Cierra la fila de hombres al saltar al campo. Es el último en pisar el césped. Sobre la línea de cal, inclina su cuerpo, toca el pasto. Busca familiarizarse al tacto. Se persigna. Habitualmente estremece tres veces los tacos contra sus pantorrillas parado en la raya del mediocampo, pero hoy no lo ha hecho. Tal vez, Luis Javier Paradela nota algo diferente en el ambiente.

Es un partido trascendental para Cuba. Necesita ganar para ascender al liderato del grupo A del segundo nivel de la Liga de Naciones. En frente aparece Antigua y Barbuda, un rival a priori asequible, pero que viene de ganar a Guadalupe, victimario de los discípulos de Pablo Elier Sánchez en la primera jornada.

***

Formado en las categorías inferiores de Calimete, Luis Javier Paradela es un muchacho menudo de apenas 25 años y estatura de 1.69 m, pero de fuerte complexión. De pequeño, como muchos, probó suerte en la pelota. Sin embargo, con solo 10 años una decepción deportiva frustró su paso por el beisbol. Decidió cambiar de deporte y así llegó al mundo del fútbol.

Empezó como volante, pero luego mutó su posición en cancha. A lo largo de su carrera ha jugado de 10, de 9, como contención; y en los extremos, función en la que, según cuenta, mejor se siente.

Devenido en hombre casi indiscutible en el once de la selección nacional, Paradela rememora que se ganó el puesto por azar. Algo completamente fortuito. “Yo era una incógnita. Estaba a prueba. El «9» de la selección era Maikel Reyes y estaba lesionado. Me ponen, marco hat trick, doy dos asistencias y ahí es cuando se empieza a tomar en serio a Paradela en la selección”, confesó.

***

Conforme pasan los minutos, poco o nada inquieta el conjunto de Antigua y Barbuda al once cubano. Las mejores oportunidades las han generado los Leones del Caribe. Mas, como en los partidos anteriores, la mala definición les pasa factura.

Luis Javier Paradela recibe la esférica, encara por la banda derecha e intenta cargarse al rival a base de fintas. Se abre hacia su pie derecho; ve pasar a Arichel Hernández. Está libre el hombre que carga el dorsal 10 a sus espaldas. Lo habilita de zurda y este dribla unos metros para rematar a bocajarro. El portero solo se recuesta sobre su izquierda y saca el balón al córner. La primera clara de la escuadra antillana.

***

En aquella edición de la Liga de Naciones (2019) estuviste bastante productivo. Poco después de concluido el certamen, aparecieron tus primeras oportunidades de contratación.

Mi debut con la selección en Liga de Naciones sonó mucho. Se preguntaban: «¿Quién es este muchacho?». Luego viene el partido contra Granada y anoto de cabeza. Ahí comienzan de verdad a salir oportunidades serias en el exterior”, recuerda quien hoy se desempeña con el Deportivo Saprissa de la Primera División de Costa Rica.

“En ese punto, Alexander Ramírez Tápanes (youtuber cubano especializado en el fútbol nacional) me llama porque mi agente actual se había comunicado con él diciéndole que tenía una oferta para mí. Entonces empezamos a presionar para poder salir a mi primera contratación”, concluye.

Una vez firmado por un club internacional, la vida del atleta cambia. ¿Cómo fue el crecimiento del Paradela de Matanzas, o refuerzo en la Liga Nacional, al de Guatemala, EE. UU y Costa Rica?

Cuando llegas a otro país y chocas con el fútbol profesional es un giro para bien. Pero es brusco, eso sí. Uno aprende. Te tomas las cosas con más interés porque estás ganando un dinero que te va a ayudar a ti y a tu familia; y prosperas en lo profesional. Uno sabe que debe mejorar a diario para alcanzar más cosas.

Luego uno se ve más seguro dentro de la cancha. Tienes más personalidad; cambias la forma de jugar; el nivel técnico avanza. Exigen cosas que en Cuba no por las canchas, la organización de las ligas, la competitividad entre los equipos. Todos quieren jugar. Eso se traduce en más dinero o en que te vean otros clubes con mejores oportunidades. Motiva mucho el crecimiento del atleta.

Luis Javier Paradela
Saprissa “Cuando llegas a otro país y chocas con el fútbol profesional es un giro para bien. Pero es brusco, eso sí. Uno aprende”. Foto: Saprissa.

¿Qué dificultades enfrentó Paradela en este camino?

Pasé varios contratiempos. A pesar de que salí rápido, fue angosto y estuve casi al perder la contratación. Al llegar a Estados Unidos fue complicado salir del país por las políticas. Fueron pequeños contratiempos. Gracias a Dios he tenido la suerte o la valentía de enfrentar las cosas como son y he logrado avanzar.

Recientemente tuviste un problema con tu estatus migratorio en Costa Rica y no pudiste jugar por par de semanas. ¿A qué se debió esta situación?

En este torneo se vieron afectados la mayoría de los extranjeros. Había un acuerdo entre la Unión de Clubes de Fútbol de Primera División (Unafut) con Migración para que los atletas foráneos pudieran jugar por tres torneos. Era muy complicado obtener los permisos de trabajo por la pandemia. Este era el último evento que se podía jugar.

Sin embargo, la prensa empezó a presionar con este tema, y Migración tuvo que actuar. Se rompió el acuerdo y la mayoría de los equipos se vieron afectados. En ese punto fue que comencé el proceso de sacar la residencia. A mí me perjudicó un poco más por tener pasaporte oficial. Fue algo nuevo para ellos. No sabían qué hacer. Ese trámite demoró unas semanas más mi permiso.

***

La comitiva cubana no cesa en el bombardeo al área rival. Karel Espino revienta de un derechazo el travesaño. Otra jugada se cuece. Poco antes del ecuador de la cancha Carlos Vázquez recibe la bola y labra un centro que pone a dormir José Luis Corrales. El lateral izquierdo elude rivales y hace un ademán de retroceder, pero de taconazo encuentra a William Pozo.

El número 19 logra adentrarse dentro del área pequeña y cuelga la esférica para que Luis Javier Paradela cabecee al palo contrario. Un viejo proverbio versa que el balón siempre encuentra a los más talentosos. Hoy esos son los cubanos.

***

En las contrataciones del INDER hay diferentes aspectos siempre señalados porque entorpecen y ralentizan las negociaciones. Varios atletas han perdido incluso contratos importantes por la lentitud de Cubadeportes S.A. ¿Cuál ha sido tu experiencia con ellos como mediadores?

Es un proceso que veo innecesario. Al final el atleta es quien tiene que aceptar el acuerdo. Ellos dicen que no quieren que pasemos trabajo; pero son oportunidades que uno tiene que aprovechar. Nuestro pasaporte no pesa como los de otros países en el fútbol.

Yo me vi afectado tras mi regreso de EE. UU. Tenía una oferta de Guatemala muy interesante y buena económicamente. La perdí por la lentitud de su actuar. La propuesta llegó en la segunda quincena de diciembre y para esa fecha no estaban trabajando. Tras la primera semana de enero ellos no habían dado respuesta. Al demorarme tanto, firmaron a otro jugador, un hondureño que les resultaba más barato y en dos días iba a estar en el club. Perdí esa oportunidad.

Pero creo que he sabido hacer las cosas. No he perdido tantas contrataciones. He intentado hacer las cosas con tiempo para evitar eso y siempre he dejado claro lo que yo quiero. Ellos (Cubadeportes) piensan que en el fútbol es como en otros deportes. Y no es así. Los acuerdos son exclusivos; y en Sudamérica son simples, no esperan. El mercado es rápido porque no tienen tiempo; solo dos meses en verano y uno en invierno.

¿Cómo funciona tu representante extranjero a la hora de buscar otras opciones de contratación?

Mi agente funciona como todos los otros. Me hace videos, hace un scout completo; me presenta a los equipos. Así es como se maneja el fútbol actualmente. En Cuba no se hace por motivos que desconozco; quizás falta de conocimientos.

