Es difícil cambiar una costumbre tan arraigada, pero siempre que pensemos en mejorar, debemos hacer transformaciones positivas. Eso es lo que ha intentado la Comisión Nacional de Béisbol (CNB) en esta temporada, a pesar de llevarse a cabo en medio de una pandemia.

Aunque en muchas ocasiones las soluciones de los problemas escapan de sus manos, eso no ha sido impedimento para concretar sus proyectos e intentar ordenar uno de los procesos más desorganizados de nuestro pasatiempo nacional en los últimos años, los traspasos en el béisbol cubano a otras provincias.

¿Recuerdan en la campaña pasada la disputa de Yorbis Borroto con la Comisión Provincial de Ciego de Ávila? ¿Se acuerdan de los equipos de Víctor Mesa? Esos, son los sucesos que se quieren evitar con el nuevo reglamento.

Revisemos qué indica el reglamento y también la opinión de los principales implicados en estos sucesos, los peloteros.

Una nueva etapa para la Serie Nacional

El reglamento que rige los traspasos en el béisbol cubano comenzó a funcionar en agosto del 2020, pero no se había hecho público a la prensa hasta hace poco tiempo.

“El Comisionado Provincial de Béisbol, a solicitud del director del equipo o del jugador, puede pedir al Director Provincial de Deportes que autorice al traslado del jugador a otro equipo de provincia distinta en calidad de préstamo. Dicho acto se realizará por medio de contrato que firmarán los dos directores provinciales y el jugador, acordando las partes el término del préstamo pactado. La totalidad de contratos de préstamo que se realicen sobre un jugador no podrán ser superiores a cinco (5) años. Trascurrido este plazo, la provincia que le autorizó deberá incluir al jugador en su Sistema Competitivo de Alto Rendimiento o liberarlo en caso de no ser interés deportivo en la provincia”, explica.

Este proyecto es casi similar al anterior, lo que cambia es que el jugador es cedido hacia el nuevo equipo por un límite de tiempo, como indica la regla: “Un conjunto solo puede ceder a un pelotero por cinco años como máximo y después de ese lapso, el jugador debe retornar a la provincia que lo cedió. Si esta no quiere los servicios de su atleta, automáticamente lo liberará”.

“Me parece bueno el nuevo reglamento de los traspasos. Antes había peloteros que querían ir con otra provincia y los trámites se demoraban mucho. Entonces, comenzaba la contienda y aún estaban en desarrollo. Ahora, el jugador será libre de decidir su destino”, expresó quien es para muchos, el mejor el bateador de Cuba, César Prieto.

Habrá una fecha límite para solicitar los préstamos. Los jugadores tendrán 15 días hábiles después del último juego de la Serie para hacer efectivas sus intenciones por escrito. La carta será enviada a las comisiones provinciales de sus respectivas provincias y a la CNB.

Entonces, las Comisiones Provinciales también contarán con 15 días hábiles para responder la solicitud del pelotero y notificar su decisión a la CNB. En caso de que el atleta no sea liberado por su equipo, el reglamento tiene una opción para que le sea otorgado el permiso. Para eso, debe tener una situación familiar que lo justifique y posteriormente, el caso será analizado por los directivos.

“Creo que los atletas tendrán la posibilidad de jugar en otro equipo de manera oficial, eso evita las especulaciones y las trabas para el pelotero. Lo que no me gusta es que sea en calidad de préstamo porque usted tiene la posibilidad de definir a dónde quiere pertenecer. Es decir, jugar cada año donde se sienta mejor, solo debe cumplir con el contrato que firme. La idea es seguir avanzando en este campo y que ambas partes respeten las decisiones”, declaró Frederich Cepeda.

Si bien estamos dando los primeros pasos en los traspasos en el béisbol cubano, debemos asumir que este procedimiento irá cambiando con el tiempo y será para bien de la serie. Al menos para comenzar, ya se tiene un reglamento por el que todos deben regirse.

“El nuevo reglamento es bueno porque uno puede jugar donde mejor se sienta y donde pueda tener más oportunidades de triunfar” alegó Yunior Tur, cerrador del equipo santiaguero.

Otro pelotero de las Avispas que nos dejó su criterio fue el segundo base, Santiago Torres, para quien “es una gran idea, porque los atletas que no cuenten con muchas oportunidades dentro de sus equipos tendrán el derecho de estar en un conjunto donde se les valore y obtengan más tiempo de juego. También será positivo para los peloteros que tienen calidad, pero que sus equipos no son competitivos; entonces este puede dirigirse a una provincia en la que tenga más posibilidades de ganar. En general, será beneficioso para el béisbol cubano”, señaló.

Las cartas están sobre la mesa y la próxima temporada muerta parece prometer muchísimo en cuanto a movimientos para los planteles. Esto era algo impensado hace dos años, ahora es una realidad. Disfrutemos de lo que parece inaugurar una nueva en los traspasos del béisbol cubano.

Foto: Roberto Morejón

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.