Cuando ves a Lerys Aguilera, sabes que es un clásico cuarto bate, su anatomía lo delata y su fuerza lo confirma. Antes de abandonar la tierra que lo vio nacer, destruyó varios récords provinciales y coqueteó diversas veces con integrar los equipos nacionales.

Debajo de su gran anatomía se esconde un ser humano tranquilo y de puros sentimientos, sin vicios y dueño de una fe religiosa que lo purifica y lo mantiene de pie en medio de las fuertes tormentas que lo envuelven.

Aguilera salió ilegal del país hace poco más de tres años y, desde entonces, reside en la República Dominicana.

El Mulo de Levisa, como algunos lo conocen, se convierte en la voz de muchos cubanos que ahora mismo han quemado las naves y caminan a ciegas por oscuros laberintos, abandonados a su suerte por personas inescrupulosas y por las autoridades de su país de origen.

Su historia desgarra y conmueve, Play-Off Magazine se convierte una vez más en tribuna e intenta con sus declaraciones exclusivas tocar las sensibles fibras de las pétreas almas que abundan en este mundo.

¿En qué punto está ahora mismo la carrera de Lerys Aguilera? 

«Ahora mismo mi carrera está en stand-by, en espera de una oportunidad que me permita hacer, con la ayuda de Dios, lo que he venido haciendo desde que tenía 10 años. Aún, desde que me fui de Cuba, no he podido encontrar ese espacio.

»Es algo muy incómodo, no he podido lograr un status migratorio que me permita viajar a otros países y, en este momento, no tengo a nadie que me represente, son cosas que no están en mis manos y que me han afectado con anterioridad».

Se comenta que la vida de un pelotero en “exhibición” es alrededor de ocho meses, llevas más de tres años buscando tu sueño de llegar a las Grandes Ligas, ¿aún crees que sea posible lograr un contrato decente, acorde con tu calidad como pelotero?

«La verdad es que ya no estoy, como en tiempos anteriores, buscando un contrato con alguna organización de Grandes Ligas, estoy tratando de adentrarme en otras ligas.

Lerys Aguilera durante en showcase de la MLB en República Dominicana

Lerys Aguilera se mantiene entrenando béisbol en República Dominicana. FOTO. Tomada de ESPN

»No fui bien manejado y eso me ha costado caro, tanto es así que después de tres años aún sigo aquí en República Dominicana.

»El béisbol está en mis genes, vino conmigo, desde la cuna, prácticamente­ desde el vientre de mi madre. Crecí en ese ámbito, en mi casa se respiraba béisbol cada día, por lo tanto, eso no se olvida de la noche a la mañana.

»Estoy preparado aún como jugador para dar cuatro o cinco años más de buen béisbol e incluso, si el Señor Jesucristo lo permite, también lo estoy como entrenador para así llevar a las nuevas generaciones todo este tiempo de vivencias y aprendizajes».

Ante ti tienes dos caminos, el primero te lleva de regreso a Cuba para incorporarte a tu equipo de los Sabuesos holguineros, el otro, el camino siempre difícil que va a la Gran Carpa, está lleno de barreras, de piedras y trampas invisibles. ¿Por cuál de ellos prefieres seguir en este momento?

«Tu pregunta es similar al pasaje bíblico que nos presenta el camino de la perdición, el ancho, espacioso y de una puerta grande, y el otro es el camino estrecho, angosto y de una puerta muy pequeña que es la que nos lleva a la salvación eterna en Cristo.

»Debemos asegurarnos de ir por ese camino angosto que es el que nos dará la victoria final. Es una decisión que pudiera parecer difícil, pero con certeza tomaría ese camino, a pesar de las barreras, obstáculos­, tropiezos, procesos complicados y duras lecciones que te provocan sufrimientos.

»Por ese camino he encontrado personas que te cierran puertas, que te obligan a atravesar otras, que te dan la espalda cuando más lo necesitas, que te hacen todo tipo de promesas y no las cumplen y eso duele mucho, pero todavía estoy de pie.

»Aún estoy en medio de todas estas cosas, hay muchas trampas y todo esto hace que me esfuerce más cada día, no solo para tratar de alcanzar algún tipo de contrato, sino para poder proveer a mi familia en el presente y en el porvenir, si Dios así lo permite, no todo es béisbol.

