Cuando se habla de leyendas del voleibol mundial no puede faltar el nombre de Gilberto Alejandro de Godoy Filho, más conocido como Giba, miembro de las selecciones nacionales de Brasil, considerado como uno de los mejores jugadores de toda la historia.

Esta icónica figura del deporte de la malla alta enfrentó, durante muchos años, a miembros de una generación dorada de esta disciplina para Cuba, uno de los países con mayor recorrido en la arena internacional, aunque su selección nacional pase por malos momentos.

Giba, con apenas 1.92 metros de estatura, se convirtió en la piedra angular de un equipo que lo ganó prácticamente todo en la primera década del siglo XXI y que vivió repetidos duelos contra nuestra selección. Además, se hizo amigo de muchos de ellos.

Muchas veces, nadie mejor que tu “enemigo” -en este caso, dentro de la cancha-, para expresar una opinión que te defina. El mítico atacador brasileño compartió con esta revista sus opiniones sobre el voleibol cubano y sus jugadores.

“Con Cuba la única decepción que tengo es que nunca fui a visitarla, tengo que conocerla aún. Todos los jugadores que conozco, como Ángel Denis, Alain Roca, Ihosvany Hernández y Rodolfo Sánchez, me hablan muy bien de Cuba”, confesó Giba en nuestro diálogo.

“Primero tenemos que la escuela es un poco diferente. En Brasil jugamos mucho más por velocidad en ataque, sobre todo con nuestra generación que cambió el voleibol en este aspecto. Rusia hoy juega muy veloz, porque antes jugaban la pelota alta y no conseguían pasar por nosotros, pues siempre la tocábamos en el bloqueo. Con Cuba igual, son muy fuertes en ataque y a veces creo que en la parte defensiva les falta un poco”, dice.

“Tenemos mucha historia con todos los jugadores. Jugué junto con Roca y Denis, con los que tengo una amistad muy grande. Coincidíamos con ellos desde las categorías junior en los años 93, 94 y 95. Me acuerdo de que en aquellos tiempos era muy difícil la situación en Cuba. Cuando cerraba el campeonato, me quitaba la remera con que jugaba el último partido, cerraba la valija, y le daba todo a ellos para que se lo dieran a la familia. Intentábamos ayudarlos”, añadió el exjugador.

“Entre Brasil y Cuba siempre existió mucho afecto. Un pecado es que las cosas anduvieran como anduvieran, porque si Cuba hubiese tenido todos los jugadores juntos en una sola selección, no sé si Brasil hubiera ganado tanto”, concluyó, con enorme respeto para el voleibol cubano, Gilberto Alejandro de Godoy Filho, Giba.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.