Con el triunfo de los Bravos de Atlanta en la Serie Mundial, los cubanos Jorge Soler y Guillermo Heredia lograron algo al alcance de un grupo privilegiado entre los centenares de hijos de esta tierra que han jugado en Grandes Ligas.

Ganar un anillo de Serie Mundial es el anhelo de cuanto pelotero llega a la Gran Carpa. Además de debutar, dar el primer jonrón o ganar el primer juego como lanzador, quizás nada como triunfar al final del campeonato y marcharse a casa con esta joya que indica, que efectivamente, eres campeón.

En el caso de Jorge Soler, el flamante MVP de la Serie Mundial de este 2021, se trata del segundo que obtiene en su carrera después del de 2016 y para Heredia, es su primero en su primera presentación.

La cuenta para Cuba engrosó este martes en la noche, pues ahora son 18 los peloteros de la isla triunfadores en Series Mundial, con un total de 26 anillos y uno más que pudiera considerase así, si tenemos en cuenta que en el caso de Adolfo Luque, triunfó en dos Series Mundiales, con los Rojos de Cincinnati en 1919, pero su primer anillo como tal lo alcanzó como tal con los Gigantes de Nueva York en 1933, porque esta joya comenzó a entregarse en 1922.

Afortunados ellos, pues algunos ni siguieran llegan a jugar en la instancia final: solo necesitan una participación con el equipo ganador en la temporada, y con eso tienen derecho a ser llamados campeones de la Serie Mundial, el hecho que luego contarán a sus hijos.

Entre los felices triunfadores de la Serie Mundial, y que tienen anillos en su poder, hay varios cubanos destacados quienes, incluso, son hasta multiganadores porque han sonreído en más de una ocasión.

A esta vanguardia se sumó, precisamente, Jorge Soler con el éxito de los Bravos de Atlanta.

Orlando Hernández, el Señor de los Anillos de Serie Mundial

De los antillanos, un nombre destaca por encima de todos: Orlando El Duque Hernández, el mítico lanzador de Industriales, del equipo Cuba y Grandes Ligas, a donde llegó quizás pasado en edad, pero sobrado de talento.

El Duque Hernández tenía talismán, como se dice por ahí, para el éxito. No por gusto ostenta cuatro anillos y es el cubano que comanda ese departamento. Incluso, es uno de los latinos con mayor cantidad, ubicado solo detrás de un pequeño pelotón con cinco, compuesto por Mariano Rivera, Jorge Posada, Luis Sojo y Ramiro Mendoza.

A Orlando Hernández no le faltó nada en su amplio currículo adornado con todo tipo de títulos. Además del título olímpico en Barcelona 1992 y sus tres coronas mundiales, Orlando labró su leyenda en MLB, con diversos equipos.

Pero sin dudas, su momento estelar fue con el mejor equipo de béisbol del mundo. Con los Yankees de New York, se llevó tres anillos de Serie Mundial de forma consecutiva al conquistar los Clásicos de Otoño de 1998, 1999 y 2000. Su historia crece más si recordamos que en la Serie de 1999 abrió el primer desafío frente a los Bravos de Atlanta.

El Duque ganó su cuarto y último anillo con los Medias Blancas de Chicago en 2005, pero para más datos, es el cubano con más participaciones en esas instancias, con cinco, porque también perdió una con los Bombarderos del Bronx en 2001, ante los Diamondbacks de Arizona.

Bert Campaneris, mejor torpedero de la historia de los Atléticos

Desde la posición de torpedero y con el bate en mano, un cubano fue el rey de las paradas cortas en los Atléticos -de Kansas primero y de Oakland después- durante más de una década. Se retiró hace muchos años ya, pero Dagoberto Campaneris dejó una huella imperecedera para los Atléticos.

Entre 1964 y 1976, Campaneris fue el seguro de un equipo que cambió de ciudad en ese tiempo, al punto de que MLB lo reconoce como el mejor torpedero de los Atléticos en toda su historia, pues el reportero de MLB.com, Martín Gallegos, lo coloca en el top de la lista.  

Un joven Dagoberto firmó como agente libre en Cuba en 1961, y entregó sus primeras 13 temporadas a los Atléticos, que por aquel entonces eran de Kansas City, hasta que se mudaron a Oakland en 1968.

Bert defendió sus colores en ambas ciudades, por suficiente tiempo como para lanzar su candidatura, al quedarse grabado en la retina de los aficionados, gracias a su entrega y resultados.

En su estancia allí, antes de jugar otras siete temporadas posteriores con los Rangers, Angelinos y Yankees, dejó línea ofensiva de .262/.314/.348. Con el como motor, enlazaron tres Series Mundiales consecutivas entre 1972 y 1974.

¿Quieren más épica para su leyenda? ¿Cuántas veces han escuchado que un pelotero defendió las 9 posiciones en un mismo desafío de béisbol al más alto nivel? Sepan que Bert fue el primero en lograrlo, en 1965, un ocho de septiembre.

