Foto: MLB

Un lanzador cubano pudiera acaparar reflectores esta temporada en MLB: Yoan López, de los D-backs de Arizona parece destinado a sumarse a la élite de los relevistas cubanos en MLB, en la cual están Aroldis Chapman y Raisel Iglesias.

Al menos, tiene una velocidad que lo respalda y trabaja en sus lanzamientos secundarios para este 2019, para superar su actuación del año pasado, que no fue mala en Las Mayores.

Su debut el sábado, ante los Atléticos en la Liga del Cactus, dejó una probada de su calidad, cuando retiró a los tres bateadores que enfrentó. La recta le caminó ampliamente sobre las 90 millas y pudo probar algunas sliders, escribió JesseSanchez, de MLB.

“Me enfocaré en los aspectos positivos de la temporada pasada. Tuve un buen comienzo en la primera mitad y la segunda mitad me dio mucha experiencia que necesitaré en mi carrera. Es una temporada larga y pueden pasar muchas cosas, y eso lo aprendí”, dijo el cubano.

En 2019, en su segunda campaña, Yoan tuvo mucho bastante trabajo, cuando lanzó 60.2 entradas, en las cuales dejó promedio de carreras limpias de 3.41, y un WHIP de 1.14.

“Para mí, creo que los bateadores se ajustaron y no me ajusté lo suficiente en toda la temporada. No ejecuté lo suficiente. No encontré mis lanzamientos lo suficiente, pero todavía siento que terminé de una buena manera”, cita Sánchez.

En total, ganó dos juegos y perdió siete, poncho a 42 rivales y regaló 17 bases por bolas, aunque fue un lanzador más dominante antes del Juego de Las Estrellas que después, cuando sus números fueron inferiores.

López tiene mucho para convertirse en una estrella, pero debe trabajar. No puede ser solo un pícher de recta y slider: debe usar más el cambio, dominarlo para hacerlo un arma letal.

Su bola rápida es poderosa, al punto de promediar 96.2 mph la temporada anterior, pero apenas lanzó 30 cambios, algo que espera mejorar esta zafra. No puede solo apoyarse en su buena slider, ante el cual le batearon solo 195 en 2019.

“Hemos hablado con él sobre eso. Lo hemos desafiado a concentrarse realmente en la consistencia y la forma de sus lanzamientos secundarios, especialmente en su bola de quiebre, y eso es lo que creemos que lo ayudará”, dijo a Sánchez el gerente general, Mike Hazen.

Yoan, de 26 años estuvo en tres Series Nacionales con los Piratas de la Isla de la Juventud, antes de salir en busca de Grandes Ligas, y firmó con los Diamondbacks de Arizona en 2015.

Ahora enfrenta otros retos, como mejorar su inglés para mejorar la comunicación. Además, cambió de agencia de representación. 2020 pudiera ser el de su consagración, si logra hacer efectivo su cambio de velocidad que le daría un arma extra que, combinado con su slider, le haría depender menos de la velocidad.

Yoan llegó a un acuerdo con Arizona por $8,27 millones, en 2015, cuando rechazó ofertas de Yankees de Nueva York, los Padres de San Diego y los Dodgers de Los Ángeles.

Batalló durante tres años en las Menores, pero logró llegar a la Gran Carpa en 2018. Ahora, su ambición es ir más allá, al estrellato que casi alcanzó la temporada anterior, cuando hasta julio parecía tener calibre de Todos Estrellas.

“Siento que estoy enfocado mentalmente y físicamente fuerte. El equipo me está dando la oportunidad de ganar un trabajo y haré todo lo que me pidan. Sé que puedo estar listo, y no importa cuándo o dónde lanzo en el juego”, dijo a Sánchez.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine