Tras casi cinco décadas de existencia, La Liga de Veteranos de Fútbol de La Habana continúa sus andares, contra viento y marea, pese a las dificultades que ha enfrentado.

En sus inicios, contó con el apoyo de Pedro Miret, quien fue piedra angular en el desarrollo de esta, pero en la actualidad, este particular torneo se sostiene, en una mayor parte, con lo que aportan sus miembros, que se resisten a ver desaparecer algo que es parte de sus vidas y de la historia de este deporte en Cuba.

Un terreno histórico, para un torneo veterano

En los comienzos, no se jugaba exactamente donde se hace hoy, sino metros más adelante, en un pequeño terreno que había cerca de donde radica el Ministerio de la Alimentación. En la actualidad, se desarrolla en el mítico estadio de La Polar, el cuál atesora gran historia dentro del balompié de casa y que ha sobrevivido a múltiples fenómenos naturales.

Los accidentes del destino que sufrido esta mítica instalación han sido varios. Luego de haberse inaugurado el 20 de octubre de 1929, en 1945 un ciclón destruyó el Campo de la Polar y tuvo que jugarse el torneo de aquellos años en otro estadio.

También, el 2 de abril de 1946, las gradas fueron consumidas por las llamas de un extraño incendio y las causas nunca se determinaron.

En sus inicios, este terreno contaba con unas gradas de madera, con palcos en la parte central en un área aproximada de 60 metros y quedó bastante destruido por los azotes del ciclón en la década del 30.

Posteriormente, en ese terreno se jugó sóftbol, pero después se pudo recuperar para desarrollar la Liga de Veteranos de Fútbol de la capital cubana en los años setenta. El terreno sería remozado más tarde para los Juegos Centroamericanos y del Caribe en La Habana-1982 y se conservó bastante su estructura.

En la actualidad, el terreno combina la yerba sintética con la natural, pero falta mucho aún para que la instalación esté en óptimas condiciones. No obstante, eso no impide que se desarrolle, cada fin de semana, la Liga de Veteranos de la Polar.

Liga de Veteranos de Fútbol
Hansel Leyva Liga de Veteranos de Fútbol

¿Cómo funciona la liga de veteranos de La Polar?

La Liga de Veteranos es un torneo que une a varias generaciones de futbolistas cubanos. Fundada en la década del 70, se ha mantenido hasta la actualidad. La integran atletas que han formado parte de las selecciones nacionales, equipos provinciales o, simplemente, aquellos que sean amantes de este deporte.

“Este torneo tiene reglas especiales y la organización es muy buena. Participar en el beneficia la salud y sobre todo, es una fiesta familiar, porque es tradición que pasemos cada domingo aquí con la familia”, cuenta Enrique (Kike) Ricabart Estupiñán, fundador.

Para Ovidio González, quien fuera director de esta Liga por 15 años, hay un propósito muy claro del evento que los agrupa, cada domingo, a lo largo de tantos años.

“La idea se basa en mantener en activo a las figuras del fútbol cubano, que tengan un espacio para intercambiar, recordar su etapa como jugadores y sobre todo, que pasen un rato agradable junto a su familia”.

Según detalla Henry Ordóñez Madrigal, administrador de la Liga, esta se divide por edades y los equipos, por supuesto, se conforman atendiendo a la misma. No obstante, se pueden encontrar muchos que no son, exactamente, “veteranos”.

“Estamos incorporando también a jóvenes, así que lo mismo puedes encontrar equipos con personas de 80 años, o conjuntos de jóvenes de 20 o 30. La idea es que el fútbol no muera e ir garantizando la membresía para los veteranos”, explica.

En sus años de existencia, el evento se ha mantenido, casi siempre, con el esfuerzo de sus miembros, pues el apoyo externo no ha sido muy amplio -casi nulo, en muchos casos-, algo que representa todo un reto para existir.

“A lo largo de su existencia, el apoyo ha sido nulo. En la actualidad, no ha variado mucho y es muy poco la ayuda que recibimos de las autoridades del deporte. La mayoría de los accesorios para mantener vivo el torneo son aportados por nosotros mismos”, afirma Enrique Ricabart Estupiñán.

“Las dificultades han sido muchas, en siete años que llevo integrado a esta Liga no hemos contado con mucha ayuda. Si comparamos estos últimos dos años con respecto a otros años, sí ha mejorado la atención por parte de la Comisión Nacional de Fútbol. Nos han donado algunos balones, incluso, las mallas para la portería fueron obtenidas por mediación de ellos. Por lo menos, ahora dan muestras de interés”, añade Luis Marín, director del equipo de Campo Armada.

