Como estamos en una era con visible influencia de la tecnología, el béisbol tampoco escapa a ese influjo y, por ende, el juego ha cambiado mucho en la última década.

Los ponches y los jonrones son los protagonistas de los partidos; la velocidad de los lanzamientos y el giro de la bola son la obsesión de cualquier serpentinero en la Gran Carpa. Entonces, un lanzador tiene que ser un máquina física y también inteligente para rendir en la mejor liga del mundo.

En nuestra Mesa de Análisis estudiamos a los lanzadores cubanos que pueden lucir más en la venidera contienda del Big Show.

Adrián Morejón (22 años, LHP, Padres)

Sin dudas, la joya del picheo cubano es Adrián Morejón, quien puede ser que en este año-su tercero- tenga su temporada de impacto. Dinelson Lamet está regresando de una lesión en el codo que lo privó de la postemporada pasada. Aún no ha hecho una apertura en el Spring Training y es casi probable que demore su inicio de campaña. Conociendo esto, el mayabequense se perfila como el quinto abridor en una de las mejores rotaciones del campeonato.

Cuando Lamet regrese, los Padres le subirán moderadamente las cargas físicas y los volúmenes de innings y para ese entonces, aunque Morejón esté en el bullpen, todavía obtendrá juegos como abridor. Pero como nunca ha lanzado más de tres innings en MLB será un reto.

Esta semana tuvo un buen comienzo contra los Atléticos de Oakland al trabajar en más de tres entradas por primera vez desde abril en 2019 (AA Amarillo). De todas formas, el corpulento zurdo se consolidó como un buen abridor en el Farm System, y acumuló 43 inicios en MILB (Minor League Baseball). Pero, no deja de ser una incógnita en su carrera ¿terminará abriendo o relevando? Las condiciones dictan que tiene todas las herramientas para convertirse en un buen titular de la rotación, aunque puede ser lejos de los frailes.

El dato: Ningún abridor (zurdo) obtuvo un average de velocidad más rápido en la recta de cuatro costuras en 2020 que Adrián Morejón (96.5MPH), en un mínimo de 100 FOUR-SEAM y esto incluye playoffs. La mala noticia es que le promediaron un SLG de .739 contra estos lanzamientos. Morejón lanza la recta el 56.2 por ciento de las veces, y eso en una era donde existen más lanzamientos rompientes se puede pagar caro.

Línea ofensiva 2020 vs breaking ball (curve y slider) solo en temporada regular:

.125/125/125 (34 LANZAMIENTOS)

Linea ofensiva 2020 vs fastball (four-seam):

AVG.334/OBP.400/SLG.889 (87 LANZAMINETOS)

Línea ofensiva 2020 vs offspeed (split-finger)

.091/.091/.091 (32 LANZAMIENTOS)

*153 LANZAMIENTOS EN TOTAL

Entonces, a pesar de que su four-seam es buena, debe confiar más en sus envíos secundarios. Llegó una oportunidad única para que se revindique como lanzador abridor. Seamos claro: el año que viene regresará a la rotación Mike Clevinger (de una Tommy John) y no habrá un espacio para el cubano. En este caso, su futuro en esta franquicia como abridor deberá esperar, o puede terminar como relevista. Aún es temprano para aventurar el porvenir de Morejón, pero esta contienda será un desafió para el joven de 22 años.

Vladimir Gutiérrez (25 años, RHP, Reds)

Siempre he sido un defensor de Vladimir Gutiérrez, pues es uno de los lanzadores con más proyecciones en la granja de los Reds junto a Nick Lodolo y Hunter Green. Si bien cometió el error de ingerir sustancias prohibidas en 2019, lo cual le costó toda la temporada de 2020 (60 juegos) y aún le restan 20 de la próxima, puede terminar el 2021 con la oportunidad que sueña. Al parecer, el plan de los Rojos es seguir utilizándolo como abridor, pero si las necesidades del equipo lo requieren en el bullpen, puede ser fácil la transición.

El pinareño lanzó el pasado invierno en la LIDOM (Liga Dominicana de Béisbol Profesional) y desde entonces ha mostrado un gran nivel. Registró un ERA de 3.61) y WHIP de 1.18 en el circuito invernal con los Tigres de Licey. En el actual entrenamiento primaveral acumula cinco innings en blanco. Debe obtener su primera oportunidad esta temporada, y quizás antes de septiembre.

Gutiérrez posee una recta de cuatro costuras que oscila en el rango de las 97-99 MPH. También tiene un cambio de velocidad que se clasifica en 60 por Baseball Savant y una curveball que mezcla muy bien con los dos envíos anteriores.

Aroldis Chapman (33 años, LHP, Yankees)

Es imposible que Aroldis no esté entre los lanzadores cubanos más influyentes cada año, y no será la excepción ahora que el holguinero estará lanzando en su temporada 12. Desde que debutó ningún lanzador relevista ha sumado más WAR que el cubano (19.8), ni tampoco un FIP mejor (1.25) ni una tasa de ponches por cada nueve entrada (14.88). Es el tercer taponero con más juegos salvados desde 2010 (276) y los dos primeros han lanzado un poco más que él (Craig Kimbrel , 12 IP más) y Kenley Jansen (89.1IP).

