Con el talento cubano saliendo del país a una edad cada vez menor, las organizaciones de MLB han visto crecer la presencia de prospectos cubanos dentro de sus granjas, muchos con grandes posibilidades de escalar, en un futuro inmediato, al máximo nivel de MLB.

Con cada entrenamiento de primavera como antesala de la campaña que se avecina, una vez más con 162 desafíos de mucho béisbol, MLB Pipeline pone a disposición de todos las listas que agrupan a lo mejor del talento de los distintos equipos de la Gran Carpa.

Por esta razón, nada mejor que ver los listados de los 30 mejores por cada novena, en un contexto especial, si tenemos en cuenta que “la mayoría de los jugadores no vieron acción en 2020 porque la temporada de ligas menores se canceló debido a la pandemia de coronavirus. Pero con eso surgieron nuevas oportunidades para que mostraran sus habilidades en los sitios de entrenamiento alternativos y las ligas de instrucción”.

Dentro de cada una de las organizaciones podemos localizar varios antillanos quw forman parte de los 30 mejores prospectos, e incluso, mejor ubicados, entre los 10 primeros. Veamos cómo fueron caracterizados en cada una de las fincas de MLB.

Padres de San Diego

El cubano Jorge Oña, nacido en 1996, se ubica en el puesto 9 entre los 30 mejores prospectos de la organización en 2021.

“Jorge Oña tuvo problemas en sus dos primeras temporadas completas, antes de someterse a una cirugía de hombro a principios de 2019, pero regresó de esa lesión más fuerte que nunca, con línea de .348 / .417 / .539 en Double-A. Eso llevó a los Padres a agregarlo a su lista de 40 hombres en noviembre, protegiéndolo del Draft de la Regla 5. Resultó ser una movida inteligente, ya que Oña fue uno de los destacados del equipo en el sitio alternativo en 2020. Obtuvo, además, una breve convocatoria para Grandes Ligas, y se fue de 12-3, con un jonrón gigantesco y un par de boletos en 14 apariciones en el plato”, detalla MLB.

“El cubano destaca por su físico musculoso y su enorme potencia bruta. En el plato, el bateador diestro combina fuerza y ​​velocidad al bate para generar más poder, y ha demostrado la capacidad de botar la pelota. La predisposición de Oña por hacer swing y fallar, lleva a algunos a cuestionar su bateo. Puede jugar en las jardines, en las esquinas, pero es decepcionante a la defensiva, y muestra un rango limitado y una velocidad por debajo del promedio, pero también un brazo fuerte. La progresión de Oña no siempre ha sido la más constante, pero los Padres sienten que las herramientas en bruto están ahí para un toletero del calibre de las Grandes Ligas”, concluyen.

Orioles de Baltimore

En esta encontramos a Yusniel Díaz, en la décima posición, un joven que cumplirá 25 años en octubre próximo.

“Han pasado más de tres años desde que Díaz fue la pieza central del intercambio de 5 por 1 en julio de 2017 que envió a Manny Machado a los Dodgers, y su ascenso a las Grandes Ligas parece inminente. Los Dodgers firmaron a Díaz por $ 15.5 millones en noviembre de 2015. Sobresalió en Doble-A en ese momento, y se presentó a nivel nacional al conectar un par de jonrones impresionantes en el Futures Game 2018, unos días antes de que los Orioles lo adquirieran por Machado. Aún no ha igualado su producción inicial en Doble-A (.314 / .428 / .477), aunque las lesiones en los isquiotibiales y cuádriceps afectaron su campaña de 2019. Es probable que Díaz hubiera debutado si la temporada 2020 no se hubiera interrumpido”.

“Su mejor herramienta es su pura habilidad para golpear, pero su tarjeta de presentación es una combinación de herramientas que se proyectan como promedio o superiores en todos los ámbitos. La pregunta sigue siendo si alcanzará el poder suficiente, pues ha conectado exactamente 11 jonrones en cada una de las últimas tres temporadas. Aún es joven y con proyección.

“Defensivamente, su brazo por encima del promedio le permitiría jugar en las tres posiciones de los jardines, aunque probablemente su puesto más adecuado a largo plazo sea en una de las esquinas. Posee una velocidad promedio. Los Orioles esperan que Díaz pueda convertirse en un elemento básico en sus jardines en los próximos años si las cosas encajan”.

Marlins de Miami

Los peces no tienen a ningún cubano entre los 10 mejores, pero sí par de piezas entre los 30 mejores, y que son bastante conocidas: Víctor Mesa Jr. y Yidi Cappe.

“Si bien Víctor Víctor ha sido decepcionante en el plato, el hermano menor, Víctor Mesa Jr, ha sido exactamente lo contrario, ya que es uno de los bateadores más naturales del sistema”, afirman desde MLB.

Víctor Mesa Jr, quien cumplirá 20 años en septiembre próximo, parece tener un futuro más prometedor, gracias a que también puede batear mejor, contrario a su hermano, que se antoja un gran defensor con lagunas en el cajón.

“El joven ha eclipsado a su hermano hasta ahora en el béisbol profesional, mostrando mucha más habilidad para conectar en el plato. Después de batear .284 / .366 / .398 cuando tenía 17 años haciendo su debut profesional en la Liga de la Costa del Golfo de nivel novato en 2019, fue uno de los bateadores más impresionantes en el programa instructivo de la liga de Miami el otoño pasado”, detalla su descripción por MLB Pipeline.

Los elogios no se detienen hacia el prospecto cubano, de quien afirman que es un “bateador natural con un golpe fluido, tiene buenas sensaciones para manejar la zona de strike y usar todo el campo. No tiene una tonelada de potencia bruta, pero su capacidad para hacer contacto fuerte debería permitirle producir entre 15 y 20 jonrones al año una vez que agregue fuerza y ​​aprenda a elevar más pelotas”.

“El alto coeficiente intelectual en el béisbol le permite jugar más rápido que su velocidad promedio en las bases y en los jardines. Si bien pasó la mayor parte de su debut en el jardín central, es posible que no sea lo suficientemente rápido para jugar allí con regularidad en niveles más altos. Se perfila mejor a la defensiva como un jardinero derecho con un rango y un brazo sólidos, y debería proporcionar suficiente ofensiva para adaptarse a un perfil de esquina”, concluyen.

En el caso de Yiddi Cappe, los especialistas dicen que tiene un cuerpo similar al de un joven Carlos Correa o Derek Jeter a una edad similar y lo colocan como uno de los principales talentos del draft internacional, pero al adolescente cubano lo que más le interesa es alcanzar su meta: firmar en Grandes Ligas.

“Desde muy joven, siempre tuve la inquietud por conocer otro béisbol más allá del cubano, de probarme en la mejor pelota del mundo, sin perder mucho tiempo. Hasta que llegue ese momento, sigo entrenando con toda la ilusión del mundo”, dijo el joven a El Nuevo Herald.

Por ahora, los scouts lo valoran muy bien pues “proyecta tener herramientas promedio en todos los ámbitos. En el plato, muestra habilidades avanzadas y tiene una comprensión avanzada de la zona de strike”.

Cappe pesa 175 libras y mide seis pies y tres pulgas, con un físico que debería mejorar a medida que complete su desarrollo, aunque “muestra buen juego de pies y manos sólidas en defensa con más potencial de brazo. Eventualmente, podría superar la posición, pero por ahora, se mantendrá en el campocorto hasta que se vea obligado a hacer un cambio”, según reportan sobre él.

Cardenales de San Luis

El notable lanzador cubano Johan Oviedo es la figura cubana en esta organización, ubicado en la décima posición entre los 30 mejores. En su caso, ya fue elegido como el hombre de la “Mejor slider” de la organización, según Baseball America, y ya debutó en el nivel de Grandes Ligas.

“Todavía está aprendiendo a cómo aprovechar su cuerpo y ubicarse de manera consistente. Cuando está encendido, el derecho tiene una impresionante colección de lanzamientos, incluida una recta que promedió 95 mph en las Grandes Ligas. Su curva no fue particularmente efectiva la temporada pasada, ya que los oponentes batearon .333 en su contra, aunque fue una muestra pequeña. Una slider con alta velocidad de giro y un movimiento tardío es su gran lanzamiento. Los Cardenales están satisfechos con la madurez y la capacidad de Oviedo para hacer ajustes hasta ahora en su carrera. Si bien es posible que no haya estado del todo listo, obtener experiencia en las Grandes Ligas en 2020 podría resultar beneficioso para su desarrollo a largo plazo”, concluyen.

Rockies de Colorado

Eddie Díaz es el mejor posicionado en esta organización y se encuentra en la posición 22. El cubano recibió el segundo bono más alto que dieron los Rockies en el período de firmas internacionales 2017-18.

