Parece que llegan algunas buenas noticias para el maltrecho balompié cubano en 2020, pues una de sus instalaciones principales, La Polar, pudiera tener iluminación, mientras el Pedro Marrero tendría iluminación para la transmisión por TV con tecnología 4k, lo cual ayudaría al posible regreso de los partidos internacionales a La Habana.

La Polar y el Pedro Marrero serían los estadios bendecidos con el alumbrado, según afirma en un post de su cuenta de Facebook el periodista de la Televisión Cubana, Carlos Hernandez Luján, bajo el título de “Fútbol cubano: Llegó la Luz?

“Trascendió que el estadio La Polar, aquí en La Habana y con terreno sintético, recibirá este año alumbrado, construcción de gradería techada y camerinos, áreas de parqueo y cafetería”, apunta.

Pero la otra buena nueva corresponde al Pedro Marrero, pues afirma Luján tendría iluminación “para la transmisión por TV con tecnología 4k, exigencia de CONCACAF”.

Si esto requisito se cumpliera, quizá entonces podrían jugarse nuevamente los partidos internacionales de la selección cubana, que fueron suspendidos por esta causa.

Recordemos que el equipo cubano en la Liga de las Naciones no pudo contar con el aliento de sus aficionados: tuvo que jugar sus dos encuentros “a domicilio” en Islas Caimán al no reunir el estadio Pedro Marrero las condiciones exigidas por la Concacaf. 

No obstante, al Marrero aún le faltaría mucho por resolver para ser una sede con las condiciones mínimas, en espera de una posible pizarra, adecuación de camerinos, entre otras medidas.

“Necesita prácticamente una reparación capital y aunque sin fecha por precisar habrá cambio de techo, reparación de camerinos y la instalación de una Pantalla más grande y moderna que la instalada en el estadio Latinoamericano. Supongo que todo esto venga aparejado con un adecuado terreno para jugar como mandan los cánones del mundo”, dice Hernández Luján.

¿Llamarán a cubanos en el extranjero a la selección?

Además, el periodista cubano habló sobre un tema que muchos aficionados en la Isla se cuestionan, y es que las autoridades futboleras de la Isla no convocan a los futbolistas cubanos que buscan contratos por su cuenta en el extranjero, y otros que, nacidos en el país, emigraron tiempo atrás y que han manifestado su deseo de representar a Cuba.

“Lo que Ud se pregunta, Cuando llega Onel, Marcel Hernández etc etc, bueno parece que este año el tema viene mas serio a partir de una actualización de la base jurídica de este deporte y otras medidas por aplicar.

“Ya les contaré cuando estemos al menos cerca de la verdad y nuestro fútbol se encarrile este año, NO en el 21, a ser tratado JURÍDICAMENTE por todas las autoridades deportivas implicadas en el tema de acuerdo a las reglas internacionales”, dice Luján.

Este es otro de los aspectos que necesita atender el balompié en la Isla para recuperar el camino perdido y tratar de aumentar la calidad.

No es un secreto para nadie que aquellos jugadores que se inserten en ligas extranjeras sin el visto bueno de las altas esferas del deporte cubano quedan excomulgados del elenco nacional. Aun sabiendo el precio que debe pagar quien se aventure a ello, la cifra de contratados en el exterior al margen de las instituciones cubanas continúa creciendo. Ahora mismo, la cantidad de jugadores con contratos autogestionados supera con creces el número de insertados por las vías establecidas por Cuba.

“La federación y la comisión no tienen ningún tipo de interés en gestionar contratos, tienen mucha dejadez al respecto —comentó días atrás a Play Off uno de estos futbolistas que prefirió guardar anonimato—. Incluso, los jugadores son los que están gestionándolos y se los ponen en las manos a ellos para el papeleo. Entonces, definitivamente, ellos no gestionan nada.”

Aunque convocar a sus figuras en el extranjero no es la panacea absoluta, ciertamente ayudaría mucho. Uno de los casos más icónicos de figuras que desean vestir el uniforme de la selección es Onel Hernández, del Norwich City.

En noviembre de 2018, previo al partido de Liga de Naciones ante República Dominicana, la Asociación Cubana de Fútbol realizó el procedimiento establecido por FIFA para incorporarlo a las filas de la selección. Incluso, la página oficial del Norwich se hizo eco del acontecimiento.

A pocos días del partido, su convocatoria fue vetada por las instancias superiores del deporte en la Isla. Tras este suceso, Onel dijo a Play Off no haber recibido jamás comunicación de la parte cubana.

No olvidemos que en Cuba se violan los estatutos FIFA. Basta con echar un vistazo a la página oficial del Ministerio de Deportes de Cuba (INDER) para advertir el quebrantamiento de dichas ordenanzas.

“Somos los rectores del deporte, la educación física y la recreación”. Así se presenta este organismo, dando por hecho la subordinación directa de todas las federaciones deportivas del país. Esto entra en franca contradicción con varios de los puntos que deben respetar las asociaciones afiliadas al ente rector del fútbol mundial.

El más evidente de los estatutos transgredidos es el apartado 14, donde la FIFA expresa claramente que todas las asociaciones y federaciones afiliadas están obligadas a “administrar sus asuntos de forma independiente y procurar que no se produzca la injerencia por parte de terceros en sus asuntos internos.”

Es el propio INDER quien otorga el visto bueno a las convocatorias de la selección nacional, de las cuáles se excluye a los jugadores con nacionalidad cubana nacidos o formados en el extranjero. Y —con igual criterio— se descarta a aquellos futbolistas formados en Cuba pero con contratos profesionales autogestionados.  

Más allá de estos hechos, los resultados y la realidad demuestran que este deporte necesita un cambio completo en la Isla, desde su práctica en la base y la transformación de su Liga Nacional, que se juega en terrenos en pésimas condiciones, como vimos días atrás con la cancha del campeón Pinar del Río, con escasa hierba, así como claros arenosos y accidentados, algunos con bastante extensión.

Quizá, el alumbrado en la Polar y el Marrero sea un primer paso para, al menos, tener ciertas condiciones en la cima de la pirámide. Tal vez, en algún momento podamos reunir a los mejores -incluidos aquellos que brillan en el exterior-, para concretar un seleccionado capaz de competir nuevamente en el área.

Lo advirtió el propio Luján en Facebook: “Sin este esencial paso fuera del Mundo seguiremos.Triunfos y avances escasos”.