El Memorial Barrientos 2022 significó una especie de Campeonato Nacional para la mayor de las Antillas en el atletismo. Contrario a la Copa Cuba, realizada hace algunas semanas,  el estadio Panamericano devino en escenario para atraer a lo que más vale y brilla del equipo nacional.

Mucho cambió desde la última edición en 2019 y es que la justa volvió a su sede central del estadio Panamericano; recordemos que hace tres años se llevó a cabo en la pista de calentamiento aledaña.

De igual manera, se añadieron algunos elementos tecnológicos como la pizarra del tiempo en las carreras de la pista, aunque en las pruebas de saltos y lanzamientos no hubo componentes que dotaran al público de los resultados, más allá de la información brindada por un locutor minutos después de finalizar la competencia.

Para tener una idea de lo mucho que varió una edición de otra, en 2019 el Barrientos pasó de ser ojo mediático deportivo nacional a internacional por albergar uno de los mejores resultados en la historia del atletismo: los 8,92 metros (ventosos) de Juan Miguel Echevarría en el salto largo.

En cambio, la actual cita de este año comenzó con la oficialización de la petición de baja del equipo nacional de Juan Miguel, el más duro golpe, entre tantos, que ha recibido el atletismo cubano en los últimos años.

En cuanto a resultados tuvimos poco que destacar, y es que la aproximación fecha de inicio del Campeonato Mundial en Eugene, Oregon el 15 de julio hizo que algunos de los atletas que estarán en la justa del orbe se reservaran para evitar una lesión.

Otros, a estas alturas de la temporada, presentan problemas técnicos, detalles que tendrán que pulir en menos de un mes si quieren llegar en estado óptimo al Hayward Field.

De los eventos que más llamó la atención estuvo el triple salto femenino. Me atrevería a decir que, en estos momentos, es el evento con más calidad del campo nacional. Nuevamente, fue una batalla de más de 14 metros entre Liadagmis Povea, Leyanis Pérez y Davisleydi Velazco, aunque las tres se reservaron bastante. La medallista panamericana, Povea, fue la ganadora del evento con 14,34m, seguida por Pérez (14,30m) y Velazco (14,14m).

En el polo opuesto, fue extraño degustar una competición de triple salto masculino en Cuba sin que alguno de sus participantes superase los 17 metros. El campeón mundial bajo techo, Lázaro Martínez, fue el vencedor de la disciplina con 16,97 metros; a la vez que Andy Hechavarría (16,38m) y Edislay Hodelín (15,89m) culminaron en segundo y tercer lugar, respectivamente.

Fue curioso que, un día antes este concurso, tres atletas nacidos y formados en Cuba, pero que ya no representan al equipo nacional, dominasen la Liga del Diamante de París con resultados impactantes: Jordan Alejandro Díaz (17,66m), Andy Díaz (17,65m) y Pedro Pablo Pichardo (17,49m).

Maykel Massó dominó el salto largo en el  Barrientos con estirón de 7,96m. Una prueba que se sintió la ausencia de Echavarría y en la cual no se pudo superar los 8 metros.

Pese a ello, destacó el resultado del joven de 17 años Aniel Molina, quien registró 7,95 metros, una marca relevante para su edad. Cabe destacar que Maykel Yorges Vidal no pudo participar por decisión médica debido a una lesión.

Algo que, de cierta manera, interrumpió el espectáculo, fue el traslado de la competencia del disco femenino hacia la pista de calentamiento. Desde el punto de vista organizativo, fue quizá una mala decisión, puesto que allí concursaba la campeona mundial de la especialidad, Yaimé Pérez, lo que hubiese supuesto un espectáculo para el público presente en el Panamericano.

Sin embargo, no fue motivo para que la titular mundial en Doha 2019 liderara las seis rondas competitivas con un disparo de 63,30m. Tras finalizar, Yaimé declaró sentirse un poco descoordinada en la jornada y que era uno de los elementos a pulir de cara al Mundial, dado que no había podido enfrentarse a muchas de sus rivales directas esta temporada.

En la pista, la de mejor desempeño fue Roxana Gómez, quien detuvo los cronómetros en 51.86s y aventajó a la subcampeona panamericana de Lima 2019, la mexicana Paola Morán.

A pesar de no haberse acercado a sus mejores resultados esta campaña, la cienfueguera Gómez ha tenido una buena participación internacional que le debe haber servido de experiencia para Eugene.

Sin grandes marcas se coronaron Rose Mary Almanza en los 800 metros; Yiselena Ballar en la jabalina; Greisys Robles en los 100 metros con vallas; Yasmani Fernández en el  martillo, entre otros; a la vez que Shainier Rengifo dominó los 100m con 10.16s y los 200m con 20.98s.

Un aspecto positivo resultó la participación de atletas internacionales de México, Colombia y Puerto Rico. En el caso de los mexicanos, arribaron a la Habana con una delegación que incluyó a la ya mencionada subcampeona panamericana, Paola Morán, al balista Uziel Muñoz, quien estableció nuevo record mexicano y de la competencia con  21,06m, y el subcampeón mundial juvenil de los 400m, Luis Avilés, a la postre ganador de la vuelta al óvalo en la cita capitalina.

Esta edición del Barrientos parece ser la última competencia oficial, independientemente de los controles internos, para la mayoría de los atletas cubanos que intervendrán en Eugene 2022. La delegación nacional contará con Lázaro Martínez, Liadagmis Povea, Leyanis Pérez, Yaimé Pérez, Maykel Massó y Roxana Gómez como los principales el certamen estadounidense.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.