El choque contra los Angelinos, que terminaron perdiendo, pasó a la historia por la hazaña de Bert, quien empezó en su habitual lugar del campocorto, para cerrar como cácher. En su actuación como lanzador, tiró una entrada, en la que permitió una carrera limpia, un hit, al tiempo que daba dos bases por bolas y ponchaba a un hombre. Desde entonces, solo lo han imitado en cuatro ocasiones.

Para completar su palmarés, fue Todos Estrellas en seis ocasiones, y cerró su paso por Las Mayores con una temporada en el mejor equipo de béisbol del mundo, los Yankees de Nueva York.

Adolfo Luque, un cubano ganador en MLB

El derecho Adolfo Luque fue apodado como “The Pride of Havana”. En 1923 ganó 27 compromisos y solo perdió ocho, tras registrar unas 41 apariciones y 37 aperturas, para dejar una impresionante efectividad de 1.93.

“Así, como durante la Primera Guerra Mundial decíamos, me siento francés, o me siento alemán, comenzábamos a decir: Soy del HABANA o soy del ALMENDARES. Luego llegó una novena de Pittsburg a dar exhibiciones en La Habana. Luego fue el triunfo de Adolfo Luque. Pero ¿Es un científico, es un poeta, es un filósofo para que lo reciban así? Preguntaba mi padre atónito a un limpiabotas de la acera del Louvre. Mire señor, respondió el aludido: usted no entiende nada de la cultura de la pelota…”, escribía Alejo Carpentier en un artículo en Bohemia, del 11 de julio de 1969, titulado Deporte es cultura.

Luque vistió los uniformes de Boston Braves, Cincinnati Reds, Brooklyn Robins y New York Giants en su carrera en Grandes Ligas, para dejar números de 194-179 y 3.24 de promedio.

El destacado lanzador triunfó en dos Series Mundiales, con los Rojos de Cincinnati en 1919, y su primer anillo como tal lo alcanzó como tal con los Gigantes de Nueva York en 1933, porque los anillos se comenzaron a entregar en 1922.

Atanasio «Tany» Pérez

He aquí un caso de un cubano exitoso en MLB, pero que sufrió varias veces el sabor de la derrota en Series Mundiales, porque junto a El Duque Hernández, es el antillano con más comparecencias en esas instancias.

Tany dejó números más que reconocidos en MLB, con 2.732 hits, 505 dobles, 379 jonrones y 1.272 anotadas en 23 temporadas. En su cuenta muestra dos Anillos de Serie Mundial, pero hasta cinco incursiones en esos momentos decisivos.

El pelotero cubano triunfó en 1975 y 1976 con los Rojos Cincinnati, con quienes cayó en la Serie Mundial también en 1970 y 1972. Además, Tany participó con los Filis Filadelfia en 1983.

José Canseco

Quizás es la figura más polémica de la presencia cubana en Grandes Ligas, por sus números y por el escándalo del informe Mitchell en 2001.

Canseco (1986) es uno de cinco a cubanos en ganar el premio al Novato del Año, junto a Tony Oliva (1964), José Fernández (2013), José Abreu (2014) y Yordan Álvarez, en 2019 y además, se hizo con el galardón de MVP en 1988.

Disparó 462 jonrones y empujó 1.407 en 17 contiendas. En su palmarés, muestra dos anillos de Serie Mundial y cuatro Series Mundiales. Estuvo con Atléticos Oakland en 1988, 1989, 1990, y ganó la de 1989. Mientras con los Yankees Nueva York se colgó la del 2000. Tiene 4 Bates de Plata en MLB.

Jorge Soler, el MVP de la Serie Mundial de 2021

A base de picheo certero y bateo desaforado, los Bravos de Atlanta se proclamaron campeones de la Serie Mundial 2021, tras derrotar en el sexto juego a los Astros de Houston en su feudo del Minute Maid Park. Por primera vez, desde 1995, habrá fiesta en Atlanta.

El gran protagonista fue el cubano Jorge Soler, quien se lleva el segundo de sus dos anillos de Serie Mundial tras el que ganara en 2016, aunque en este fue referente ofensivo, al punto de ser nombrado como el MVP.

“Es un orgullo tremendo ganar la Serie Mundial y más cuando somos cubanos porque nos cuesta mucho llegar hasta aquí”, dijo Jorge Soler a @LasMayores después del juego.

En esta Serie Mundial, sus jonrones fueron claves y se dieron en momentos importantes, para ayudar a terminar con la espera de una ciudad que se prolongaba por mucho tiempo.

En la postemporada, registró un SLG de .667 contra estos y se calificó octavo entre los bateadores que al menos vieron 50 lances en esa ubicación: tres son de Atlanta (Freddie Freeman, Eddie Rosario y Soler).

El antillano se convirtió en el cuarto jugador de los Bravos que conecta al menos tres vuelacercas en una Serie Mundial y en el segundo cubano en ganar el MVP de una World Series: el primero fue Liván Hernández en 1997 con los Marlins.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.