Uno de los 12 peloteros cubanos que abandonaron el equipo sub-23 de la isla en la Copa Mundial de la categoría llegó a Estados Unidos recientemente y contó al colega Francys Romero cómo se produjo su fuga del hotel en donde estaban concentrados.

El joven receptor cubano Loidel Rodríguez fue parte de la docena de beisbolistas que dejaron el conjunto que dirigió Eriel Sánchez, que regresó a la Mayor de las Antillas diezmado, tras terminar en cuarto lugar en la competencia.

El cácher del equipo sub-23 llegó a Estados Unidos en la tarde de este martes 5 de octubre, según le confirmaron varias fuentes a Romero, quien después pudo recabar información de primera mano y de su propia boca sobre lo ocurrido el día en que se fue del lugar.

Rodríguez no llegó ni a participar con Cuba en el evento y se convirtió en el tercer pelotero entre los 12 en separarse de la selección, y su escape, según contó, tuvo tintes casi de largometraje de acción.

“Me fui a las 4:35 de la tarde”, en específico del día 24 de septiembre, después de que ya lo habían hecho en horas previas Luis Dany Morales y Uber Luis Mejías Rodríguez, ambos lanzadores,

“Me tiré del segundo piso del hotel por una mata de palma y me recogió un carro que allí me esperaba”, añadió el beisbolista que formó parte del abandono masivo de peloteros cubanos más grandes que se haya dado alguna vez en eventos internacionales.

Según Romero, es el segundo miembro del grupo de 12 jóvenes que ha llegado a los Estados Unidos luego de que lo hiciera Ubert Mejías.

Loidel Rodríguez, uno de los jugadores con más experiencias en el conjunto criollo que viajó hasta Hermosillo, México, se convirtió en el segundo espirituano en escapar del equipo. Receptor, y con cinco años de experiencia en el circuito cubano, era uno de los hombres de confianza del director antillano.

Durante su paso por la Serie Nacional acumuló 205 visitas oficiales al rectángulo de bateo, con 46 imparables; de ellos ocho dobles, un triple y tres batazos de vuelta completa. Además, impulsó 31 compañeros y anotó en 27, dejando un promedio ofensivo de .224.

Tras observar sus estadísticas ofensivas, se podría pensar que el máscara logró su pasaje a México por su defensa. La realidad es distinta. En 327 lances cometió seis errores, para una efectividad de .982, medianamente aceptable. Por el contrario, mostró deficiencias a la hora de recibir, con seis pass ball  en 469.2 entradas. A su vez, le salieron al robo en 39 oportunidades y logró capturar solo ocho.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.