Cuando llegó el momento del retiro, como sucede a todos los deportistas, la vida de René Arocha cambió por completo. El mítico lanzador cubano que llegó a MLB emprendió un nuevo camino, pero siguió atado al béisbol con una hermosa idea: entrenar niños.

El propio atleta contó cómo afrontó sus días finales vinculados al deporte activo y los pasos que dio una vez que se vio fuera de los terrenos, cuando acometió la tarea de convertir un espacio grande y no utilizado en un terreno de pelota para entrenar futuros campeones.

Cuenta el exlanzador que, allá por el año 2000 era un “duro momento, pues estaba llegando la hora del retiro y ya René Arocha no era el mismo pícher”, una realidad que comprendió en los entrenamientos de primavera.

“No hice ni el equipo de Triple A. Me dejaron en el campamento extendido donde llegan todos los novatos para ver si hacían un hueco para mí en Triple A. Hablé con el gerente y le comuniqué que, si en un mes no encontraban qué hacer conmigo, me marcharía elegantemente y así fue como decidí retirarme en ese momento. Como dice la canción, todo tiene su final. Pero fueron 20 años en la loma de picheo, desde 1980 al 2000”, recuerda.

De esta manera llegaba el final de la carrera de una estrella que nació en el ultramarino pueblo de Regla el 24 de febrero de 1964, y que debutó en Series Nacionales con los Metros en la temporada 1979-80, con apenas 15 años. Después, jugaría también con Industriales, además de pasar por el equipo Cuba.

Pero el 10 de julio de 1991, con 27 años de edad, Arocha dejó el equipo Cuba en Estados Unidos para ser “libre”. Tiempo después, llegó a Grandes Ligas y señaló el camino a toda una generación.

Unos nueve años tras aquel importante paso, en un momento de tomar decisiones, el cubano comprendió que había llegado el momento, con 36 años, de emprender otra historia y entonces, puso manos a la obra para no despegarse de lo que tanto amaba y sabía hacer muy bien.

“Se preguntarán qué hizo René después del retiro en el año 2000. A partir de ese momento decidí enseñar lo aprendido. Lo primero fue buscar dónde hacerlo y por suerte encontré un terreno que era solo eso, un terreno. Era la parte trasera o el enorme patio de una iglesia, pero era lo suficientemente grande para hacer lo que yo tenía planeado”, dice.

Ante su nueva aventura, Arocha no se amilanó, como no lo hizo nunca en 20 años de carrera ni cuando con apenas 15 años, debutaba en Series Nacionales. Una vez más, los amigos serían importantes en su proyecto.

“Empecé de cero con la ayuda de mi incondicional entrenador y amigo Juan Izaguirre, desgraciadamente ya fallecido. Comenzamos a marcar las líneas, a buscar los camiones de tierra colorada para el cuadro. Mucho tiempo y trabajo pusimos en ese proyecto”, explica.

“Mi amigo y hermano Euclides Rojas, que era coach de los Marlins en Ligas Menores en ese momento, me consiguió 3 jaulas de bateo que estaban reemplazando en el complejo de los Marlins. Compré 3 máquinas de picheo y armamos el tinglado”, cuenta.

Hay mucha vida y nostalgia en las fotografías que enseña el otrora lanzador, imágenes que permiten descubrir, en efecto, la magnitud del trabajo que hizo con los pequeños René Arocha, mientras legaba sus conocimientos a las nuevas generaciones.

“Trabajamos duro con esos niños que muchos llegaban en cero; pero, poco a poco, se vieron llegar los resultados, con muchos campeonatos ganados, muchos segundos lugares y muchos padres felices por nuestro trabajo con sus hijos”, afirma la estrella.

En sus funciones de entrenador, René estaría mucho tiempo más unido por ese lazo irrompible al béisbol, desde el 2001 al 2010. Quién sabe cuántos campeones aprendieron a jugar pelota de la mano del mismo adolescente que comenzó su camino como atleta en Cuba y que llegó a jugar en el mejor escenario del mundo.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.