“El defensor del cuadro juega fuerte y a gran velocidad en todo momento. Fuera de su velocidad, sus herramientas no son tan destacables, pero es el tipo de pelotero que ayuda a un equipo a ganar partidos. Tiene una habilidad especial para el contacto y, aunque tiene un enfoque muy agresivo, no se poncha mucho, aunque su tasa de K sí subió un poco, mientras que su tasa de bases disminuyó con su mudanza a los Estados Unidos en 2019. Tiene algo de fuerza, pero necesitará más para impactar la pelota de manera consistente. Si Díaz va a ser un habitual en las Grandes Ligas en una posición, es probable que sea en la segunda base, aunque también puede manejar el campocorto. Probablemente se perfila mejor como un tipo utility que encuentra formas de ayudar a su equipo a ganar desde varias posiciones”, detallan.

Dodgers de los Angeles

Aquí resalta el cubano Andy Pagés, en la octava posición. Es un talentoso jardinero que se coló en la lista de Baseball America, catalogado como el “Mejor brazo desde los jardines”.

“Después de salir de Cuba, Pagés lideró la Pioneer League de nivel novato en extrabases (43) y ocupó el segundo lugar en jonrones (19), carreras impulsadas (55), bases totales (153) y slugging (. 651) a los 18 años en 2019. Si bien tiene algunas herramientas físicas buenas en su poder y fuerza de brazo, los Dodgers también aman su inteligencia en el plato.

“Hay algunas preocupaciones sobre sus tendencias de ponches, pero reconoce bien los lanzamientos y genera velocidades de salida explosivas cuando conecta. Pages podría tener la mejor combinación actual de potencia y velocidad en el sistema de los Dodgers, aunque se proyecta como un corredor promedio una vez que sea físicamente maduro. Sus instintos aumentan su rango en el jardín central y pueden permitirle permanecer en la posición. Su brazo obtiene calificaciones plus-plus de algunos evaluadores, por lo que encajaría fácilmente en el perfil del jardín derecho si tuviera que moverse a una esquina”, afirman especialistas.

El otro bien ubicado es Miguel Vargas, el hijo del conocido Lázaro Vargas, quien ya jugó en Series Nacionales.

“Los Ángeles han impulsado de forma agresiva al talento cubano porque tiene las habilidades avanzadas en su bateo. Entiende la mecánica de su swing, controla la zona de strike y usa todo el campo. Comenzó a elevar pelotas con más regularidad en 2019 y podría conectar 20 jonrones si agrega fuerza y ​​se vuelve más agresivo en el plato. Debido a que Vargas carece de velocidad, su defensiva está en duda. Ha trabajado diligentemente para mejorar su acondicionamiento y su rango en la tercera base, donde muestra una sólida fuerza en sus brazos. Los Dodgers están complacidos con su progreso en la esquina caliente, mientras que los cazatalentos de otras organizaciones se preguntan si está destinado a la primera base”, dicta MLB.

La lista la cierra Omar Estévez, en el puesto número 30, un cubano que firmó por 6 millones y generó una cantidad equivalente en impuestos de penalización. Considerado como un bateador avanzado, no comenzó a despegar en el plato hasta 2018, y los Dodgers optaron por no protegerlo en su lista de 40 hombres esta temporada baja después de que pasó el verano en su sitio alternativo.

“Sus habilidades de contacto son evidentes, pero su mecánica de swing hace que sea difícil conducir la pelota al lado opuesto del campo. Tiene el techo de un bateador de .275 y 15 jonrones por temporada. Aunque las manos rápidas y los agudos instintos de Estévez lo ayudaron a sobrevivir en el campo corto durante dos temporadas en la Clase A, está mucho mejor preparado para jugar en la segunda base en las Grandes Ligas”, explica.

Chicago White Sox

Como ya es conocido, en esta organización tienen especial interés hacia el talento cubano, con nombres muy conocidos que firmaron recientemente en el periodo de firmas internacionales, ubicados también entre los 30 primeros prospectos.

El más renombrado de esta lista es Yoelqui Céspedes, el hermano de Yoenis, cuya reputación ha despertado grandes expectativas, y que se coloca en el puesto seis en la organización.

El cubano tiene “locos” a los scouts de los Chicago White Sox, que están muy seguros de haber hecho una elección soberbia con uno de los cotizados prospectos internacionales.

Tanta es la confianza en que el joven jardinero antillano tendrá un impacto cercano en el tiempo, que el asistente especial del gerente general de los White Sox y experto cazatalentos internacional Marco Paddy se mostró emocionado con el hermano de Yoenis Céspedes.

