Con la salida de César Prieto, el béisbol cubano perdió a una de sus joyas más preciadas y también uno de sus talentos con mayor potencial entre los jugadores de posición que aún permanecían en la Isla.

Tras arribar a la ciudad de Miami, Estados Unidos, el estelar bateador zurdo dejó a la delegación que intervendría en el Torneo Preolímpico de las Américas y se perdió en la inmensa ciudad. Sin dudas, el otrora segunda base del combinado nacional buscará hacerse de una firma con algún equipo de las Grandes Ligas.

De igual forma, el lanzador habanero, Andy Rodríguez, cerrador de Industriales en la Serie Nacional, decidió permanecer en territorio norteamericano y no regresar a la Liga Profesional de Japón (NPB), donde tenía contrato con los Halcones de Softbank.

Ambos jugadores resultan atractivos para los scouts de los equipos de la MLB y ostentan cualidades para ser tenidos en cuenta por las organizaciones del Big Show. La juventud y, más que nada, el talento, hacen pensar que en un futuro cercano Andy Rodríguez y César Prieto consigan firmar.

En el caso de Prieto, durante el tiempo que jugó el principal torneo del país, la Serie Nacional, intervino en cuatro campañas. Debutó en la Serie 57 con el conjunto de los Elefantes de Cienfuegos tras tener un excelente campeonato Sub-23. Con los sureños tuvo pocas oportunidades ese año, apenas un hit en 17 turnos.

Sin embargo, para la siguiente campaña despuntó como uno de los mejores bateadores, primero con los Elefantes y, posteriormente, como refuerzo de Villa Clara. Si tenemos en cuenta la etapa clasificatoria y la postemporada, ese año pegó 144 hits en total. Como extrabases, largó 18 dobles, cuatro triples y seis jonrones.

Al siguiente año (2019) regresó con un nombre para tener en cuenta a la hora de confeccionar el Equipo Nacional y no solo eso, sino que devino pieza clave de la clasificación de Cienfuegos a la Segunda Fase de la Serie Nacional. El monto de indiscutibles quedó fijado en 96, más los 15 que dio con Matanzas en los playoffs.

Lo que más debe llamarles la atención a los ojeadores es su capacidad de poner la bola en juego y anotarse indiscutibles. Durante los cuatro años que jugó en Cuba consiguió 385, para un average de .357 de por vida. Además, de esos 385, 91 fueron extrabases. Es decir, cada 11.87 veces al bate sus conexiones le daban una mayor cantidad de bases.

Sin embargo, para luchar la titularidad dentro de una escuadra de la Gran Carpa, quizá no vendría mal mejorar su capacidad de producir cuadrangulares, pues cada 56.7 turnos oficiales botaba la pelota. Aunque la fuerza no lo caracterizaba en Cuba, ganar algo de peso pudiera aumentar sus posibilidades de figurar dentro de cualquier alineación.

Por otra parte, el excerrador de Industriales tiene por delante el reto de demostrar su valía ante los ojeadores. Aunque aún es muy reciente su salida del béisbol cubano, quizás el “Cañón de Guanabacoa” contemple entre sus perspectivas futuras el poder lanzar en el mejor béisbol del mundo.

En su hoja de servicios con la escuadra de los leones trabajó en 133 partidos, con decisión en 64 de ellos: 23 ganados, 10 perdidos y 31 salvados. La recta, su mejor lanzamiento, llegó a marcarle un máximo de 97 millas y, como promedio, rondaba las 94. Tras poco tiempo, se convirtió en el cerrador por excelencia del conjunto capitalino y su nombre se tuvo en cuenta para confeccionar el equipo Cuba que participó en el Premier 12 del año 2019 y ahora para el finalizado Torneo Preolímpico de las Américas.

Poco antes de finalizar la Serie Nacional, los Halcones de Softbank, de la NPB, se hicieron con sus servicios tras firmar un acuerdo por dos años. Antes, iría para la escuadra de los Piratas de Campeche de la Liga Mexicana de Béisbol, pero la pandemia de Covid-19 frustó su incursión en esa competición. Es decir, a pesar de su juventud, evidenció un gran potencial para lanzar a un nivel exigente, muy por encima de la liga cubana.

Ahora, con la posibilidad de rubricar algún acuerdo con los equipos de las mayores necesita explotar mejor sus herramientas, diversificar su repertorio y mejorar la concentración desde el montículo, muy necesario para optar por un lugar dentro de un bullpen al máximo nivel.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.