Desde su anuncio, el llamado Centro de Talentos del béisbol cubano ha generado opiniones divididas entre el elogio y las críticas, y ahora el conocido Franger Reynaldo, quien fuera director de Santiago de Cuba en Series Nacionales, responde algunos de esos cuestionamientos con palabras que, en ciertos casos, pueden sonar polémicas.

Reynaldo conversó con Cubadebate sobre la selección de los talentos que integran el centro, muy desbalanceada en algunos casos, con abismales diferencias entre las distintas provincias, que propició críticas por parte de periodistas de los medios de comunicación oficiales, alternativos y de la afición en general, pues muchos se preguntan cómo es posible que una provincia como La Habana tenga en la nómina apenas a cinco talentos, cuando es la de mayor cantidad de habitantes del país, o que Las Tunas, el actual campeón nacional, apenas sume tres en esa lista.

“El grupo de trabajo trató de hacer una selección nacional para de manera emergente desarrollar los talentos más próximos a integrar nuestras selecciones nacionales y pensando en una matrícula para un futuro Centro de Entrenamiento sin falsos positivos. Si unas Provincias tienen doce talentos y otras solo tres, no es una insuficiencia de la selección ni del Programa, es del trabajo mejor o peor de cada provincia”, afirmó Reynaldo en la entrevista.

En el listado del Centro de Entrenamiento 2020-2024 se agrupan de 116 talentos repartidos en 11 receptores, 23 jugadores de cuadros, 20 jardineros y 62 lanzadores, de todas las provincias y el municipio especial Isla de la Juventud.

En la medida en que se fue dando a conocer, medios de comunicación y periodistas protestaron por algunos casos que consideraban omisiones o insuficiente trabajo parte de quienes hicieron la selección, a quienes Reynaldo recuerda ahora quiénes son los especialistas o, al menos, quienes deciden.

“Más que una crítica eso lleva una investigación. Los periodistas de medios nacionales deben investigar cuales son las razones que en esas provincias existan tan pocos peloteros que puedan ser catalogados como talentos”, dijo Reynaldo al colega Boris Luis Cabrera.

Interrogado por si no pudieran existir errores en la selección para el Centro de Talentos porque no hay un espacio físico, Reynaldo se cuestionó si “¿debemos esperar a tener un lugar físico para dar inicio al trabajo? ¿Por qué no ganar en tiempo?”.

Según el antiguo director de equipos en series nacionales, el grupo escogido “tiene la suficiente capacidad y experiencia, bajo una guía de evaluación con indicadores en cada posición y el protocolo de registro que constituye el Expediente Técnico creado para estos efectos, para potenciar la efectividad de esas evaluaciones”, y no necesitaría escuchar a la prensa -o a nadie más, a juzgar por sus palabras-, cuando cuestiona: “¿O es que acaso tendremos que asesorarnos de los medios para poder hacerlo?”.

El Centro de Talentos del béisbol cubano parece destinado a asegurar un semillero de peloteros para alimentar a su equipo nacional y a la estrategia de contratación en ligas internacionales con peloteros de calidad.

Pero resulta que, algunos de los mejores talentos de la pelota en la isla ya están en ligas extranjeras, como algunos de los que ya están en la mencionada lista, y que no precisarían mucho desarrollo.

¿Para qué están incluidos cuatro con contratos firmados en la Liga Profesional de Japón (Ariel Martínez, Livan Moinelo, Raidel Rodríguez y Yariel Rodríguez) y otros con posibles inserciones en ligas profesionales de América (César Prieto, Andy Rodríguez y Bryan A. Chi)?

“El hecho de ser talentos no priva que casi una veintena de ellos ya hayan estado en preselecciones nacionales de mayores y unos 15 hayan competido ya con el uniforme de las cuatro letras en los últimos eventos internacionales. ¿Era necesario incluirlos o hubiera sido preferible un conglomerado de talentos que todavía no hayan podido despuntar y en los cuales trabajarían con más intención las 28 glorias deportivas escogidas para hacerlo en la venidera serie nacional?”, se pregunta el diario Trabajadores.

Además, mucho del talento cubano sigue fugándose de la isla, cada vez a más corta edad, y eso nos lleva a preguntarnos: ¿Cuánto aguanta un deporte con semejante sangría de talento? Mejor, la pregunta sería: ¿qué significa para el béisbol cubano que en 2019 haya perdido más de 100 jugadores de distintos niveles, muchos en edades de formación?

Los números son una estocada profunda para el pasatiempo nacional de la Isla. Según Francys Romero en Diario de Cuba, en 2019 abandonaron Cuba unos 106 peloteros -de acuerdo con su cuenta personal- como muestra de que el éxodo de talento es indetenible, por más que se hayan roto los acuerdos con MLB establecidos en 2018, y que presagiaban un futuro feliz.

Pero quizás uno de los elementos más preocupantes de lo que expone Romero, especialista en el béisbol cubano y su emigración, es la edad con la cual deciden emprender la aventura: el promedio de este poco más de un centenar es de 17.8 años, la misma generación que debería nutrir el Centro de Entrenamientos.

Ya no esperan a formarse o tener como vitrina el equipo nacional de mayores, como hicieron tiempo atrás Yulieski Gurriel, Aroldis Chapman, José Dariel Abreu o Yoenis Céspedes, quienes deslumbraban a los scouts de las organizaciones de MLB, que los miraban insistentemente.

Una gran parte de la nueva hornada prefiere pulirse en el exterior, ponerse en manos de otros preparadores, y no miran a la Serie Nacional como el lugar soñado para demostrar su valía y hacer méritos para vestir el uniforme de las cuatro letras.

Este es una de las grandes causantes de la falta de talento en la pelota cubana, que se desangra sin que nada lo detenga. Tampoco habría que olvidar los elevados precios de los implementos para jugar béisbol, los mismos que Cuba planea vender en dólares online, lo cual deja fuera a miles de potenciales practicantes de pelota.

Son estas algunas de las causas de que falte el talento -al menos dentro de Cuba, pero en el exterior hay mucho talento emigrado-, para las cuales no hace mucho investigar en los medios, como incita Franger Reynaldo, porque la pelota cubana vive una evidente crisis estructural, de organización, sin mencionar económica, con un campeonato cada vez más accidentado y poco atractivo.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine