Cuando el FC Barcelona enfrentó al Inter de Miami en un partido amistoso en Estados Unidos, este suceso adquirió una connotación especial para el fútbol cubano, debido a la presencia de un jugador de la Isla en el encuentro: Modesto Méndez, quien, aunque no jugó, presenció el partido desde la banca.

Este joven emigrado, defensor del Inter de Miami II, ha recibido ya convocatorias para partidos de la MLS, aunque todavía ansía concretar su debut en el máximo circuito del balompié norteño y también, quién sabe, probarse un día en los circuitos de Europa.  

Modesto Méndez emigró hace unos años hacía Estados Unidos y nunca abandonó el sueño de jugar fútbol de forma profesional. Su camino, por cosas de la vida, lo ha llevado de vuelta a casa: a ser llamado para integrar la selección nacional antillana, como parte de los bautizados “legionarios”.

En su caso, es uno de los jóvenes cubanos con talento, cuya carrera ha ido en progreso en estos últimos años, para desmentir aquello de que La Mayor de las Antillas, tierra histórica de peloteros, no produce futbolistas. Además, con importantes logros en su carrera a tan corta edad, se perfila como una importante pieza en cuanto al presente y futuro de esta disciplina para el principal combinado de la isla.

Para conocer de primera mano detalles de su incipiente carrera deportiva; sobre cómo se abrió paso en un nuevo país; sus aspiraciones y de la experiencia de enfrentar al FC Barcelona, conversó Modesto Méndez con Play-Off Magazine.

¿Cómo llegas al deporte? ¿Qué te motivó a decidirte por el fútbol?

Como todo niño, practiqué muchos deportes. Los primeros fueron el judo y el boxeo, aunque en este último no me llegué a poner ni los guantes, pero estuve unos días entrenando. Cuando estaba en la escuela primaria, en la Educación Física, se jugaba mucho fútbol, y un día pasaron los profesores Mayito y Julio quienes, al verme jugar, me captaron para entrenar: por ellos, me decidí. 

Al principio, era como un hobbie para mí, lo hacía para divertirme y tener ocupadas las tardes. Con el paso del tiempo, fui mejorando y llegué a la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE), donde participé en varios campeonatos escolares y juveniles.

Futbolista Modesto Méndez
Eduardo González Martínez Futbolista Modesto Méndez

¿Cuáles fueron los principales entrenadores que tuviste? ¿Tenían las condiciones necesarias para trabajar con ustedes?

Para mí, los principales entrenadores que tuve fueron los que te mencionaba anteriormente, pues ellos me dieron el arranque, la fuerza, la motivación y las herramientas para ser un buen futbolista. Recuerdo que me decían: sigue en este deporte, que tienes talento y vas a llegar lejos.

En Cuba, las condiciones son limitadas y por entonces, teníamos carencia de utensilios e incluso para trabajar había una sola pelota. Éramos 10 muchachos, ya te puedes imaginar las condiciones. Esos entrenadores se sobrepusieron a esas adversidades y dieron lo mejor de ellos para que saliéramos adelante.

¿Por qué decide Modesto Méndez emigrar a Estados Unidos?

La causa principal fue que me decepcioné cuando me dejaron fuera de una selección nacional en las categorías menores. Recuerdo que se año tuve una excelente preparación, jugué muy buenos partidos y, aun así, me dejaron fuera.

Mi mama vivía aquí en Estados Unidos hacía ya 6 años y, después de esa decepción, le dije que me arreglara los papeles que quería irme del país.

¿Cómo fueron esos primeros momentos al llegar a Estados Unidos, una nación completamente diferente?

Siempre tuve en mente que, cuando llegara a Estados Unidos, me iba a dedicar al fútbol, pero, aunque entrenaba en las tardes cuando podía, lo primero que hice fue trabajar durante un año, aproximadamente.

En realidad, no fue muy difícil la adaptación a este nuevo país, en donde vivo con mi mamá y mi hermana. Como tengo familia, no he estado solo y todo me ha ido bien desde que llegué a Estados Unidos. Lo único que me dolió, cuando vine hacia aquí, fue que tuve que dejar a mi papá en Cuba, pues siempre he sido muy unido a él, porque fue quien me crio.

¿Qué importancia ha tenido en tu carrera el Fortuna Soccer Club?

El Fortuna fue mi casa al llegar a Estados Unidos y me abrió las puertas hacia el profesionalismo. Cuando vine a Estados Unidos, llamé a Jorge Luis Corrales [futbolista cubano] quien es un gran amigo y muy buen jugador. Recuerdo que le dije: “Quiero jugar fútbol”, y él me dijo: “Ven para acá, conozco un club en el que puedes empezar”. Así fue como conocí a Mario Lara, alguien a quien considero mi segundo padre, y a quien le estoy muy agradecido por todo lo que me ha ayudado.

¿Cómo ocurrió el cambio al Inter de Miami?

Después de estar un tiempo jugando con el Fortuna Soccer Club, Mario me dice: “Van a hacer un estadio en Miami y una franquicia importante está buscando nuevos jugadores. Lo cierto es que ellos fueron a ver los juegos del Fortuna y después de observarme jugar, se pusieron en contacto conmigo.

¿En qué momento se encuentra tu carrera actualmente en el Inter de Miami II? ¿Ves cerca la posibilidad de debutar en la Major League Soccer (MLS)?

Me siento bien, estoy cerca de mi familia, me tratan bien y estoy enfocado en mi carrera. Yo entreno toda la pretemporada con el primer equipo, ya tuve hace algún tiempo mi convocatoria para la MLS, pero sigo trabajando y espero la oportunidad para hacerlo bien. Debutar en la máxima categoría del fútbol estadounidense será un sueño, pero, por el momento, trabajo día a día para hacerlo realidad.

¿El salario que percibes por parte del club da para vivir? ¿Sucedía lo mismo en Cuba?

Sí, me da para vivir con lo que cobró aquí e, incluso, con eso puedo ayudar a mi papá en Cuba. Yo me fui de Cuba siendo estudiante aún, con 18 años, por lo que nunca cobré. No sé decirte si allá, el salario me hubiese dado para cubrir mis necesidades esenciales.

¿Es el fútbol un deporte atractivo para los jóvenes estadounidenses? ¿Cómo ves el ambiente y el seguimiento a este deporte en dicho país?

El fútbol es muy atractivo para los jóvenes de aquí. Además, la MLS ha aumentado mucho su nivel. A eso, súmale que están llegando a la liga muchas estrellas de Europa y eso llama mucho la atención de los jóvenes. Una vez que el fútbol llega a los corazones de las personas, jamás se va.

El FC Barcelona disputó un encuentro de pretemporada contra el Inter de Miami y fuiste convocado para este importante desafío. ¿Cómo viviste ese momento? ¿Qué te llevaste del estilo de juego de dicho equipo?

La noticia de mi convocatoria para el juego contra el Barcelona no fue sorpresa, porque, como te decía, ya tuve hace algún tiempo, mi convocatoria para la MLS y entreno con el primer equipo. Te confieso que sí me alegró, fue un sueño y una aventura más en mi carrera. Fue muy bonito verlos jugar, aunque fuera desde la banca, pues ese es el equipo que más observo internacionalmente.

En el partido, me decía: ¡Qué fácil juega el Barcelona! Verlos desde tan cerca, saludarlos, fue algo grandioso. Me abracé con Sergio Busquets y Sergi Roberto entre otros. Me quedo de esa experiencia con los consejos que me dieron para salir adelante en mi carrera. Lo que más me sorprendió fue la coordinación del equipo, tanto defendiendo como atacando, y a eso, súmale la velocidad y precisión para poder tener esas transiciones con tanta calidad. Todo en el Barca es posible por la gran unidad y organización que tiene el equipo.

