Ermidelio Urrutia fue un gran jardinero, quizás para muchos, el pelotero más completo de Las Tunas en su historia. Pese a su complexión delgada y aparentemente frágil, era capaz de conectar con mucho poder a la pelota.

Desde joven lidió con la discriminación por su físico, pero batalló hasta convertirse en uno de los grandes de su tiempo, cuando había una constelación de estrellas en la pelota cubana, como Kindelán, Linares, Pacheco, Víctor Mesa, Casanova, o Lourdes Gurriel.

Dejó números impresionantes, que demuestran toda su calidad, pues terminó con 310 de average, 1558 hits, 221 jonrones y 865 carreras remolcadas. Este pequeño gigante fue líder en jonrones en dos temporadas seguidas (1990-1991), e incluso se robó 180 bases, con una marca irrompible de seis robos en un solo juego.

Con el Cuba se colgó varias medallas: oro en tres mundiales, Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, dos en Juegos Panamericanos, Centroamericanos y Copas Intercontinentales.

De sus inicios en Cuba, su paso por la Serie Nacional, su llegada al equipo grande, del retiro masivo amargo al que obligaron a él y a otros peloteros cuando estaban en plenitud de forma y que fue un duro golpe para la pelota cubana, conversó con Fernando Rodríguez Álvarez, en su canal de YouTube Baseball & other Sports, de la cual les traemos preguntas transcritas.

Inicios, comienzos en la Serie Nacional y llegada el Cuba

Desde que empecé a jugar era pequeño y flaco y no ha cambiado hasta ahora. Mis inicios fueron complejos y mi tamaño no gustaba a muchos entrenadores y dirigentes del Inder del municipio. Ahí empecé con los problemas que si los llego a tener en la cabeza, hubiera dejado la pelota. No pude jugar juveniles por esa cuestión. Lo mío era la pelota, me crecí en ese sentido, y puse todo mi empeño y logré lo que quería.

En el año 81 hice por primera vez el equipo Las Tunas, seguí con el mismo problema, no le gustaba a la gente. Fui solo 17 veces al bate nada más ese año. No me amilané, lo mío era seguir y seguir. Al año siguiente, el 82, fui cuarto bate de Las Tunas, y discutí líder de los bateadores con Amado Zamora e hice equipo Orientales. Demostré que el tamaño no hace a un gran pelotero. La capacidad la puede tener cualquier pequeño. Demostré en el beisbol cubano que no había que pasar por la EIDE para ser grande. Llevaba cinco años siendo el mejor jardinero integral de Cuba y no iba al Juego de las Estrellas. Pasé trabajo, porque la preselección del Cuba la hice en el 87. Yo jugaba cualquier posición, lo mío era jugar.

Hice preselección por primera vez en el año que menos bateé en la Selectiva. Cuando aquello era pelota, porque había una continuidad de Series. Para llegar a la preselección tenía que batear muy bien en la Serie Nacional, tenías la Selectiva, en la que enfrentabas a los mejores pícheres de Cuba. En aquella época había que batear, porque había pícheres de sobra. Era más pelota, pulías más. Ahora en la Serie Nacional, hay un pícher por equipo. Uno de los grandes errores fue quitar la Selectiva, el que bateara ahí, estaba en la preselección. Había que pulirse bien para hacer equipo Cuba. Fue una gran experiencia, con mucho sufrimiento, pero lo logré.

Un ejemplo vivo hoy es Danel Castro, con 40 y tantos años está en sus mejores tiempos de su vida en el béisbol y no lo han llevado ni a la preselección. Nunca se amilana. Imagínate, a mi me retiraron con 31 años. Eso es una cosa que molesta, hiere. No tengo miedo decir las cosas porque a mí nadie me regaló nada, me lo gané sobre la base del sacrificio.

Yo era bateador del medio hacia la banda contraria, cuando di el primer jonrón me puse a querer dar jonrones. El jonrón 200 sé a quién se lo di, fue a Luis Felipe Díaz en el Latino.  Tenía fuerza natural, no me gustaba hacer fuerza, en dos Series discutí líder en jonrones. Fue una carrera donde había tremendas estrellas y estar entre los 20 para mí era un logro. Mi movilidad era mucha, tenía un brazo que ya tú sabes, era de los que me metía en otros jardines y les quitaba la pelota a los demás.

En el equipo Cuba, los tres jardineros eran del center y me pasaron para el right field. Mí ídolo era mi compañero de cuarto y éramos rivales, Víctor Mesa. Tuve la dicha de ser compañero de cuarto de él. Éramos como una familia, el animo que me daba. Fue una experiencia grande estar con esos grandes, Kindelán, Pacheco, esa era la época dorada del béisbol.

¿Por qué de repente empezaste a dar jonrones?

Si hay algo que nos ayudó fue la preparación de altura, en México, con Miguel Valdés, para mí el mejor jefe técnico que ha pasado por la Comisión Nacional. Eso me fue ayudando, Kindelán me lo decía, lo que hacía era mucho dumbbell, flaco pero los brazos igual que los de Kindelán. Empecé a dar jonrones hasta con una mano. Buscaba la bola y muñequeaba. Lo mío era batear e ir para el Cuba. Esa era la meta, ir al Cuba y saber que uno se lo ganó, pero duro es también saber que te lo ganas y que no te lleven a la preselección y lo viví en carne propia dos veces, conmigo y con mi hijo, Henry Urrutia.

Lanzadores más difíciles

Se llamó Julio Mantilla, de Ciego de Ávila, no le bateaba. Y yo decía, cómo va a ser esto.

De los grandes, ¿a quiénes les dabas mejor?

Les daba a todos, pero en esa época, darle un hit a Rogelio García, era difícil. Un pícher a quien le bateé con facilidad fue a José Modesto Darcourt.

De los retiros masivos y el suyo propio

A Casanova lo retiraron en vida, enterrado, porque Casanova estaba para jugar pelota todavía, que fue lo que me pasó a mí más adelante, injustamente. Después retiraron primer equipo, segundo equipo y tercer equipo, nos quedamos sin equipo.

Retiraron a 52 peloteros en 1996 y 35 en el 1997

Los 9 regulares los retiraron en un año del equipo grande. A mí me mandan a retirar en el 95, había hecho récord en el mundial. Como mismo empecé, me fui. Me sacan del equipo nacional después de implantar récord de bateo en el Mundial de Nicaragua. Nunca nos dieron una razón, una explicación. Estaban limpiando el equipo.

Jugaste tres años en Japón y regresaste

Jugué porque era bate de madera y quería jugar con bate de madera. Pero di dos jonrones, con todo y eso. Y ahí me lesioné y dije, no juego más.

Mejores momentos en el béisbol, momentos más felices

El 91 Mundial del 94´, los Juegos Olímpicos. Fue una carrera de muchos sacrificios la mía, pero estoy satisfecho con lo que hice. Yo hice la pelota cuando nadie se lo esperaba, cuando yo empecé a jugar pelota que a mí no me querían.

Momentos más tristes, momentos más difíciles

Enfrentar la realidad de que te boten de un equipo, sin darte explicaciones, en tus plenas facultades que cuando tu carrera está a un máximo nivel. Mi carrera estaba a un máximo nivel, en ese momento porque si ves la trayectoria del 91´al 95´de mis eventos internacionales te dirá por qué estaba en la forma más correcta de mi carrera. Yo estaba en el punto clave, no había cumplido los 32 de mi carrera y que te digan así que tú no estás en el equipo.

De no ser por el retiro masivo del 96, ¿cuántos años crees que hubieras jugado?

Estoy seguro de que hubiese estado 4 o 5 años más en el equipo Cuba. Tenía la capacidad para eso, estaba en mis plenas facultades, un rendimiento estable. Quizás hasta el 2000 porque Kindelán estuvo, Pacheco estuvo. Parte de la prensa nos decía veteranos y eso contribuyó en parte a sacarnos del equipo. Cuando nos retiran a nosotros por veteranos, al año siguiente de haber desbaratado el equipo Cuba, llevan al zurdo de Cienfuegos con 38 años, al Cuba. Esa es la pregunta de los millones. ¿Era por veteranos o porque caíamos mal ya? O alguien hizo eso esperando la debacle que hubo. Teníamos tres equipos Cuba a un alto nivel y ahora no tenemos uno. Los tres equipos cabecera del país, los retiraron, prácticamente. Ya para colmo perdimos los Centroamericanos, el torneo más débil, no ganamos en los juveniles. Retiraron a los 3 equipos y no tenías una cantera atrás.

Equipo ideal con el cuál jugarías

Cácher: Pedro Luis Rodríguez.

Primera base: Orestes Kindelán.  

Segunda base: Antonio Pacheco.

Torpedero: Germán Mesa o Luis Ulacia.

Tercera base: Omar Linares.

Left field: Lourdes Gurriel.

Center field: Victor Mesa.

Right field: Yo

Lanzador derecho: Lázaro Valle.

Lanzador Zurdo: Jorge Luis Valdés.

Relevista zurdo: Omar Ajete

Relevista corto: Euclides Rojas.

Director: Jorge Fuentes

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine