Ahora que llegó la hora para los equipos de MLB de reforzarse de cara a la próxima temporada, retocar puntos débiles o reconstruirse con los jugadores que salen al mercado, en una amplia lista con más de 100 agentes libres Cuba tiene algunas de las piezas más codiciadas en juego.

Hay nombres que esperan firmar después de largos períodos de inactividad, otros que vienen de aceptables temporadas, y un par con millonarios contratos y que no llegaron a jugar en Las Mayores.

Hablamos de Yasiel Puig, Yoenis Céspedes, José Iglesias, Rusney Castillo, Adeiny Hechavarría y Yasmany Tomás, los seis nombres de agentes libres cubanos harto conocidos para la afición de la Isla, algunos de los cuales han tenido muy poca acción en MLB en los últimos tiempos.  

Los antillanos competirán allá afuera contra un listado abultado en el que no falta talento, y cada uno enfrenta distintas circunstancias personales para firmar por algún equipo interesado.

De acuerdo con su edad y su WAR (conocida estadística sabermétrica) en las últimas dos temporadas, lo cual nos permite tener una dimensión mayor de su impacto real, MLB elaboró una lista con los más valiosos que son agentes libres por posición, y en varias de estas se encuentran los cubanos.

José Iglesias

Candelita Iglesias es quizá la joya de la corona, uno de los atractivos agentes libres cubanos, si miramos su actuación de esta temporada, corta por la poca cantidad de desafíos, pero en la que se mostró a un nivel impresionante con varias cotas personales. En la lista de MLB de los más valiosos por posición, es uno de los más apetecibles en el campocorto, al acumular WAR de 3.1 y llegará con 31 años a la venidera campaña.

Aunque hay nombres reconocidos en la misma situación como Didi Gregorius, Andrelton Simmons o Freddy Galvis, “Iglesias, cuyo contrato incluye una opción del club para el 2021 valorada en US$3.5 millones o una indemnización de US$500,000, se destacó en una muestra pequeña este año luego de firmar con los Orioles por una temporada el pasado invierno. El torpedero cubano de 30 años tuvo línea de .373/.400/.556 – todas marcas personales – en 39 juegos, a la vez que bateó segundo o tercero en el orden ofensivo de Baltimore”.

Orioles debería traerlo de vuelta, pues bateó mucho y ocupó en varios desafíos puestos importantes en la alineación.

Adeiny Hechavarría

Uno de los que viene de jugar es Adeiny Hechavarría, a quien MLB incluye en el listado como segunda base, porque el santiaguero ha aumentado su presencia en esa base en los últimos tiempos, pese a ser un reconocido torpedero.

Adeiny cumplirá 32, y ha defendido la mayor parte de su paso por MLB el short stop, pero entre 2019 y 2020 también se ha desempeñado en segunda en varios juegos y una novena que lo firme pudiera acogerse a esa versatilidad, pues hasta la tercera almohadilla llegan sus habilidades con el guante.

Yasiel Puig

Yasiel Puig es otra de las piezas claves a las que habrá que mirar en esta temporada muerta y está en la disyuntiva de jugar en una liga invernal para demostrar su valía de cara a los equipos que quieran reforzarse para la venidera temporada, o esperar a que alguno lo contrate sin que medie una demostración previa después de tanto tiempo de inactividad.

Por ahora se rumora que el pelotero que lleva un año sin jugar después de que el coronavirus frustrara su contrato con los Bravos de Atlanta, está en la mira de equipos de la Liga Dominicana para la pelota invernal, y si no compite antes, llegará a 2021 con mucho óxido, 30 años y un WAR de 1.2.

Según El Fildeo, “ha estado recibiendo llamadas para negociar con los actuales campeones de la Liga Dominicana (Lidom), nada más y nada menos que los Toros del Este”.

“Aunque los principales candidatos a traer a Yasiel Puig como refuerzo a la Lidom, eran los Tigres del Licey, resulta que los Toros del Este también estan interesados y tienen muchas cosas que ofrecerles aparte del dinero”, añade Renso Gómez.

Caballo Loco no debe estar fuera de MLB en 2021, pues es un jugador con mucho que aportar, que sin dudas hubiera visto el terreno si no hubiese sido por el coronavirus. No obstante, una probadita en las Ligas Invernales pudiera ayudar mucho.

Yoenis Céspedes

Otro que estará en los reflectores es Yoenis Céspedes, quien después de una sorprendente desaparición que dejó al mundo del deporte en vilo a principios de la actual temporada, dijo a los Mets de Nueva York que no jugaría más y expuso como razón más la amenaza del coronavirus.

Fue un proceso raro, que provocó muchas críticas y para muchos su comportamiento -desapareció sin avisar, no se presentó al estadio y el equipo lo reportó como “perdido”- ha sentado un precedente poco deseado con quienes deseen contratarlo en el futuro.

Fue una triste manera de despedirse para un pelotero que regresaba de una lesión que lo mantuvo dos años sin jugar en Grandes Ligas, y que no arrancó muy bien pese a dar dos jonrones, pues apenas bateaba para 161 con cuatro carreras impulsadas y 15 ponches en 31 turnos al bate.

“Fue la forma en que todo sucedió lo que sucedió con Mets: según los informes, no se lo encontró en ningún lado, no se presentó en el estadio y aparentemente se fue sin decirle a nadie que había terminado”, comenta el diario USA TODAY.

Con la agencia libre, con 36 años por cumplir en 2021, y un historial complicado de lesiones duraderas y reiteradas, cabe preguntarse si los equipos no se lo pensarán dos veces para contratar a Yoenis, que quizá pudo haber jugado sus últimos juegos en la Gran Carpa.

Yasmany Tomás

Un caso muy llamativo es el de Yasmany Tomás, quien fue firmado por Arizona en 2014 por una cifra exorbitante (68,5 millones de dólares), pero ha pasado mucho tiempo en Las Menores, pese a que en ocasiones mostró credenciales para jugar en el máximo nivel, y que cumplirá 31 años.

En el 2016, bateó 31 jonrones y propulsó para el plato a 83 peloteros, con un promedio de bateo de 272 y su línea ofensiva fue de .272/.313/.508. Pero estos números no fueron suficientes, y Yasmany ha sido un cliente casi fijo de las Menores, donde en 2019 dejó números respetables, al botar 29 pelotas y remolcar 82.

Al año siguiente de aquella gran zafra, disputó solo 47 desafíos en las Grandes, mientras en 2019 apenas vio acción en seis turnos al bate, que pasaron como una triste anécdota: cero hits y tres ponches.

“Creo que soy un pelotero de Grandes Ligas y simplemente estoy buscando una oportunidad para demostrarlo. Sé lo que puedo hacer y confío en mí mismo. He tenido mucho éxito en Triple-A. Lo único que puedo hacer es controlar mi trabajo y el resto depende de la oficina. No me puedo preocupar por eso”, dijo el nativo de Cuba a Jesse Sánchez, de MLB.com, en marzo pasado.

El se siente confiado en que puede ser contratado para 2021, sobre todo por su probado bateo.

Rusney Castillo

Un caso parecido en cierta manera al de Tomás es el de Rusney Castillo, quien es agente libre por primera vez e intentará buscarse un hueco en algún equipo grande tras no haber disfrutado de muchas oportunidades y mantenerse en Las Menores, en las cuales lleva línea ofensiva de 262/301/379.

El avileño está un poco más “pasado de edad”, pues llegará a 34 y no debe tener mucho chance de ser llamado a Las Mayores entre los agentes libres cubanos.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine