Bajo la tutela de Eduardo Paret, Villa Clara sueña con ganar esta Serie Nacional. El buen desempeño de los jugadores naranjas hasta el momento se apoya, fundamentalmente, en la actuación de su cuerpo de lanzadoresdesde el montículo.

La ofensiva del equipo ha estado anémica en lo que va de contienda, y los serpentineros han cargado con la mayor parte del protagonismo, en la campaña del debut como mánager del otrora gran campocorto de las selecciones nacionales.

Entre las figuras fundamentales, destaca un joven de solo 20 años. Yosber Zulueta, a su corta edad, es una pieza clave dentro de uno de los mejores staff de picheo del campeonato cubano.

“Desde que llegó Paret, veo al equipo muy combativo, tenemos mucha comunicación. Él nos ha dado la posibilidad a todos, incluso a jugadores jóvenes y novatos, y hemos sabido también hacer el trabajo”, dijo Zulueta, en la visita de Villa Clara a Industriales, en el estadio Latinoamericano.

Yosver Zulueta. Foto: Patryoti.

Yosver Zulueta. Foto: Patryoti.

El diestro de Remedios es una especie de ahijado dentro de la nómina, en la cual resaltan nombres de figuras consagradas como Freddy Asiel Álvarez y Alain Sánchez, con quienes comparte el camerino y las experiencias en cada subserie.

“Los pitchers somos los que más unidos tenemosque estar, porque lanzamos un día y descansamos entre cuatro y cinco. Nosotros siempre conspiramos. Quien saldrá al montículo al día siguiente recibe orientaciones de quien lo hizo con antelación, y así descubrimos un poco más a los rivales”, cuenta.

El Latino, y su afición exigente, son una prueba para cualquier pelotero. A Josver también le cuesta lanzar en el Coloso del Cerro. “Es un estadio difícil, pero con una buena concentración el trabajo puede salir bien”, afirma.

Precisamente, al joven le tocó abrir el segundo choque de la serie particular frente a los Leones de la capital, dirigidos por rey Vicente Anglada. En 4,2 innings propinó nueve ponches y concedió solo una base por bolas, intencional, pero los azules se impusierongracias a su poderosa ofensiva.

“Todavía conservo un buen promedio de carreras limpias(2,10), pero esta no fue una salida tan efectiva, porque el equipo no pudo ganar”, dice el derecho, quien en 30 entradas completas solo ha permitido 7 carreras limpias, y ningún jonrón, como muestra de su dominio.

PLAY BALL: Eduardo Paret y los bates dormidos de Villa Clara

¿Quéle ocurre al pitcheo en Cuba?

Hay falta de control, lo cual me ha afectado a mí también. Muchos dicen que es por poca concentración, pero pienso que es más bien por la mala técnica. Hace algún tiempo que nos olvidamos de algo tan básico como ampliar el repertorio, pero al menos desde que entré aquí, me han enseñado a trabajar con el cambio de bola, y eso me ha dado muchos frutos.

Estás en la preselección nacional. ¿Cuál es tu meta? ¿Te gustaría jugar en una liga profesional?

Pienso seguir adelante y ganarme un puesto en el equipo grande. Las contrataciones de peloteros cubanos en el exterior son una gran oportunidad para nuestro béisbol. Esa es una meta que tengo, pienso poder incorporarme en el futuro a alguna de esas ligas para elevar mi calidad, y así ayudar también al equipo Cuba.

Tengo que mejorar mis números aquí para poder aspirar después a más.Ir para otro país no es tan fácil, todos los peloteros que están en ligas extranjeras tienen mucho nivel.Espero tener un buen año para llamar la atención y que me vean.

Me gustaría jugar en Japón, porque allí trabajan muy bien con los lanzadores. Quienes están allá han mejorado notablemente su calidad. Raidel Martínez y Liván Moinelo son dos ejemplos.