La final mundialista del triple salto masculino en el atletismo de Doha 2019 dejó un hecho insólito cuando cuatro atletas nacidos en Cuba (compitiendo por la Isla o no) ocuparon cuatro de los ocho primeros lugares en la justa del orbe. Pese a no obtener medallas, Pedro Pablo Pichardo por Portugal, Cristian Nápoles por Cuba, Alexis Copello por Azerbaiyán y Jordan Alejandro Díaz por Cuba, culminaron en la cuarta, quinta, séptima y octava posiciones, respectivamente.

Este hecho resaltó la calidad de la escuela cubana de triple salto y le añadió más prestigio a la que es la prueba insignia del atletismo cubano, que vivió el oro mundial bajo techo de Lázaro Martínez en Belgrado hace solo unas semanas.

En este 2022 se cumplirán 100 años del primer salto triple registrado por un cubano de manera oficial cuando el capitalino Enrique Arango saltó 12,57 metros en 1922 y, aunque en aquel entonces no podíamos hablar de una escuela cubana de triple salto, el resultado constituye la primera línea histórica que escribiría esta disciplina en la Mayor de las Antillas.

Desde esa lejana fecha y hasta la actualidad, Cuba suma 13 atletas masculinos de triple salto que han logrado un resultado mayor a 17,50 m, ya sea al aire libre o bajo techo. Esta cifra la coloca como la nación actual con más triplistas sobre esa marca, empatada con Estados Unidos, también con 13. Cabe destacar que la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas tuvo 14 saltadores sobre 17,50 m en sus años de historia.

El flamante campeón olímpico con Portugal, Pedro Pablo Pichardo, encabeza la lista de los atletas nacionales con el récord cubano de 18.08 m, logrado en la Copa Cuba de Atletismo en mayo del 2015, aunque hacía solo una semana había saltado 18.06 m en la parada de Doha, perteneciente a la Liga del Diamante.

Dos veces medallista de plata en mundiales al aire libre y dos veces bajo techo, Pichardo es el único atleta de Cuba que ha sobrepasado la barrera de los 18 metros. Además, quien es considerado como el triplista más talentoso nacido en la Isla, ostenta los primados nacionales tanto de Cuba, como de Portugal (17,98 m).

El único campeón mundial cubano al aire libre, Yoelbi Quesada, logró su marca personal de 17,85 m en Atenas 1997 para conquistar el cetro del orbe y ubicarse segundo en la tabla histórica de Cuba, aunque en aquel momento significó un récord nacional.

Quesada, quien ahora funge como entrenador, es de los deportistas más condecorados al sumar, de igual manera, el bronce olímpico de Atlanta 1996 y una plata y un bronce en los campeonatos Mundiales Indoor de Barcelona 1995 y Birmingham 2003, respectivamente.

En el año 1997, Aliecer Urrutia impuso un récord mundial bajo techo de 17,83 metros en Sindelfingen, Alemania que lo consolida como el tercero con mejor marca de Cuba. Asimismo, Urrutia, quien todavía luce la plusmarca nacional en pista cubierta, conquistó el bronce mundialista de Atenas 1997, acompañando al campeón Yoelbi Quesada en el podio y logró la plata en la justa del orbe bajo techo de París 1997, superado en aquella ocasión por su compatriota Yoel García.

Con una marca personal de 17,69 m en la final del Campeonato Mundial Indoor de Doha 2010, Yoandri Betanzos aparece como el cuarto cubano de todos los tiempos. El resultado mencionado anteriormente le sirvió a Betanzos para adjudicarse la medalla plateada en el certamen, solo por detrás del francés, entrenado por Iván Pedroso, Teddy Tamgho y sus 17,90 m que destrozaron el récord mundial de Aliecer Urrutia.

Además de esa presea, quien en la actualidad entrena a un grupo de talentosos saltadores de la India, se adjudicó dos medallas plateadas en los Campeonatos Mundiales al aire libre de 2003 y 2005, a la vez que obtuvo sendos bronces en los Mundiales bajo techo de 2004 y 2006.

Otro de los atletas que en estos momentos entrena en Guadalajara, España, con Iván Pedroso, es Alexis Copello, quien desde hace algunos años compite por Azerbaiyán. El medallista de bronce en Berlín 2009 se ubica quinto en la presente lista gracias a un salto de 17,68 m durante el Gran premio de Ávila, España en 2011.

Copello, un veterano de 36 años, protagonizó un hecho insólito junto a Pedro Pablo Pichardo en el atletismo cuando, durante el Campeonato Indoor de Europa en 2021, dos cubanos, representando a naciones diferentes, compartían oro y plata en ese tipo de certámenes (oro para Pichardo, plata para Copello).

El más reciente medallista de la escuela de triple, Lázaro Martínez, aparece como el sexto mejor ubicado en la historia de Cuba, según la marca personal. Su 17,64 m durante la final del campeonato Mundial Indoor de Belgrado este año 2022, no solo le alcanzó para llevarse el título, sino para levantar sensaciones dentro del salto triple cubano, cuyas tres figuras principales (Andy Díaz, Jordan Alejandro Díaz y Cristian Nápoles) se habían marchado del equipo nacional casi al unísono.

En consecuencia, el guantanamero finalizó como el líder de la temporada y otorgó a Cuba su tercer cetro universal en pista cubierta, luego de los alcanzados por Yoel García en 1997 y Ernesto Revé en 2014.

A solo un centímetro de Martínez, se ubica séptimo uno de los más talentosos de esta época: Andy Díaz. Con una personal de 17,63 m en La Habana durante el 2021, el bronce panamericano de Lima 2019 ya tuvo experiencias en una final mundialista al culminar séptimo en Londres 2017. Actualmente, el dos veces campeón nacional se encuentra en Italia junto al club Libertas Livorno luego de abandonar el equipo nacional y perderse los Juegos Olímpicos de Tokio por una lesión.

En el octavo puesto se encuentra otro de los medallistas mundiales bajo techo de Cuba: David Giralt. Plata en Valencia 2008 y Bronce en Doha 2010, Giralt impuso un récord personal de 17,62 m durante los Juegos Deportivos del Alba en La Habana 2009. Además, el cuarto lugar olímpico de Beijing 2008 fue una de las promesas mundiales del atletismo al conquistar la plata en el Mundial Sub-18 de Debrecen, Hungría 2001 y luego colgarse el metal dorado en el Mundial Sub-20 de Kingston, Jamaica, donde Usain Bolt hizo historia.

Con similar personal a la de Giralt aparece el primer campeón mundial cubano en pista cubierta. Yoel García cumplió sus 17,62 m en Sindelfingen, Alemania, en el 1997. Ese mismo año se coronó titular bajo techo del orbe luego de vencer a su compañero de equipo Aliecer Urrutia en la final de París.

Paralelamente, Yoel García secundó al recordista mundial Jonathan Edwards en el podio olímpico de Sídney 2000 al agenciarse la plata y realizar la mejor actuación de un triplista cubano bajo los cinco aros hasta el título de Pichardo, aunque representando a Portugal.

Un campeón que no celebró su título. Así podemos catalogar a Ernesto Revé, décimo por marca en la historia de Cuba y campeón mundial bajo techo en Sopot 2014 debido a la suspensión por dopaje del ruso Lyukman Adams y, consecuentemente, la retirada de sus logros deportivos. Durante su corta, pero fructífera carrera deportiva, Revé se estiró hasta los 17,58 m para plasmar su marca individual en 2014, año en el cual, curiosamente, compartió el podio de Sopot 2014 con Pedro pablo Pichardo, a la postre medallista de plata.

Revé fue otro de los que brilló en las categorías juveniles al culminar con la presea plateada en el Mundial Sub-20 de Moncton, Canadá 2010 y en el cual venció el ruso Aleksey Fyodorov.

Un caso curioso fue el de Lázaro Betancourt, onceno lugar en la presente lista. Nacido en 1963, Betancourt hizo historia cuando alcanzó la medalla de plata en el primer campeonato Mundial en Pista Cubierta (edición nombrada Juegos Mundiales Bajo Techo) y subió al podio acompañado del también cubano y medallista de bronce Lázaro Balcindes.

Asimismo, estableció un récord nacional de 17,78 m en el año 1986; sin embargo, fue suspendido de los resultados comprendidos entre el 28 de mayo de 1986 y el 22 de mayo de 1988 producto a un positivo por dopaje, información que pudimos verificar a través del estadístico y editor web de World Athletics, Jon Mulkeen, y del periodista español especializado en atletismo, Ángel Cruz Jiménez.

De esta manera, a Betancourt solo se le acredita el 17,57 m logrado en La Habana durante el año 1985.

El subcampeón panamericano de Río 2007, Osniel Tosca, saltó 17,52 m durante los Juegos Deportivos del Alba en Caracas 2007 para instalarse en el lugar doce de esta lista. A pesar de no obtener preseas en escenarios olímpicos o del orbe, Tosca ocupó un meritorio cuarto puesto en el campeonato Mundial de Osaka 2007 y se llevó el bronce en el Campeonato Mundial Sub-18 de 2003, escalando al podio junto a David Giralt.

Alexander Martínez cierra la lista de los cubanos que han logrado un resultado superior a los 17,50 metros y lo hizo en el año 2005. Mientras concursaba en los Campeonatos Universitarios de Suiza, Martínez logró un 17,51 m. Este resultado, pese a no estar asociado a la federación cubana, cuenta para World Athletics como una marca cubana, pues fue en 2006 donde, de manera oficial, Martínez comenzó a representar Suiza.

Compitiendo por la nación centroeuropea, el nacido en Cuba impuso récord nacional de 17,13 y culminó en el octavo lugar del campeonato Mundial de Osaka 2007.

Otros, pese a nunca haber llegado a los 17,50 m merecen estar en esta lista histórica como la leyenda cubana Pedro Pérez Dueñas, primer recordista mundial cubano con 17,40 m durante los Panamericanos de Cali 1971, o Jorge Alfredo Reyna y Juan Miguel López, medallistas de plata y bronce, respectivamente, en el Mundial de pista cubierta Budapest 1989.

También Yordanys Durañona quien, representando a Dominica, exploró caminos desconocidos para los cubanos y se colgó la medalla de plata en los populares Juegos de la Mancomunidad Británica (Commonwealth Games) en Golden Coast, Australia en el año 2018. Incluso, más presente, Jordan Alejandro Díaz, recordista mundial juvenil y llamado a ser uno de los más grandes de la historia, ahora compitiendo por España

Sin dudas, la escuela cubana de triple salto es de los tesoros que hay que guardar en la historia del atletismo y, aunque en este trabajo solo se aborde el apartado masculino, las féminas no han sido la excepción para catalogar a esta academia como insignia del campo y pista cubano.

A casi 100 años de aquel 12,57 m de Enrique Arango, el triplista cubano siempre se tendrá en cuenta en cualquier competición a la que asista, ya sea concursando por Cuba, España, Portugal, Italia, Azerbaiyán o la pequeña nación de Dominica: somos potencia, una academia impresionante que, pese a las dificultades, parece inagotable.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.