Para intentar reanimar el decaído pasatiempo nacional, el béisbol cubano experimentará con la transformación de algunos estadios y academias en cooperativas o pequeñas y medianas empresas, formas de gestión económicas que pretenden hacer sustentable el principal campeonato nacional.

Las últimas noticias de lo que viene para el futuro de la pelota cubana se están conociendo a cuentagotas en encuentros que directivos del Inder y de la Comisión Nacional de Béisbol llevan a cabo las distintas provincias del país, para “dialogar y evaluar el cumplimiento de los objetivos y directrices que refleja la estrategia del béisbol”, según Guillermo Rodríguez.

En un béisbol cubano esencialmente estatal, que ha rechazado por años ideas como el empleo de la publicidad y otros posibles modelos de negocios para hacerlo sustentable desde el punto de vista económico, pareciera que se producirá un cambio importante en la administración, aunque no se conoce la magnitud.

El colega Félix Anazco Ramos dio a conocer que Juan Reinaldo Pérez, Comisionado Nacional de Béisbol, dijo en Camagüey que se vienen cambios como parte de la nueva estrategia de trabajo que pretende implementar su organismo, que pudieran cambiar la dinámica de cómo se manejan los centros deportivos hasta el momento.

De acuerdo con el periodista, “algunas instalaciones y academias van a pasar a nuevas formas de gestión económica (cooperativas no agropecuarias, TCP o MIPYMES)”, y en el caso de estas últimas, constituyen la gran novedad de los cambios económicos demorados, con los cuales el gobierno pretende reanimar una economía deprimida.

Incluso, el directivo apuntó que el estadio Latinoamericano -el más importante del país- será el primero en experimentar este cambio en el futuro cercano, pues según Anazco, “el objetivo de este paso es que tengan su autonomía financiera y sean autosostenibles”.

A falta de más detalles se desconoce si esto implicará, por ejemplo, un cambio en el costo de las entradas a los estadios de la Serie Nacional que pudiera derivar en tornar menos apetecible la asistencia en caso de elevarse demasiado, si no viene acompañado por un aumento en la calidad de los servicios y un mejor espectáculo, entre otros factores.

Tampocon se sabe, si las MIPYMES en cuestión, por ejemplo, será estatales o si tendrán oportunidades algunas del sector privado, algo que implicaría un verdadero y profundo cambio.

Flotan en el aire algunas importantes interrogantes a raíz de este anuncio del béisbol cubano, las cuales se hacen algunos aficionados a tono con los cambios que prometen las publicitadas MIPYMES: ¿Podrá existir inversión extranjera? ¿Llegará la publicidad a las instalaciones deportivas? ¿Hasta qué punto permitirá el gobierno una “independencia económica” en el deporte, que le haga perder el control?”.

Con una infraestructura añeja, servicios deprimidos y poco espectáculo, cabe preguntarse qué tan profundas serían estas transformaciones para el béisbol cubano o si serán efectivas las gestiones de las empresas o cooperativas en pos dar vida a un show poco atractivo.

El tiempo y la aplicación de estos cambios podrá decir cuán trascendentales serán estas mutaciones en las formas de gestión económica, su alcance real y su impacto en la pelota de la isla, con un campeonato atrasado, poco rentable y que pierde gancho cada día.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.