Pero, los años no pasan por gusto y Chapman no es aquel lanzador que sobrepasaba fácilmente las 100 MPH y en las próximas campañas se tendrá que reinventar.

Estadísticas (2010-15)

319.0 IP/ERA+181/FIP 1.97 / WHIP 1.02/17HR /15.4 K/9

(2016-2020)

228.1 IP/ERA+185/FIP 2,12/WHIP 1.25/12HR/14.2 K/9

A pesar de que su efectividad ajustada fue mejor, su FIP y el WHIP han ido elevándose y también ha soportado la misma cantidad de jonrones con 100 innings menos. La tasa de ponches por cada nueve entradas ha sido buena, pero la caída de velocidad ha influido en que le cueste ponchar más (aunque el dominio se ha mantenido).

Del 2010 al 2017 Aroldis lanzó 1092 fastball (Four Seam y Sinker) y fue el lanzador con mejor AVG en la bola rápida de MLB en ese lapso (100.3 MPH). Los rivales solo lograron registrarle .183/.267/.265 y le conectaron 2 cuadrangulares.

A pesar de perder algunas millas ha logrado mantener controlados a los contendientes y en los últimos dos años, le han registrado una línea ofensiva de .184/.287/.277 vs fastball (bajó dos MPH (98.3). Entonces, la recta de Aroldis sigue siendo una de las mejores en el juego. La próxima temporada será crucial para el antillano. Necesita mantener su enfoque de lanzar más rompimientos, pues cada año caerá más su velocidad y necesitará confiar en sus lanzamientos secundarios.

Raisel Iglesias (31 Años, RHP, Los Ángeles)

Después de seis temporadas en los Rojos de Cincinnati el pinero lanzará en los Angelinos de los Ángeles antes de llegar por primera vez a la agencia libre. Una temporada con buenos registros le otorgaría la garantía de un buen contrato o incluso una extensión por parte de los Angelinos.

Iglesias es uno de los seis lanzadores que han llegado a 100 juegos salvados en la historia de los Reds, entre los cuales también está Chapman. Después de una floja contienda en 2019, Raisel logró mejorar la imagen en el año pasado. Logró WAR de 1.1, el tercero mejor de MLB, empatado con dos pícheres.

Los Angelinos no han tenido un taponero que registre más de 30 salvamentos desde 2015, cuando Hunter Street salvó 40 juegos. Después han pasado tres taponeros y se han combinado para 53. Raisel ha sobrepasado los 30 rescates en dos ocasiones. Los Angelinos están atando al lanzador que puede ser su gran relevista.

Johan Oviedo (23 años, Cardenales) y Yoan López (28 años, RHP, Dbacks)

Las lesiones del coreano Kwang-Hyun Kim y de Mike Mikolas le darán una nueva oportunidad a Johan Oviedo para que vuelva a lanzar en la rotación de los Cardenales de San Luis. El debut del antillano en MLB nos dejó un sabor agridulce, pues el derecho dejó una efectividad de 5.47 en cinco juegos iniciados con (ERA+ 80).

Un buen comienzo puede aportarle más juegos en la medida en que la campaña avance. Johan solo tiene 23 años y puede progresar bastante, pero si trabajara más con los lanzamientos secundarios sería un buen avance.

En este entrenamiento primaveral Johan Oviedo solo ha lanzado en un juego como relevo y en dos entradas permitió una anotación. En los próximos días deberán aumentarle las cargas si pretenden que inicie en la rotación.

Yoan López estuvo titubeante en la temporada acortada y registró ERA 5.95/FIP 5.58/ERA+78. Los rivales obtuvieron una alta tasa de golpes fuertes contra él (45.2) y su tasa de boletos se disparó tres puntos más que la del 2019. El promedio de velocidad en su fastball también se redujo casi una milla (2019-96.2/2020 95.4) y el slider lo utilizó más y fue muy tolerante (SLG .649).

Todos esos números se quedan en la historia, pues la realidad es que el pinero nunca encontró su mejor forma en la temporada regular. En 2019, terminó la temporada con una segunda mitad muy floja, y en ese entonces, parecía que el exceso de innings le había pasado factura. En 2020, nunca se adaptó y no encontró el ritmo. Yoan está teniendo un arranque malo en el Spring Training, pero es el momento de hacer ajustes. Todavía tiene 10 días para seguir poniéndose a tono para la contienda.

A partir del primero de abril comenzará la verdadera competencia. Estaremos viendo un año atípico, el último del convenio laboral entre MLB y MLBPA (Asociación de peloteros). De ahora en adelante, lo cierto se volverá incierto, y solo es seguro dejar buenos resultados en los próximos seis meses. Nuestros lanzadores también enfrentarán nuevos retos y la pregunta que más ronda en mi cabeza es: ¿quién será el siguiente abridor cubano que logré obtener buenos resultados en MLB? El tiempo dirá, pues desde José Fernández ninguno ha logrado establecerse en la cúspide del picheo.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.