¿Qué diferencias encuentra Modesto Méndez entre el fútbol cubano y el profesional?

La diferencia de Cuba con una liga profesional es muy amplia, lo digo por muchas cosas que he visto y vivido, desde lo más mínimo para desarrollar el fútbol, hasta aspectos más complicados. Cuando hay que resolver ciertas cosas, para todo de ponen un obstáculo y una traba, y en el profesionalismo, no funciona así. Creo que lo que más afecta a Cuba es la falta de recursos y lo lento que se tornan ciertos procesos.

Has sido llamado a integrar la selección nacional de fútbol de Cuba. ¿Cómo ha sido el ambiente del equipo? ¿Qué crees que le falta a la selección para tener mejores resultados?

Para todo futbolista, llegar a la selección es un sueño y cuando me contactaron para integrar el equipo fue una sensación espectacular, sería muy difícil describirlo. El ambiente de selección es algo único, en lo personal estoy contento y orgulloso de haber representado a mi país.

Me siento feliz por la acogida que me dieron en el equipo. A nuestra selección le falta tener más roce internacional y tiempo para trabajar, pero poco a poco estamos mejorando en el área, ya no nos golean y jugamos cada día mejor. Con los legionarios se ha visto un avance en la selección.

¿Crees que solo con la convocatoria de los legionarios se van a resolver los problemas del fútbol cubano?

La llegada de los legionarios soluciona, hasta cierto punto, algunos problemas del fútbol cubano y, en especial, de la selección nacional. Se han visto los resultados y también cómo el equipo ha mejorado en su sistema de juego. Muchos de los jugadores que jugamos en ligas extranjeras aportamos nuestro conocimiento y la experiencia para adaptarnos a las ideas que tiene el entrenador.

Como te decía, solo se resuelve una parte de los problemas del fútbol cubano, pues el mejoramiento del fútbol cubano es proceso muy largo y tienen que cambiar muchas cosas. Creo que en Cuba se están dando muchos pasos para que mejore este deporte, pero hay que seguir trabajando para que se vean los resultados desde las categorías menores. 

¿Qué planes tienes para tu carrera profesional? ¿Te gustaría probarte en Europa?

Mi principal sueño es lograr jugar en la MLS: hacía ahí es a donde apuntan mis esfuerzos en la actualidad. Sí me gustaría jugar en Europa, es un fútbol distinto y una nueva experiencia, pero por el momento voy paso a paso y tratando de ser mejor cada día.

¿Cómo es tu vida cuando no estás jugando fútbol?

Cuando estoy fuera del fútbol, ayudo en lo que pueda a mi mamá en la casa, paso el tiempo viendo series, o viendo fútbol. Hasta cierto punto, uno nunca deja de jugar fútbol por completo. Por la tarde, si no estoy jugando, entonces entreno, corro, hago estiramientos y voy al gimnasio: es difícil encontrarme fuera del fútbol.

¿Cuán importante ha sido el apoyo de tu familia durante tu vida? ¿Cómo mantienes la comunicación desde la distancia con tu papá?

Mi familia ha sido muy importante en mi vida. Mi papá, cada vez que tengo juego, me llama y está pendiente de mí en Cuba. Incluso, cuando tengo algún problema o situación sentimental, en él es en quien me apoyo.

Mi mamá va a todos los juegos y me ha apoyado muchísimo aquí. Te puedo decir que tengo todo lo que necesita un futbolista para desarrollarse, para estar concentrado en su deporte, porque las otras cosas las tengo.

¿Has podido cumplir en Estados Unidos los sueños con qué saliste de Cuba? ¿Fue la decisión correcta emigrar a los Estados Unidos?

Me fui de Cuba para reunirme con mi mamá y cumplir mi sueño de ser jugador profesional. Tras jugar varios años aquí, me siento feliz y creo que fue la decisión correcta venir a los Estados Unidos. La verdad, se me han abierto muchas puertas y soy muy feliz con la vida que llevo.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.