Un notable prospecto de Villa Clara, quien con solo 20 años asumió el riesgo de abandonar Cuba, comparte un anhelo con otras decenas de peloteros que antes han partido de la Isla: jugar en las Grandes Ligas.

Aunque joven aún, José Carlos Rodríguez tiene bien claro su deseo y como aval posee su talento, su esfuerzo, y el haber jugado dos Series sub-23 en su país, con buenos resultados, y haber sido parte, en su única campaña al máximo nivel, de la nómina de los azucareros que alcanzaron el subcampeonato en la 58 Serie Nacional.

El muchacho de Manicaragua batea a la zurda y fildea a la derecha, juega los jardines, la inicial y se caracteriza por su ofensiva, su potente brazo y velocidad entre las bases. En esa campaña, madero en ristre, logró un slugging de 419, y dio 4 cuadrangulares en solo 62 veces al bate como novato, mientras a la defensiva participó en 21 partidos, con average de 920.

En 2019 comenzó como parte del conjunto sub-23, pero antes de acabar el campeonato decidió abandonar el país. En estos momentos se encuentra en República Dominicana en espera de ser contratado por alguna organización de la MLB. De los sueños, vicisitudes, y el porqué tomó una decisión trascendental como esa, conversó José Carlos Rodríguez con Play Off Magazine.

¿Cómo fueron tus comienzos en el béisbol?

Comencé a jugar desde muy niño. Mi mamá se llevaba con un entrenador a quien le dicen Capote, de Manicaragua, y él siempre se hizo cargo de mí en la pelota, me iba a buscar para entrenar todos los días. Ahí comenzó todo. Jugué todas las categorías pequeñas y fui a la provincial.

En séptimo u octavo grado jugando con los de quince años, me vieron mis condiciones y resultados ese año. Fui buen corredor desde niño, corría muy bien las bases, tenía buena potencia de mi brazo derecho, aunque me enseñaron a batear a la zurda. Picheaba en esos tiempos como casi todos los que empezamos y lo hacía bastante bien. Entonces comencé en la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) en noveno grado, como sub-15.

Era muy delgadito, pero tenía buena fuerza interna. Al entrar a la EIDE empecé a fortalecer mi cuerpo. Se utilizaban mucho las pelotas negras pesadas en el bateo y fortalecí mucho los brazos. No fui jonronero, pero si daba batazos consistentes.

¿Cómo eran las condiciones para el desarrollo como pelotero?

Las condiciones en la EIDE eran más o menos buenas para los entrenamientos, y los profesores también lo eran. La comida era floja, no había buena alimentación, muy pocos los alimentos que nos daban para un atleta de alto rendimiento, eso no era suficiente. Sobrevivíamos porque llevábamos dinero de la casa y comíamos a la hora de los almuerzos y después de las cenas en los paladares que había por afuera de la EIDE, porque no nos llenábamos con las comidas que nos daban.

La ropa, más buena o más mala, pero aparecía para las competencias un trajecito. El transporte para los de pelota si estaba bien, yo tuve suerte. En Manicaragua hay una base de guaguas y nos iban a recoger los viernes y regresábamos los domingos.

¿Tuviste todas las oportunidades para el talento que tenías?

Nunca fui a ningún equipo Cuba. Estuve en la preselección en mi último año juvenil, en 2017, que iba a la liga CanAm, pero no me llevaron aun cuando rendí muy bien y estaba casi en el equipo. Según Basulto, de la comisión nacional, mi pasaporte y la visa tuvieron problemas, sabes cómo es eso. Esa situación fue conmigo y otro muchacho. Si no llega a suceder eso hubiera sido uno de los integrantes de aquel equipo.  

Al Villa Clara llegué cuando salí de los juveniles a los 18 años. Jugué mi primer sub-23, en el cual bateé 305 y lucí muy bien. Estuve en la preselección de los mayores con tremendos resultados en los entrenamientos y en los topes. Eduardo Paret estaba al frente de la dirección e hice el grado para aquel conjunto. Estuve ese solo año, cuando fuimos subcampeones. Al próximo año jugué el sub-23 y antes de acabarse esa serie, decidí irme para Dominicana.