»Por otra parte, todos los días sueño con regresar a Cuba, ese sentimiento está presente cada segundo, sueño con el momento en que pueda fundirme en un abrazo con mis padres y familiares».

¿Te sientes engañado por las personas que manejaron tu salida del país?¿Crees que han existido ofertas de equipos de Grandes Ligas y han sido rechazadas por las personas que te han representado?

«Sí, por supuesto que fui engañado y traicionado. No sé concretamente si existió en alguna ocasión algún tipo de oferta, pero sí estoy totalmente convencido de que si las cosas se hubieran hecho de la mejor manera no estaría en este punto ahora mismo.

»Todas las personas que, de una manera u otra, tanto en lo deportivo como en lo personal, no vislumbraban beneficios fueron echando para atrás y dejándome solo».

¿Cuán difícil ha sido tu vida en este país? ¿Por qué caminos oscuros has tenido que andar cuando las personas que te prometieron tantas cosas te abandonaron?

«Ha sido un camino muy difícil, hice un intento por jugar softball para ganar algo de dinero, pero no me fue bien, aunque no lo parezca, el cambio es muy grande.

»Lastimosamente, he vivido cosas que jamás pensé que me sucederían. Siempre hay una primera vez para todo. Me he visto en la necesidad de pedir dinero para tratar de solventar la crisis, realmente es algo agobiante.

»Estuve viviendo con unos hermanos a los que quiero mucho, que me dieron una estancia en su casa, a ellos les debo mucho por ser parte de mi formación en mi paso por este país, pero por gracia y para honor y gloria de Jesucristo estoy de pie, golpeado, pero de pie.

»Llegué en una ocasión al punto de pensar en atentar contra mi vida, fue un momento de angustia y depresión.

»He tenido que vivir aquí en carne propia cosas de las que solo había escuchado. No solo por el hecho de que las cosas no me estuvieran saliendo bien, sino que todo había llegado de golpe y porrazo, todo se puso de pronto patas arriba y no sabía cómo manejarlo».

Lerys Aguilera. FOTO: Tomada del perfil de Facebook de Lerys Aguilera.

Lerys Aguilera. FOTO: Tomada del perfil de Facebook de Lerys Aguilera.

¿Crees que la embajada o las autoridades deportivas de Cuba pudieran hacer más para ayudar a tantos cubanos que ahora mismo están en un limbo migratorio o en una situación difícil en República Dominicana o en otros países del área?

«Es algo muy probable, sin temor a equivocarme. Las embajadas de otros países lo hacen con sus ciudadanos. Sería algo maravilloso que nuestros compatriotas en donde quiera que estuvieran se pudieran sentir seguros con la ayuda de nuestra embajada. No somos apátridas, mucho menos traidores, soy holguinero y cubano cien por ciento. Si dimos este paso,fue por el hecho de proveer de alguna manera a nuestras familias de un futuro mejor, esa es la principal acción, la idea principal».

¿Qué consejo pudieras brindarles a los jóvenes peloteros cubanos que ahora mismo están pensando en abandonar el país por estas vías ilegales y en confiarle su futuro a personas desconocidas?

«Mi consejo para aquellos que han pensado o están pensando en abandonar el país por vías ilegales es que ni siquiera escuchen a aquellos que se lo proponen.Es una vía para nada segura.

»En este momento, el país de alguna manera ha estado abriendo ciertas fronteras para que algunos beisbolistas incursionen en otros países. Les pido que se esfuercen y sean muy valientes. Si anhelan algo, solo deben enfocarse y no desmayar. Nadie cuando empezamos en estos menesteres nos dijo que iba a ser fácil.

»Les dejo estos versículos bíblicos que siempre llevo presente:

Josué 1:9 “Mira que te mando a que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”.

Romanos 8:18 “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”».

Algún mensaje para tus fanáticos en Holguín y en toda Cuba que quieras mandar por medio de Play-Off.

«Les digo que mi anhelo es poder terminar de jugar béisbol donde todo comenzó, en Holguín, con los Cachorros. A los fanáticos de ese equipo, y sé que son muchos, mis más sinceros saludos, mi respeto y mi admiración.Aunque este distante me han hecho sentirme suyos, les pido que continúen apoyando el béisbol en nuestro país. Es nuestra pasión, el delirio de cada persona que se siente orgulloso de ser cubano y más en mi caso, porque soy de Levisa, Mayarí, Holguín, por siempre».