El Torneo Nacional de Ascenso del baloncesto cubano no acaba de convencer a los amantes de este deporte en materia de espectáculo. Cuenta con pocos argumentos para hacerlo, sin embargo, en la clasificación de la zona central del país, uno de los amantes de este deporte, desde el público, abarca más los reflectores que las canastas. En las gradas de la sala polivalente Rafael Fortún disfruta el juego de turno el campeón olímpico, Julio César La Cruz.

Los días de descanso le sirven para tener una rutina atípica  fuera de la “finca” del centro de entrenamiento Urbeín Quesada. Estar en Camagüey siempre le resulta una bendición al capitán de la escuadra de los Domadores, que se coronó en la más reciente Serie Mundial de Boxeo, tras vencer al  Astaná Arlans.

“Fue una gran sensación para el equipo completo porque pudimos demostrale al pueblo de Cuba y al mundo entero, en especial a los que más conocen de  boxeo, que las otras dos Series Mundiales que perdimos tienen sus cosas, sus dudas, porque en esta ocasión que fuimos a terreno neutral la ganamos fácilmente. Marcador de 7-3. Creo que ello mostró un resultado más fiable”, dijo.

¿Más Lobos que Domadores en China?

¿Qué sensación te dejó la actuación de los más jóvenes como Osvel Caballero?

Para mí siempre la confianza en los compañeros es vital, más cuando tienes experiencia acumulada. Cada uno de ellos, y los más jóvenes, supieron dar lo mejor de sí. Salió el éxito y el triunfo que es lo que todos esperábamos. No puedo decirte que solo fue misión de uno. 

Tu incursión en los 91  kilogramos forma parte de una estrategia que se materializó el año pasado. ¿Cuáles son los motivos?

Sí , es estrategia. Soy más longevo pero no es problema de la edad porque aún tengo 29 años.  Es para protegerme en Cuba y el objetivo es seguir avanzando hasta Tokio.

¿Pelearás en los Juegos Olímpicos de  Tokio en 81?

Sí, torneos oficiales  extra-fronteras compito en los 81 kg el año completo. Pero a finales de año los eventos domésticos y por equipos, Playa Girón y demás, los haré en 91 kilogramos.

¿No tienes problemas para hacer y luego regresar al peso?

No, para nada. No es la edad ni nada, pienso terminar el ciclo olímpico en 81 kilos y ratificar algo que no lo digo yo, lo dicen otros que saben  más, y lo dicen los hechos incluso: soy el mejor 81 kilogramos de la historia del boxeo amateur. No me debilita los 91 porque peleo con 84 o 85 kilogramos. Así que no es tanto lo que debo bajar luego.

Para finales de año, la cartelera competitiva del boxeo cubano cierra con el torneo nacional por equipos, que volverá a tener a Camagüey como una de las escuadras a derrotar, con la figura del tetra campeón mundial al frente.

“Viene el por equipos y  defender a Camagüey es la meta de inmediato. Te digo más, se preparan condiciones para ver si acoge esta tierra un cartel de la Serie Mundial. No es oficial, pero ya se lo merece”.