“Desde el punto de vista de las herramientas del béisbol, está listo. Tiene un coeficiente intelectual de béisbol muy alto y está muy bien informado sobre el juego. Juega bajo control. Simplemente, se está acostumbrando a la rutina de un calendario de 162 juegos”, afirmó Paddy sobre el granmense, en palabras recogidas por el sitio 670 Score.

“Es un muy buen atleta y tiene la habilidad de ser un jardinero central natural. Realmente puede jugar a la defensiva. Es un buen corredor de bases y tiene un brazo extremadamente fuerte. Por supuesto, es un buen bateador. Desde que ha estado en Estados Unidos, ha trabajado muy duro para desarrollar algo de poder extra. La mayoría de los jugadores cubanos no levantan pesas en Cuba. Ahora, sumando músculo, ha demostrado más poder”, añadió Paddy.

La otra perla que atrae las miradas es Norge Carlos Vera, por su actuación y también por su ilustre apellido, pues es el hijo del conocido serpentinero santiaguero Norge Luis Vera. Desde su comienzo destacó por su buena velocidad y figura, y tampoco desentonó cuando realizó exitoso Showcase en Dominicana.

No es difícil observar en Norge Carlos a la estampa de su padre, un serpentinero legendario que supo trasmitirle al hijo aplomo, condiciones y velocidad, incluso para lanzarle a su corta edad a Industriales -tenía apenas 18- como muestra el video.

“Tiene muy buen brazo y lo he observado desde que tenía 16 años. Es un joven grande (6 pies 4 pulgadas, 190 libras) con una bola rápida en el rango de 94 a 97 mph. Tiene una buena bola de rompimiento y un buen slider”, lo evaluó Paddy.

“El joven tiene un gran cuerpo y una gran habilidad para localizar sus lanzamientos. Tiene un fuerte sentido de la zona de strike y se proyecta como lanzador abridor en las Grandes Ligas”, afirmó en sus declaraciones.

Mientras que en el puesto 17 aparece Bryan Ramos, quien firmó por $ 300,000 en julio de 2018, e hizo su debut profesional al siguiente verano, y respondió bateando .277 /.353/.415 como el tercer jugador regular más joven de la Liga de Arizona de nivel novato (17 años).

“Ramos se destaca más por su poder puro desde el lado derecho del plato, con su combinación de fuerza y ​​velocidad del bate que le da el potencial para 20 o más jonrones por temporada. Corre bien para su tamaño, pero proyecta tener una velocidad por debajo del promedio una vez que sea físicamente maduro”, describe MLB.

Yolbert Sánchez se encuentra en la posición 23 y MLB lo nombró agente libre en febrero de 2019, pero no fue hasta la apertura del período de firmas 2019-20 cuando aceptó un bono de $ 2.5 millones de los blancos.

“Es mejor conocido por su defensa de calidad en el campocorto. Con pies y manos rápidos y un brazo sólido, es capaz de jugar en cualquier posición del cuadro si termina de utility. Algunos cazatalentos creen que ahora mismo es capaz de jugar en las Grandes Ligas. No le falta fuerza, pero hace mucho contacto suave y probablemente alcanzará un máximo de 10-12 jonrones por temporada. Su objetivo principal será llegar a las bases para aprovechar su velocidad, que va de sólida a plus”, detalla MLB.

Astros de Houston

Con una organización que posee igualmente cierta experiencia con jugadores cubanos, se encuentra una de las joyas del pasado periodo de firmas internacionales: Pedro León, en la segunda posición entre los 30 prospectos.

Pedro León es otra joya proveniente de las Series Nacionales, quien ya había causado buena impresión por sus habilidades al bate. En 2018, pegó 15 cuadrangulares en apenas 33 choques, y estableció así un récord para la 1ra fase de estos campeonatos. Además, estampó línea ofensiva 371/.455/.765, con 36 impulsadas, y siete estafadas en 12 intentos.

“Los equipos no lo han examinado a fondo, por lo que existe cierta incertidumbre en torno a su capacidad de bateo y algunas preocupaciones sobre el swing, pero si tiene un bateo promedio, debería convertirse en una estrella. A pesar de su estructura compacta, está lleno de fuerza y ​​tiene mucha velocidad de bate en su swing, y tiene una potencia bruta muy por encima del promedio. Hay menos preguntas sobre la capacidad de León para permanecer en el jardín central. Es al menos un corredor positivo con los instintos que lo ayudaran a capturar muchas pelotas y robar bases. Tiene una fuerza en el brazo destacada que encajaría en cualquier lugar de los jardines y también se ha ejercitado en el campocorto”, detalla MLB.

