Hace un año no estaba en los planes que Víctor Víctor Mesa se vistiera con el traje de las cuatro letras en el futuro inmediato. El joven heredero del mítico dorsal 32, pese a ser valorado como un jardinero excepcional, veloz corredor y robador natural, no terminaba de convencer para dar el salto a la selección nacional.

Pero las bondades del pitcheo cubano, unido a un año de trabajo en las sombras, casi sin jugar, le permitieron al patrullero desatar su furia ofensiva y colocarse como uno de los puntales de Matanzas en la 56 Serie Nacional, rendimiento que a la postre lo metieron en la conversación por un puesto en las praderas del Cuba.

“Estuve casi un año parado por una lesión en el codo derecho. Fue en una caída, no por ningún tiro u otro problema en el brazo, pero me alejó bastante tiempo del juego. Se pensó incluso en una operación que por suerte no se necesitó al final”, relató el hijo mayor del otrora estelar y polémico Víctor Mesa.

victor-victor-mesa

FOTO: Yuhki Ohboshi

“Yo comencé muy joven en la pelota de primera categoría y no tenía el peso adecuado, físicamente no estaba listo para ese nivel. Esos detalles influyeron en que no lograra resultados relevantes”, añadió el patrullero en diálogo exclusivo con Play Off.

“Pero a su vez empezar tan joven ha sido provechoso, he aprendido de todos y con 20 años ya tengo herramientas para enfrentar un pitcheo fuerte”, añadió.

Y definitivamente Víctor Víctor ha sido una esponja en el diamante, porque su actual versión presenta grandes diferencias respecto al enclenque jugador de 16 años que debutó hace cinco temporadas. Al margen de la madurez física, ha aprendido a utilizar su relampagueante velocidad, explota como nadie sus cualidades en la defensa de los jardines y una gran mejoría en su coordinación mano-ojo le ha permitido conectar con mayor solidez en el plato.

Todas esas herramientas lo han colocado como uno de los principales prospectos del Clásico Mundial según una lista difundida por MLB, la cual ha sido replicada en varios medios que reflejan un mensaje de Victor Victor en las redes sociales: “No quieras ser como nadie, haz que los demás quieran ser como tú”.

“A mí no me toman por sorpresa los resultados actuales, me dedico mucho al entrenamiento y sabía que en algún momento tenían que salirme bien las cosas. Desde que comenzó esta temporada pensé que había llegado la hora de explotar”, confesó el joven 32, quien ha tenido muchas voces aconsejándolo.

“Es muy difícil imponerse como un bateador sólido a los 16 años. La falta de experiencia te pasa factura, por eso hay que trabajar tanto. Los jugadores de Grandes Ligas, que son los mejores del mundo, entrenan el bateo todos los días, tratan de superarse y crecer.

“Pararse en el home y conectar es lo más difícil del béisbol, lo he ido interiorizando por los consejos de muchas personas, incluido mi padre, por supuesto. Si este año se me vio mejor fue justo porque entrené duro la parte física en La Habana y tuve la oportunidad de practicar el bateo en Estados Unidos durante una etapa de vacaciones antes de la Serie Nacional”, reveló Mesa Jr., quien a pesar de tanto enfoque en cuestiones ofensivas no ha acusado problemas al campo.

“No se puede dejar de trabajar en la defensa, pero en honor a la verdad es algo que no me preocupa mucho. Tengo cualidades naturales, por la velocidad que me permite cubrir mucho terreno y por la potencia y precisión del brazo. Claro, te repito, no se puede dejar de trabajar ni creerse cosas. Todo se logra esforzándose”, nos recalcó un muchacho con las ideas muy claras pese a su juventud.

victor-victor-mesa

FOTO: Yuhki Ohboshi

“Si me preguntas por mi mayor aspiración sería llegar al equipo Cuba y lo he logrado, en el año del Clásico Mundial. Me lo propuse y lo logré. Quisiera también llegar a ser contratado, se están abriendo las puertas y es un sueño que me gustaría cumplir”.