Hace unos días finalizaba la XIX Copa Panamericana de Voleibol Femenino celebrada en República Dominicana, en la que nuestra selección concluía con un discreto quinto lugar, con 4 derrotas al hilo y dos victorias contra el débil elenco de Puerto Rico.

Aunque el equipo que viajó estaba prácticamente conformado por jugadoras del sub-20 y tenía apenas dos semanas de entrenamiento antes de la competición, causaron mucho revuelo los resultados tan negativos y la forma en que se sucedieron.

Errores básicos de los que se pulen cuando comienzas a entrenar desde la escuela o la EIDE, eran bien comunes en todos los choques de nuestras muchachas, algo que hizo saltar la preocupación.  

No es un análisis para hacer leña de un equipo que lleva más de dos años sin tocar un balón y que no pudo participar en el mundial de su categoría por casos de Covid-19, luego de una improvisada burbuja que se intentó realizar en Camagüey. Más bien, es un trabajo para demostrar lo predecible que era un resultado como este y que no hay nada que achacarles a nuestras representantes.

Partamos del hecho de que en Cuba no se ha desarrollado una liga de voleibol en ninguno de los dos sexos desde el 2019, lo cual ya es bastante preocupante. Tampoco es que sea la solución, pues según el cronograma del Campeonato Nacional de Primera Categoría Femenina del 2020, que se suspendió por la pandemia, un total de 6 equipos participan en el torneo. En los 5 primeros días se realizan 5 juegos en un sistema de todos contra todos, luego se toman un día de descanso, y se emplean 5 días más para repetir la primera fase. Se realizan un total de 10 juegos en 11 días.

seleccion cubana de voleibol femenino
NORCECA ¿Por qué no existen jugadoras en Cuba con mayoría de edad competitiva? ¿Por qué tenemos que ir a un torneo de mayores con muchachas del sub-20?

El último lugar baja a segunda división, evento que solo se ha realizado un año. Entonces, cabría la pregunta: ¿cómo suben los de segunda si no se ha realizado más este torneo? Sube el que en ese momento tenga más jugadoras en la escuela nacional. En otras palabras, si en tu provincia no hay talentos para ingresar a la escuela nacional, te ves condenada a no jugar ese año, aunque tu equipo tenga más calidad que el seleccionado.

Una de las preguntas que me hacía cuando seguía el torneo era la siguiente: ¿por qué no existen jugadoras en Cuba con mayoría de edad competitiva? ¿Por qué tenemos que ir a un torneo de mayores con muchachas del sub-20? Tampoco es que haya que darle descanso a nadie, pues como dije, buen tiempo es el que llevan sin jugar.  Un total de 14 jugadoras saldrán este año de contrato, la mayoría muy jóvenes, y más de una decena se encuentran de manera independiente sin el amparo de la Federación Cubana. Los siguientes datos, puede que hayan disipado mis dudas.

Los equipos en la liga se conforman en un 90 por ciento de jugadoras juveniles, motivo por el cual muchos internamente llaman a la liga como primera categoría juvenil. Varios consideran que, si luego de los campeonatos juveniles no logras entrar a la escuela nacional, es muy probable que las jugadoras terminen desmotivándose y, en resumidas cuentas, se desvinculan del voleibol.

Los meses de diciembre, enero y febrero son los escogidos normalmente para la realización de la liga. El femenino tuvo su sede en 2015 en Villa Clara y los restantes han ocurrido en Camagüey. Varias jugadoras no pueden asistir en esas fechas, pues como el torneo dura menos de dos semanas y no cobran un salario por ello, tienen que dedicarse a otras labores, por lo que la mayoría trabaja o estudia.

Otra causa de desmotivación es que muchas de ellas tienen más calidad que las que están en la selección. Los premios individuales se los dan a jugadoras de la selección nacional de las cuales, según los protagonistas, se nota a simple vista que técnicamente no están bien. Esto demuestra que no llevan el control exacto del rendimiento individual para sacar el cuadro de honor en dicho evento, o que lo hacen para justificar la estrategia tomada hace unos años de integrar la selección nacional con jugadoras jóvenes.

A las que participan en la liga se les da un pulóver y un short, y a las ganadoras una medalla y un módulo que puede traer un abrigo y un mono o una mochila y un pulóver. Se piensa que para que una mayor participe en la liga es porque está a punto de irse a jugar por su cuenta. Juega, se graba, y se lo envían a los mánager de diferentes clubes. Por todas estas razones, no son pocos los comentarios que consideran que este torneo es una liga de tránsito, que se hace para justificar que se hizo.

Si nos detenemos por un segundo, podemos analizar entonces que estas muchachas llegaron con muy pocos partidos oficiales en su haber, y que, además, no han asistido todas las que realmente pudiesen haberlo hecho. 

Entonces, ante este nuevo traspié: ¿de qué se sorprenden? Si el voleibol femenino en Cuba ahora mismo está siendo sostenido por los entrenadores de la base que trabajan prácticamente sin recursos; si no hay una liga que fomente el juego de las atletas; si no hay incentivos por los que superarse luego de no poder entrar la escuela nacional. Si en el horizonte no se divisa una estrategia o política por parte de la Federación que pueda subvertir esto, puesto que, hasta ahora, la única solución que han encontrado es enviarlas bien jóvenes con todas esas deficiencias para que aprendan y entrenen en los clubes.

Aquí no hay ninguna sorpresa, solo crónicas de una muerte anunciada. Comprendo el sufrimiento y malestar, porque en este caso no está muriendo Santiago Nasar de aquel famoso libro del Gabo: es el voleibol cubano que mucho sudor y sacrificio ha costado y al que tantas veces recurrimos para saltar y llorar de alegría. Que las culpas caigan sobre los que deban.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.