FOTO: Getty Images

En estos días en que se habla mucho de un equipo Cuba unificado, muchos peloteros han mostrado sus deseos de representar a Cuba, pero a la vez ponen una condición recurrente para hacerlo: que no les toquen temas políticos.

El destacado cerrador cubano en MLB, Raisel Iglesias, se sumó a esta corriente de emigrados de la isla que están en la total disposición de jugar por su país nuevamente, pero que no tolerarían la intromisión de la política, porque recuerdan como fueron usados por las autoridades de la isla como objetos de su propaganda.

Iglesias dijo a Jorge Ebro y otras personas en un video disponible en El Nuevo Herald que le gustaría que el equipo Cuba jugara en el Clásico Mundial no en Asia, sino en Miami, jugando contra los otros conjuntos del Caribe.

El cerrador de Cincinnati habló también de si los que compiten en la Isla tiene o no posibilidades de integran un conjunto unificado.

“Ellos son elegibles, pero si formas un equipo con los jugadores que están aquí, para nadie es un secreto que los jugadores que están allá tienen que esperar su momento. No tienen chance, tienen que esperar su momento, con todo el respecto que tienen los jugadores de allá, que fueron compañeros de equipo mío”, dijo a Jorge Ebro.

Interrogado sobre el particular de Alfredo Despaigne, de sí tendría cabida como designado, respondió que “es un señor pelotero y debería estar en ese equipo”.

La pregunta de su disposición de jugar por Cuba nuevamente y competir en el Clásico Mundial no podía faltar en la conversación, y declaró que “me gustaría participar en el Clásico siempre y cuando no haya tanta política en la delegación que Cuba vaya a traer para ese tipo de eventos”.

A la vez, tampoco esquivó la interrogante de si iría por otra nación, toda vez que la Isla no llama a sus emigrados. “Si el equipo de Estados Unidos me hace la invitación y soy elegible, jugaría por ellos, ya que no puedo jugar por Cuba, porque ellos no quieren. A los peloteros que están aquí nos gustaría participar en el Clásico”.

El nativo de Cuba, con una sólida carrera en MLB, mira a la temporada en pausa como un oasis de oportunidades: por un lado, mejorar sus números de 2019, cuando vio afectado su promedio de carreras limpias, y por el otro llegar a los 40 salvados en una sola campaña, una cifra de peso para un apagafuegos en el mejor béisbol del mundo.

Pese al parón, dijo semanas atrás que “he seguido un régimen de entrenamiento bastante serio y completo. Me mantengo en comunicación con el equipo que está atento de lo que hacen cada uno de sus peloteros. Entrenar en casa requiere de un alto grado de compromiso con uno mismo”.

El antillano tiene a su alcance, para 2020, varias cotas personales nada despreciables. Una es sobrepasar los 40 salvados, uno de sus deseos mayores, como reconoció en enero pasado.

“Pienso en ese número constantemente. Cada vez me voy acercándome. Primero logré 30, ahora 34. Créeme que haré todo en mi poder para llegar a 40, porque es una cifra que significa mucho para un cerrador. Habla mucho y bien de tu trabajo. Desde que se fue Aroldis Chapman del equipo esa ha sido mi meta. Eso no sale de mi cabeza”, dijo entonces a El Nuevo Herald.

Como Raisel, otros cubanos han expresado que aceptarían, pero que no están dispuestos a ceder ante la política, o a hacer comentarios relacionados con este asunto de alguna manera.

Este es el caso de Henry Urrutia, quien dijo que si las organizaciones a las que pertenece lo autorizan, estaría dispuesto a jugar por Cuba nuevamente, pero pone, entre otras, ciertas condiciones nada descabellas: que se le trate como a un cubano más y que no le obliguen a hacer comentarios políticos.

“Yo estoy en la total disposición de representar mi bandera y mi patria, mi tierra de dónde vengo en cualquier evento siempre y cuando mis organizaciones a las que pertenezco me autoricen”, afirmó Henrry.

Con una amplia carrera en Ligas Invernales del Caribe, jugaría nuevamente por la Isla “siempre y cuando no me quieran obligar o persuadir para que haga comentarios políticos, siempre y cuando se me trate como un cubano más y como a cualquiera de los otros jugadores y que no porque decidí irme de Cuba se me trate mal”, dijo en su cuenta de Facebook.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine