Lázaro Cedeño es, como decimos en buen cubano, un animal de pelotero, un monstruo, un portento físico que a primera vista casi te dice “yo soy el tipo de los 20 jonrones”. Humilde, callado como casi todos los jugadores del Granma, su rostro muestra una tranquila conformidad con su puesto en el banquillo al que ha sido relegado desde que comenzaran las semifinales de la Serie Nacional.

Allí fue a parar tras la incorporación de Alfredo Despaigne al equipo. Granma se da el lujo de sentar al líder de jonrones en la Serie Nacional. Y él, sonriente en medio de sus compañeros, parece tomarlo con mucha calma. Pero, en cuanto comenzó a hablar, su aparente tranquilidad se convirtió en un volcán de deseos, todos honestos.

  • Lázaro, debes saber cuánto se ha especulado sobre si debes o no alinear de manera regular en el equipo. Sin embargo, se te ve tranquilo, y a la hora buena, cuando Carlos Martí te dio el chance, conectaste el hit decisivo. ¿Cómo fue ese momento?

Bueno, sí. Ese momento lo estaba esperando con ansias, pero tranquilo. Sabía que era una especia de “demostración” que debía hacer, pero lo principal era ayudar al equipo y el batazo salió a la hora buena. De más está decir que fue un momento muy importante para mí. Sobre no alinear hasta el momento lo entiendo y lo respeto, por eso, cuando se me pida, saldré al terreno a dar lo mejor de mí.

  • Ahora viene la final, ¿esperas más oportunidades de juego?

Es lo que más quisiera, pero eso es cuestión de la dirección del equipo, y de cómo le esté yendo al equipo en sí. Pero sí, espero que el profesor (Carlos Martí) confíe en mí y tener más oportunidades de crecerme como atleta, y al mismo tiempo ayudar al equipo a ganar el campeonato, que es el objetivo principal. Pienso que con el esfuerzo y la preparación que hice en esta temporada, y mi rendimiento como atleta, que al final se transformaron en parte del resultado que tiene hoy el equipo, muy modestamente me lo he ganado.

  • El líder en jonrones de esta temporada, ¿se plantea repetir la hazaña para la serie que viene?

LC: Tengo muchas deudas pendientes conmigo mismo, cuestiones en las que sé que debo trabajar y superarme, metas que me he trazado y que pienso luchar para cumplirlas. Trabajar en aspectos técnicos que debo mejorar, y cumplir con las expectativas de la afición del Granma. Esta serie ha sido muy buena para mí y espero que la que viene también lo sea, y para eso estoy trabajando desde ya. Así que esperen un Lázaro Cedeño entregado, nuevamente, a la causa de los Alazanes.

  • Gracias, Lázaro. Yo creo que también nosotros tenemos muchas deudas pendientes contigo. Suerte, campeón.

Cedeño no hace otro comentario, con la gorra enterrada hasta las cejas apenas sonríe, como un niño.