“En el tiempo que estuve al frente de la Liga (hasta el año pasado) se observaba como a la misma Comisión Nacional no le interesaba este torneo. El nuevo comisionado, Oliet, donó alrededor de 3 balones y las mallas para la portería. Anteriormente, nada, y eso que hablaba, hablaba y hablaba en todas las reuniones y espacios, pero nunca se preocupaban por nosotros. De hecho, puedo afirmar que pensaron hasta en no darnos este terreno”, expresa Ovidio González.

Liga de Veteranos de Fútbol
Hansel Leyva Liga de Veteranos de Fútbol

¿Qué se puede hacer para mejorar esta Liga?

Andrés Faustino Roldán Cordero: “Cuando me incorporé aquí, esta liga era una fiesta, se venía con la familia y se pasaba un día agradable. Hoy hemos perdido parte de esa tradición, se puede mejorar mucho en cuanto a la gastronomía aún, porque no se brindan casi ofertas. En lo que es el terreno en sí, faltan las gradas para que pueda venir público. También sería importante construir los baños y facilitar la obtención de agua para los juegos, porque eso es una necesidad”.

Luis Marín: “Para mejorar este torneo falta mucho aún, es necesario contar con servicios médicos aquí, dígase ambulancia u algún doctor para cualquier situación de emergencia que se presente porque en su mayoría son personas mayores los que juegan. No hay agua para beber, ni tan siquiera la oportunidad de adquirirla. Todo esto afecta el desarrollo de la liga y entorpece la calidad de la misma”.

Ovidio González: “se puede mejorar el terreno, se tienen que construir los camerinos y las gradas para un mejor confort de los atletas y las personas que vengan a disfrutar del espectáculo. Para los juegos no hay agua y eso es muy delicado, faltan hasta lugares que tengan sombra para poder descansar allí”.

Henry Ordóñez Madrigal: “hay cosas que son a nivel de gobierno y se salen de nuestras manos, sin embargo, podemos cambiar otras como el vestuario para los equipos y que mejoren las ofertas para las personas que vienen a disfrutar el espectáculo.

“Estamos inmersos en la recuperación del estadio, sobre todo, la parte de las gradas y espero que este año se pueda remodelar el estadio. Con relación a la liga, queremos hacer algunos cambios, uno de ellos es retomar la Liga de los Preveteranos que se jugarían los sábados y con esto, también aseguraríamos la continuidad de la Liga”.

Los viajes a otras provincias del país es uno de los sueños que tienen estos veteranos, que desean entrar en contacto con otros del resto de la isla, algo que no han podido concretar hasta el momento.

“Uno de los sueños de nosotros es ese, viajar por todo el país, pero, lamentablemente, las condiciones económicas y el poco apoyo no lo permiten. En el país entero conocen de esta Liga, y equipos de Camagüey, Ciego de Ávila, Pinar del Rio y otras, están interesados en jugar, pero no se ha concretado. Una de las intenciones que tenemos es hacerla nacional, con equipos de todas las provincias y que la fiesta futbolística se siga extendiendo por todo el país”, explica Ovidio González.

¿Se puede definir esta Liga de Veteranos como una gran familia?

Enrique Ricabart Estupiñán: “Sí. En los casi 50 años que llevo aquí nunca he visto una bronca o malas acciones de unos miembros a los otros, entre nosotros existe el respeto y el amor al fútbol. El hecho de que también familiares nuestros visitaran esta liga en distintos momentos propició que se estrecharan vínculos más cercanos entre los miembros de nuestras familias”.

Luis Manuel Sánchez: “diría que somos más que una familia, muchos de nosotros llevamos más de 30 años en este espacio. Aquí comparto con mis compañeros de equipo, compartimos y bromeamos con muchas de las anécdotas del pasado. Los lazos entre nosotros se estrechan más cuando nuestros familiares vienen y comparten cada domingo con nosotros”.

Francisco Fariñas: “este espacio atesora parte de mi vida, es mi otra familia. Cuando estaba al frente del equipo ´Ciudad de la Habana y tenía bastantes tareas, nunca abandoné este espacio y venía en la medida de mis posibilidades. Venir aquí me hace recordar mi etapa de atleta activo, me hace mantener la forma deportiva y sobre todo disfrutar de la compañía de esta, mi otra familia”.

Manolo Lubumba: “esta Liga es una familia, identifica a los futbolistas de Puentes Grandes, aunque incluye gran cantidad de futbolistas de distintas regiones del país. Tener la oportunidad de confraternizar con miembros de las selecciones nacionales y conocerlos más allá de lo deportivo es algo único y placentero. Es el espacio que ayuda a mantener viva la chispa del deporte y la posibilidad compartir con familiares y amigos”.

Así sigue, entre los avatares y el paso de los años, la Liga de Veteranos del Fútbol de La Habana, que intenta rejuvenecerse para mantener viva una parte de la historia de este deporte en Cuba, que debe cuidar su memoria histórica.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.