Siendo sub-23 se suponía que debía ser regular, pero no era tan así ni con la frecuencia y oportunidades que yo podía tener. Nunca tuve buena relación con Ariel Pestano, que era el director. No me ponía mucho, no me daba casi posibilidades de juego. Fíjate que fui a la Serie Nacional 58, en la que lucí bien y cualquier cosa que hacía lo veía mal y me quitaba rápido.

Pestano tenía resentimiento con algunos peloteros, pasaron muchas cosas. El caso mío no fue el más extremo, pero con otros sí había y mucho. Los dos años en que él me dirigió se notaba desunión, no había buena unión entre nosotros. No nos trataba como debía ser. Su forma de ser no era la mejor ni la más adecuada para dirigirse a los peloteros.

No era parcial como director. Está bien que su hijo estuviera en el equipo, pero tenía que darle chance a otros peloteros que tienen muchas condiciones y casi no les daba oportunidades y también tenían tremendas condiciones. Hay momentos en que se debe llamar a los atletas aparte y no lo hacía.

Paret era diferente. Además de ser buen director nunca lo vi gritarle a un pelotero o decirle algo en mala forma. Siempre lo hacía de la mejor manera para que el pelotero entendiera y pudiera mejorar sus dificultades o algo que estuviera haciendo mal.

José Carlos Rodríguez prospecto cubano
Eduardo González Martínez | Play-Off Magazine José Carlos Rodríguez con el uniforme de Villa Clara.

¿Cómo viste el ambiente del equipo en la Serie Nacional?

Las condiciones de vida en el Villa Clara eran buenas. Eduardo Paret como director siempre buscaba la manera de que todos estuviésemos bien y tuviéramos las mejores condiciones para entrenar y todo funcionara bien en el equipo. Disfruté mucho ese segundo lugar, a punto de ser campeones, cuando dirigió; aparte, fue mi debut en Series Nacionales.

Tuve suerte ese año, las atenciones fueron buenas porque Paret resolvía mucho para los peloteros porque nos llevábamos muchas cosas para la casa. Nos estimulaban y ayudaban. Casi siempre vendíamos los refrescos que nos daban porque no hay un salario que alcance para mucho que digamos. Quedamos subcampeones y nos vendieron cosas y nos dieron tres días en el hotel Habanilla con todos los gastos pagos y la familia.   

¿Por qué decide José Carlos Rodríguez irse del país?

No tenía pensado venir para Dominicana, pero se me dio la oportunidad y la aproveché. Un día se comunicaron conmigo, hablamos por una llamada. Una persona que estaba aquí, cubano, interesado en mí y cuadramos todo y así fue. Llegué acá y tengo las mejores condiciones, nos mantienen de todo.

¿Qué ha cambiado con respecto a Cuba?

No compramos nada, ellos lo suministran todo. Tenemos entrenadores que nos corrigen y atienden a nosotros solamente. Por las mañanas se entrena en el play hasta la hora de almuerzo y por las tardes al gimnasio. Tenemos muchos implementos imprescindibles para jugar pelota y una alimentación buena.

Llegué pesando 185 libras y ya peso 215, en un año y cuatro meses que llevo aquí. No hay preocupación, no falta de nada aquí. No hay escasez de implementos como en Cuba, esa es la diferencia. La idea que tienen con todos nosotros es firmar para las Grandes Ligas, pero ahora con lo de la pandemia está detenido.

¿Cuáles son tus sueños y que esperas en el futuro?

Uno tiene que proponerse nuevas metas. Tengo la confianza en que todo se dará paso a paso, con la ayuda del Señor. He ganado fuerza al bate, masa corporal y en madurez. Si decidí venir para Dominicana fue para superarme yo mismo y probarme en otras ligas.

Hay que tener fe en que voy a ir escalando por las Ligas Menores, al menos, y si no, seguiré a ver si puedo jugar en otras ligas profesionales, ya sea aquí en Dominicana u otro país. Lo último que haría si no me llaman, y que podría ser la última opción, sería volver para Cuba a jugar nuevamente la Serie Nacional.

Ahora en este instante lo que tiene mi mente es firmar para salir adelante y ayudar a mi familia y cumplir con mi sueño de jugar en la Gran Carpa. Con Dios mediante me veo en un futuro próspero. El paso que di, sin dudas, fue el adecuado. Que mi gente de Cuba que siempre han estado en las buenas y en las malas, que esperen siempre lo mejor de mí, que voy a tirar para adelante para triunfar. 

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine