Maels Rodríguez dejó una huella imborrable en la pelota cubana en el tiempo en que jugó en la isla. No necesita mucha presentación porque se recuerda su poderosa recta, su juego perfecto -el único en Cuba- y su récord de ponches.

El supersónico espirituano dejó una cota impresionante en Series Nacionales que, difícilmente, alguien pueda quebrar porque no abundan los ponchadores en los campeonatos domésticos. Su velocidad ayudó al logro del increíble récord de más ponches en una temporada de la Serie Nacional, con 263, superando por un amplio margen la antigua máxima marca de 208, que estuvo en poder de Santiago Mederos Iglesias.

Además, Maels es dueño del único juego perfecto en la Serie Nacional, cuando lo alcanzó el 22 de diciembre de 1999 ante Las Tunas.

Después, se carrera se truncó por problemas en el brazo. Muchos se cuestionan cuán lejos hubiera llegado en Grandes Ligas si las lesiones no hubieran truncado su carrera.

Hoy convertido en entrenador, el pelotero cubano sigue aportando por el juego que ama, el béisbol. Esta es parte de su conversación con Jesús Daniel Agras, de Avispas Rojinegras de Cuba., sobre su carrera beisbolera, su presente y su pasado, siempre ligado a la pelota.

Inicios de Maels

Nací en el municipio de Placetas de Villa Clara, estuve en la EIDE y allí determinaron que no tenía suficiente tamaño para convertirme en pelotero de alto rendimiento. No reunía las condiciones. La vida me dio una segunda oportunidad en Sancti Spíritus. Jugaba posición. Empecé tercera base, me ponían en primera o los jardines, bateaba bastante.

Mi primer año juvenil fui invitado a Japón. Con 16 años tiraba 92 millas o 93 millas, al segundo año juvenil, si estaba en 95 o 96 millas. La velocidad en el lanzador es neurofuncional. Indiscutiblemente tienes que tener buen brazo, de ahí en adelante empieza la coordinación. Siempre hay entrenamientos que pueden ayudar. Pero en general, se nace y de ahí se empieza a trabajar.

Debut y juego perfecto

Primero el juego perfecto. Cuando debuto con Sancti Spíritus, era el equipo más malo de Cuba. Debuté en el 97-98. Éramos un equipo con mala ofensiva. Después se incorporan Cepeda, Eriel, Yuli Gurriel. Se incorporaron peloteros que venía de los juveniles y el equipo se redondeó y se convirtió en uno de los mejores de Cuba.

Antes del juego perfecto, tuve 4 juegos de un jit. Después vino el juego perfecto y después el no hiy-no run. Juego con José Ibar al frente. Juego importante en mi carrera.

Lanzamiento fundamental para combinar la recta

Tiraba cuatro lanzamientos. Trabajaba el slider, me ayudaba mucho, hacía más ponches quela recta. Trabajaba también el cambio de bola, fue un lanzamiento que me ayudó mucho a sacar outs.

Estadio más complicado de lanzar

En Ciego de Ávila tenías en la gente encima de ti, la gente se ponía agresiva la gente. En Cienfuegos, también. Me gustaba tirar en Santiago, porque son respetuosos. El Latinoamericano, era una casa bastante difícil. Las tres casas más grandes de Cuba era el Latino, Villa Clara y Santiago.

Tu paso por el equipo Cuba

Cuando llego tenía 19 años. Recuerdo llegar, pesaba 175 libras, mirar de un lado y mirar del otro y ver a Pedro Luis Lazo, Omar Ajete, Faustino Corrales, José Ibar, Lázaro Valle, Norge Luis Vera, Omar Luis, Ciro Silvino. El salto fue enorme. Y tener la posibilidad fue algo increíble. Adaptarme fue fácil. Me sentí como una familia. Siempre busqué referencias sobre el mejor, si estoy cerca del mejor, puedo estar dentro del equipo, y para mí el mejor entonces era José Ariel Contreras. Midiéndome con los resultados que estaba teniendo el mejor fue que me di cuenta que podía estar entre los grandes de Cuba.

Salida de Cuba

El año anterior Yobal Dueñas, Oscar Macías y yo decidimos abandonar el equipo nacional. Llegué a una habitación, había varios peloteros, no voy a decir nombres. Me dijeron: si decides desertar ahora mismo, todos los equipos están tratando de comunicarse contigo. Estamos hablando de unos 40 millones. Los Dodgers te quieren.

Decido abandonar con Yobal Dueñas y Oscar Macías. Viajamos unas tres horas y media, estuvimos en un hotel. Al final decidimos regresar. Al otro día nos enteramos que desertó José Ariel Contreras. Como dice el refrán, me mandaron la lancha una o dos veces, no la cogí y después tuve que aprender a nadar solo.

Llegamos a La Habana, se juega al Copa Intercontinental. Ya había estado ingresado en el Frank País. Básicamente me sacan del Frank País para tirar la final contra Corea de relevo. Estaba lastimado de mi espalda, siguió el proceso. A mitad de temporada en la Serie Nacional empezaron los problemas de mi brazo. No pude ni tirar la Superliga, creo que fue motivo de la lesión de la espalda.

Mi objetivo era jugar el mejor béisbol del mundo. En Cuba había llegado a un techo. Ahora nos tocó enseñar lo que aprendimos, ayudar a las nuevas generaciones. Estoy seguro que si hubiera tenido la salud, hubiera tirado al nivel de Grandes Ligas. Por lo que he visto aquí, por los lanzadores con lo que he trabajado. No quizás superpícher, pero hubiera tirado.

La gente dice que hubo una bronca con los Gurriel, que si hubo un batazo. Nunca fue así, tenemos una buena relación. Hubo encontronazos, sí, como cualquier director los tiene con un atleta. Pero no problemas con un bate. El problema mío viene no solo de la inexperiencia, de los deseos. Quizás hubo un poco de championismo en los equipos que jugué y se olvidaba la salud del atleta. Cuando eres joven eso no lo miras. Esa inmadurez te lleva a que hoy en día te esté pasando yo lo que está pasando. Hay que buscar la forma de protegerse y que las carreras se alarguen.

La frustración fue grande (por las operaciones y la no recuperación del brazo). Le hice rechazo a los terrenos. Todo el mundo quería verme. Cuando llegué aquí fue una sensación. Llegar a un terreno de pelota y tener pena de tirar una pelota porque no sabía cómo la iba a tirar, fueron momentos difíciles, pero te vas adaptando. Aquí he tenido que trabajar en muchas cosas, pero nunca he perdido el sueño, el sueño siempre ha sido la pelota.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine