La noticia, a inicio de noviembre de 2014, fue uno de los momentos más esperados para el zurdo villaclareño de 25 años, Misael Siverio: “el lanzador zurdo cubano podría unirse a su compatriota Roenis Elías en la rotación de los Marineros de Seattle para la temporada del 2015”.

Dicho anuncio aparecía como uno de los titulares noticiosos alrededor de los peloteros cubanos que intentaban firmar con organizaciones de MLB fuera de la isla.

“Siverio acaba de firmar un pacto con la franquicia de Seattle por seis temporadas y alrededor de 3.5 millones de dólares, tras una espera de más de un año desde que escapó de las filas de la selección nacional cubana durante un tope amistoso en Des Moines, Iowa”, publicó Cuban-Play.

Aquel momento, el serpentinero lo recuerda como uno de esos días en que se siente la felicidad y el placer del triunfo, pero donde también comenzaban muchos retos.

Salió de Cuba después de impactar como el lanzador zurdo más dominante de la 52 Serie Nacional. Lanzó para 1.91 de efectividad, dejó marca de 9-7, un sensacional WHIP de 1.19 y, junto a Freddy Asiel Álvarez y el relevista de refuerzo Jonder Martínez, fue parte del staff dominante que condujo hasta el título a los Leopardos de Villa Clara.

Su participación en varias ligas de Venezuela, República Dominicana, México y Puerto Rico, han dejado actuaciones positivas que denotan el espíritu combativo y la calidad de uno de los ídolos de Placetas.

En la actualidad, casi ocho años después de la decisión que cambió su vida deportiva y personal, el zurdo villaclareño Misael Siverio sueña con volver a lanzar con los Leopardos. “Sería especial”, dijo en exclusiva con Play-Off Magazine, al expresar su interés por ayudar al equipo donde, como expresa con gran sentimiento, “comenzó todo”.

¿Ves el regreso con tu equipo de Villa Clara como el escenario perfecto en un futuro cercano?

Claro sí, de eso no tengo dudas. Fue, es y será un orgullo para mí, y qué decirte para mi familia que me lo viene pidiendo hace tiempo. A la misma vez, mi pueblo de Villa Clara y especialmente Placetas, me han hecho esa petición que espero sea posible si Dios quiere. En lo personal, muchas personas del pueblo me lo andan pidiendo y solo me quiero dar ese placer, vivirlo junto a ellos y todo el que me siga. Al final, lo más importante es ayudar al equipo, y este podría ser un gran momento.

En estos últimos meses castigados por la amenaza de la COVID-19, ¿te has comunicado en algún momento con las autoridades del deporte en tu provincia de Villa Clara? ¿Han hablado sobre el tema?

Sí, por supuesto. Ya estuve hablando con Andy Sarduy, quien es uno de mis grandes amigos en lo principal, y se lo comunicó al comisionado provincial, mi ex director Ramón Moré, solo andamos esperando la respuesta. Si es positiva, ya terminando el verano me incorporaré a los entrenamientos o al equipo en caso de que no pueda hacerlo en la fase previa a la próxima serie.

¿Crees que el hecho de haber abandonado las filas de la selección nacional cubana durante el tope amistoso en Des Moines, Iowa en 2013, influya negativamente en tu proceso de repatriación?

Verdaderamente no sé qué podría pasar. Mi propósito es jugar béisbol con mi equipo de Villa Clara, y mi mentalidad no es nada del otro mundo. Quiero aportar lo que sé hacer como jugador de béisbol. También eso hice cuando tomé la decisión de abandonar el equipo: buscaba mi objetivo, que era poder saber hasta dónde podía llegar. Aunque no cumplí el objetivo de debutar en MLB, llegué a firmar y estuve en el entrenamiento y viví una serie de experiencias inolvidables.

En corto tiempo, fuiste un pícher de gran interés para los Marineros, sobre todo después de tu salto de calidad tras lanzar para 1.90 de efectividad en la 52 Serie Nacional, para entonces una liga eminentemente ofensiva. ¿Crees que te faltó algo en especial para haber debutado con Seattle?

Yo sé lo que me faltó. Vamos a llamarlo un poco más de interés, lo digo con toda sinceridad. Y sí se podía. Para mí, la oportunidad nunca faltó, y el deseo de la gerencia de los Seattle quienes esperaron mi progreso.

Entonces, ¿esa fue la razón por la que duró tan poco tu contrato con los Marineros de Seattle? ¿Crees que podías haber dado más?

Como lo dije anteriormente, me faltó más dedicación. Había salido hacía muy poco de Cuba y nunca me mentalicé en que ya era un profesional. No asumí los entrenamientos con seriedad como hoy día, que he podido entender lo importante que es ese enfoque. Todo eso positivo que logré aprender, lo tengo presente y cambié a otro nivel la seriedad de las cosas.

Aprendí la lección. Cuento con eso y, en lo que pueda ayudar, aquí estaré. Por eso ando dispuesto a dar lo mejor de mí para mi equipo de Villa Clara, que yo sí sé lo que significa. No quiero ver más a los míos fuera de los playoff y ojalá logre ser uno de los principales líderes que pueda ayudar e impulsar ese objetivo que sé que lo pide mucho el pueblo de Villa Clara.

En caso de que no haya problemas y te ocurra una situación parecida a la que pasó el torpedero cienfueguero Erisbel Arruebarena, quien no fue autorizado para jugar en Cienfuegos: ¿lanzarías con otro equipo de la Serie Nacional?

Esa es una interesante pregunta, pero diría que no. No me interesaría jugar con otro equipo. Ya de refuerzo sí, pero de otra manera, trasladándome a otra provincia, no es mi deseo.

Has jugado en varias ligas del caribe, ¿dónde has dejado tus mejores recuerdos?

Pues sí, ¡he jugado en todas las ligas del invierno y verano! Y, te diría que, salvando la distancia, podría asegurarte que en México. De hecho, todavía me unen lazos al béisbol mexicano, pues aún me mantengo activo en verano en la liga norte.

¿Fue difícil acostumbrarte a la cultura de otros países?

Siempre es diferente, pero hubo muchos cubanos con los que compartí y eso me ayudó.

¿Extrañaste tus costumbres?

Sin dudas, pero como te dije, hubo buenos amigos y la familia siempre me apoyó.

¿Cambiaste tu amor por la comida cubana y te adaptaste a otra cultura de alimentación?

Jamás, ¡nada de eso! Siempre, siempre cocinábamos comida cubana. Por cierto, el congrís, la carne de cerdo y la ensalada, mi menú favorito, no podía faltar. Pero la comida mexicana también fue estupenda.

En Cuba también te conocían como el barbero de Placetas, ¿qué recuerdos tienes de eso?

Pelar es algo que disfruto mucho, todos son buenos recuerdos.

Hay una foto en que estás pelando a tu compañero, el matancero Yadil Mujica, ¿fue antes o después de dominarlo?

(Risas) Pregúntale, él les hará la historia. Somos buenos amigos, y aún guardo la foto de cuando le hice un corte.

Misael Siverio, el barbero de Placetas
Facebook Misael Siverio, el barbero de Placetas

¿Cuál de dichas ligas ha sido la más competitiva?

Pues verdaderamente, diría que todas han estado fuertes en estos últimos años, pero si te dejo mi visión en lo personal, diría que la Liga Dominicana es bien exigente, porque ahí siempre abundan muchos jugadores que pertenecen al circuito de Grandes Ligas.

Tu último año con Villa Clara, cuando fuiste campeón y lanzaste para 1.90 PCL, ¿estabas decidido a probar llegar a MLB?

Esta es otra pregunta que siempre he esperado responder. Siendo sincero, solo dije por dentro de mí: teniendo buen resultado puede que alguien se fije en mí y el impacto me ayude a que algún scout de equipo de MLB pudiera verse interesado en mí talento.

Ya había estado por varias partes del mundo con el team Cuba en diferentes momentos de mi carrera, pero nunca pensé cómo irme. Solo quería ver cómo podía alcanzar ese sueño que luego parecía una meta en mi mente. Entonces, se me dio una oportunidad. Al final, esa decisión era sólo para luchar lo mejor por mí, porque pensé que me podía ayudar en lo personal.

¿Cuál fue la clave para tanto éxito en aquella 52 Serie?

Enfoque. Trabajar mucho, pero buscando calidad y resultados. Aunque sí te digo, solo trabajé y trabajé como siempre, y también era otro año de experiencia. Por eso te digo que, durante la temporada, como me estaban saliendo las cosas bien, la experiencia ganada me estaba ayudando a ir adquiriendo más y más confianza. Esa fue la clave.

¿Tu momento más difícil y el que más disfrutaste en Cuba?

Mi momento más difícil fue cuando perdimos el playoff final aquel contra Industriales en 2010. Aunque, a la vez, sabiendo el esfuerzo y la dedicación de todos, no me sentí tan culpable. El mejor momento de mi carrera sin dudas fue en el playoff final contra Matanzas, cuando el 12 de junio de 2013, el día de mi cumpleaños 24, gané ese juego que fue clave para que mi equipo se llevara el título. Fue un gran momento en lo personal.

De volver a Cuba, aparte de lanzar con Villa Clara, ¿qué sueño te queda por cumplir en las Series Nacionales?

Mi sueño lo cumplí, que era ir al equipo Cuba y si regreso, sería llevar a mi equipo a clasificar y como dije, ser una de esas figuras que ayude al éxito. Tenemos un equipo que son jóvenes, pero eso no importa, yo también fui inexperto en mis inicios en Series Nacionales. Eso nos sucede a todos, pero di lo mejor de mí, así que, aunque nos llamen como quiera, jóvenes o no, nos den en los pronósticos, yo confiaré en los míos hasta el final.

¿Estarías dispuesto a lanzar con el team Cuba?

Si me dan la oportunidad, pues obvio que lo haría donde y contra el rival que sea.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.