En la mañana del pasado sábado 23 de noviembre se celebró la final de la tercera edición de la liga de softbol con sede en el terreno del Instituto Tecnológico Osvaldo Herrera, enclavado en el Nuevo Vedado capitalino.

Sus jugadores la describen como una competición fraternal entre amigos, aunque los equipos envueltos lo dan todo partido a partido, cada sábado, y el nivel deportivo es muy elevado. Tanto es así que varios expeloteros de la primera categoría participan en ella, entre los que destaca Carlos Tabares, exjardinero del equipo Industriales.  

Toda la organización del torneo se basa en los recursos propios de sus integrantes y tiene como fin promocionar los valores deportivos con fines recreativos.

La final fue estructurada de tres juegos a ganar dos, los cuales se disputan un mismo día. Fue escenificada por los representativos de Santa Ana y Brascuba, equipos cuyas bases pertenecen a la misma barrida citada anteriormente y que solo son separados por cuatro cuadras de diferencia.

El equipo de Santa Ana se proclamo campeón por segunda ocasión en estas lides, al imponerse en los dos desafíos con marcadores de 16-15 y 21-11, KO en cinco entradas.

La final fue todo un espectáculo para los presentes que acudieron a presenciarla y muestra que, a pesar de la corta vida de este torneo, va posicionándose como todo un acontecimiento deportivo a nivel regional.