Tigres de Detroit

En este caso, encontramos a Roberto Campos, el puesto 13, un agente libre internacional que firmó con los Tigres en 2019 y recibió un bono de $ 2.85 millones, más de la mitad de su presupuesto internacional de $ 5.4 millones, a los 16 años.

Según el sitio Bless You Boys, salió de “Cuba a República Dominicana cuando tenía 13 años en 2016, uniéndose a su padre y hermano que habían salido de la isla antes. Allí, el joven Campos refinó su juego hasta que los Tigres vinieron a llamarlo tres años después”.

“Tiene una estructura imponente para un adolescente y se hizo aún más fuerte al ejercitarse. Tiene buena velocidad para su tamaño, lo que le permite jugar en el jardín central, pero proyecta instalarse en el derecho, donde su brazo debería jugar mejor”, afirma MLB.

Tampa Bays

Los Rays tiene en el listado de sus 30 mejores prospectos para 2021 a alguien que es una realidad, y que no necesita mucha presentación, pues se trata del mejor bateador que vieron los playoffs de la temporada pasada: Randy Arozarena.

“Arozarena tuvo una de las mejores actuaciones de novato en la historia de la postemporada, con línea de .377 / .442 / .831 con un récord de 10 jonrones en 20 juegos para los campeones de la Liga Americana. Tiene un enfoque agresivo, pero controla bien la zona y toma buenas decisiones de swing, mostrando comprensión para hacer ajustes”, explican.

Pero en realidad, no hay mucho más que buscar los choques de los playoffs y sentarse a disfrutar del Cohete cubano.

Rojos de Cincinnati

Los Rojos disponen, también, de buenas piezas cubanas entre sus mejores prospectos en la organización, como son José Israel García y Vladimir Gutiérrez.

El Fino García, ubicado como número seis, es un notable prospecto a quien Baseball America colocó antes en su lista de los «100 Mejores Prospectos» para el 2021, en la posición 79. Este torpedero ya había causado buena impresión con los Rojos en los Entrenamientos de Primavera, al punto de que, en una ocasión, su equipo lanzó la alerta: “Recuerden ese nombre”. En este caso, el espigado jugador que ya debutó con Cincinnati fue presentado como el “Mejor infielder” del equipo, según esa prestigiosa revista.

En febrero de 2020, García, de solo 21 años, disparó dos jonrones ante los Angelinos y se fue de 3-2 en un desafío, con tan buena actuación que la estrella Joey Votto le dedicó un tweet al cubano.

Este joven formó parte de aquella camada de nativos de la Isla que fueron firmados por Cincinnati en 2016, entre quienes gastaron unos 17 millones de dólares de forma combinada: García (5 millones), Alfredo Rodríguez (7 millones) y el lanzado Vladimir Gutiérrez (4,75 millones).

En la Isla, jugó por Cuba en la Copa Mundial Sub-18 de 2015, en una nómina que tenía algunos grandes nombres, como el del prospecto de Chicago, Luis Robert Moirán, o el mencionado Oscar L. Colás, que abandonó la Isla en busca de Grandes Ligas. En aquel equipo, destacaban también el lanzador Josimar Cousín y jugadores de cuadro como Miguel A. Vargas.

Quizá ha pasado desapercibido en muchas ocasiones, al punto de ser, para algunos especialistas, uno de los “más subestimados de todo el béisbol”, y quedar fuera de muchas de las listas de talentos. Pero es atleta por encima de la media, con un buen guante y bateador de líneas cortas.

José Israel ha luchado en las Menores para adaptarse. Entre 2018 y 2019, dejó línea ofensiva de 261/315/386, con 14 jonrones y 108 carreras impulsadas, en 886 turnos al bate, repartidos entre A(Adv) y A(Full).

Un poco más atrás, en el puesto 14, se encuentra el recordado diestro Vladimir García, un lanzador con grandes condiciones, en quien tiene mucha fe para que asiente en 2021.  

MLB destaca su bola rápida que toca 97 mph y su curva, a lo cual agrega un cambio que a veces también puede estar por encima del promedio. Si bien Gutiérrez ha sido en gran medida un lanzador de strikes bastante sólido, su dominio dentro de la zona no siempre ha sido tan preciso.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.