciones en que llegaron los nuestros a un torneo de primer nivel.

No obstante, no por esperado tenemos que estar conformes, pues cada vez queda más demostrado que no se puede ir a improvisar a ningún sitio y mandar a unos muchachos sin un buen estado forma con el único objetivo de no terminar sancionados por no participar.

Mirando los últimos 4 torneos de la selección cubana de este año, podríamos hacer una especie de tetralogía entre ellos. Los mismos personajes y la misma trama, con idénticos desenlaces: la Federación Cubana dirigiendo como si se tratase de una finca, jugadores cubanos en mal estado de forma y descalabros constantes en cuanto torneo ponen un pie.

Sabemos lo de la pandemia y la situación económica y social que vive el país, pero creo que, con una mejor planificación, se hubiese podido aumentar las dos pobres semanas de entrenamiento que tuvieron los equipos antes de llegar al evento.

Por otra parte, algunos intentan maquillar la pésima situación que vive el voleibol cubano con títulos tan rimbombantes como: “Nuevo récord de voleibolistas cubanos contratados”.

Luego de más de 5 años de implementada la política de contratación, se trata de un número ínfimo para la cantidad de jugadores con posibilidades que existen en Cuba. Es más, ¿de qué han servido tantos contratos, si el dinero que reciben por cada uno de ellos no lo hemos visto invertido; si la liga actualmente ni se efectúa y las canchas para entrenar siguen con el mismo estado de depauperación de siempre? Se debe ser más transparentes en estos temas, y tanto el aficionado como el voleibolista, tendrían que saber a dónde van destinados los recursos.

Todavía algunos se preguntan por qué hace unos días Gustavo Bolaños, de la selección sub-21 del voleibol cubano que participaba en el mundial, decidió fugarse. Pues el muchacho estaba propuesto de baja y cuando regresase a Cuba, iba a tener que pasar el servicio.

Para conseguir contrato, tendría que ponerse en una larga lista de jugadores que no son de interés del equipo nacional y que todavía están a la espera de que la Federación les gestione uno. Algunos de seguro se preguntarán: ¿por qué no se los consiguen ellos de forma independiente? Adivinen: el transfer de los cubanos es de los más altos del mundo.

El transfer no es más que la suma de dinero que un club paga a la Federación que representa al jugador. Para que tengan una idea, el monto de un colombiano o argentino puede ser de 500 o 1000 dólares, mientras que el de un cubano que se busca un contrato de forma independiente puede ascender hasta los 8000 o 10000 dólares.

Por tales motivos, muchos jugadores cubanos han regresado o se han quedado bajo el amparo de la Federación para que su transfer no sea tan alto, lo cual tuviese todo el sentido del mundo si no supiésemos todos los otros problemas que eso conlleva.

La burocracia, la prepotencia de creerse que lo saben todo y de que pueden decidir a sus anchas, les puedo asegurar que han hecho que más de un contrato se vaya a bolina para el voleibol cubano. Por no hablar de que, si un jugador llega con un contrato apalabrado y se lo presenta a la Federación, en esta, la mayoría de las veces, lo ignoran o lo pelotean. Como que “si no es con nosotros, no hay manera”. ¿Comprenden ahora el callejón sin salida en el que se encuentran muchos voleibolistas cubanos?

Sí, algunos han conseguido contratos de forma independiente, pero hay que entender que no todos son estrellas y que hay ocasiones en que los clubes no están dispuestos a pagar tal suma de dinero por un jugador que a lo mejor no tendrá tanto protagonismo o que irá a un equipo de bajo nivel económico.

Hemos pasado una afirmación por alto y quiero reiterarlo debido a la importancia de la misma. Gustavo Bolaños era propuesta de baja y no iba a ser de interés nacional con apenas 19 años. Un talento que no ha tenido la oportunidad de demostrar su valía, pero que como hay tan poco espacio y vienen otros en camino, simplemente no es de interés.

Yo solo alerto, y para nada estoy comparando, pero ya hemos tenido casos de jugadores que fueron desechados y que en la actualidad son estrellas mundiales. Si no me creen, pregúntenle a Yoandy Leal y a Yadrián Escobar.

Claro que los mejores se tienen que ganar el puesto, en la escuela nacional se está por resultados y perspectivas, pero no me preocuparía tanto si supiese que fuera de ahí, el nivel del jugador solo va ir a menos. Los más afortunados pueden encontrar un sitio para entrenar todo un año, pero solamente para jugar 15 días en una liga más que desamparada. La mayoría entrena un mes antes para jugárselo todo en ese corto espacio de tiempo, un día tras otro, sin parar.

Mi intención solo es mostrarles la otra cara del voleibol cubano y pedir estos cambios urgentes que necesitamos antes de que sea demasiado tarde. Hay que invertir en la liga, mejorar las canchas y hacer un torneo de mayor duración. No todo puede ir al béisbol.

Hay que darles recursos a los entrenadores de la base; hay que dar incentivos a nuestros jugadores; hay que dejar que ellos mismos se gestionen sus contratos a través de agentes que comprenden realmente cómo funciona el mundo del voleibol: hay que hacer muchas cosas. No se puede esperar a que el árbol de siempre frutos si no se riega todos los días.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

¿Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad? Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.