Tu paso por la United Soccer League (USL)… ¿Qué te aportó jugar en el Reno 1868? ¿Cuánto aprendió Paradela en esos meses?

Me ayudó en lo personal, pero prácticamente me quemó mi carrera. Tuve problemas con la visa. Llegué a casi cinco partidos para el final de temporada. Eso me afectó mucho. Fui porque tenía contrato todavía con el club de Guatemala. Ellos me dieron a préstamo.

Una vez en Estados Unidos, ¿no pensaste quedarte? ¿Por qué no lo hiciste?

No, nunca he pensado en quedarme. Siempre he tenido contrataciones. Como siempre he jugado a nivel profesional, no me he visto en esa obligación.

¿Por qué no has decidido como otros atletas de Cuba abandonar el sistema deportivo cubano?

No lo he decidido porque no pienso como ellos. Cada cual tiene su forma. No critico a nadie que lo haya hecho. Tienen sus motivos, quieren prosperar. Son mis amigos. Pero no pienso como todos.

***

A ocho minutos del final, Onel Hernández recibe un pase por alto que lo habilita mano a mano con el portero. Con su zancada esquivó a la defensa. El portero intenta achicar el espacio, pero el 11 cubano define por debajo de sus piernas. Es el definitivo 2-0, suficiente para catapultar a los Leones del Caribe a la cima del grupo A, división B de la Liga de Naciones. Uno de los principales objetivos está cerca de finiquitarse.

***

Llevas varios años en la selección nacional. Durante este tiempo has estado bajo el mando de Raúl Mederos primero y ahora de Pablo Elier. ¿Qué diferencias ves en el trabajo de cada uno? ¿Cuánto ha cambiado el Cuba en estos años?

Son diferentes. Cada quien tiene su forma de ver el fútbol; tienen su librito. Obviamente hubo variaciones en cómo entrena uno u otro; cómo plantean el fútbol. La selección sí ha cambiado muchísimo en estos años. Y lo hará aún más. Siempre pasa porque se integran al fútbol moderno; y no es la selección la que cambia, es el fútbol.

Antes de la llegada de los llamados “Legionarios”, mucho se comentaba en redes y entre los aficionados sobre las diferencias que podían surgir dentro de la plantilla. ¿Cómo ha sido esa unión? ¿Existe química en el grupo o hay divisiones a lo interno?

Sabíamos que su llegada al principio iba a ser complicada. Había que adaptarse a otras mentalidades. Se vio que no teníamos esa química, pero creo que, tras dos partidos, ya se veía el cambio. Divisiones al interno afortunadamente no las hay. Por eso nos vemos mejor cada día.

A pesar de la llegada de referentes al ataque como Onel Hernández y la reciente incorporación de Marcel Hernández, tú no has dejado de ser fundamental en el esquema de Pablo Elier Sánchez. Eres uno de los titulares prácticamente indiscutibles. ¿Cuánta confianza crees que te tiene el DT cubano?

Siento que me tiene mucha confianza. Desde que me llevó de refuerzo a Pinar del Río lo noté. He hecho mi trabajo, las cosas bien para que no pierda esa confianza. Los partidos en los que yo juego, la gente ve que trabajo para mejorar día a día.

¿Crees que con esta plantilla Cuba pueda conseguir actuaciones meritorias en determinados eventos regionales? ¿Cuáles son los objetivos del grupo?

Para eso es que estamos trabajando, para lograr cosas importantes. Sabemos que en un viaje largo siempre habrá obstáculos, pruebas a superar; y que nos podemos caer, pero debemos levantarnos para seguir con el objetivo y la mentalidad intacta, eso es lo importante. La meta es clasificar a la Copa de Oro. Vamos primero a la Liga de Naciones y el objetivo es ese. No vamos a hablar de cosas para las que faltan demasiados años y no nos corresponde ahora. No podemos pensar en el mañana, si no hacemos el hoy. El grupo tiene eso en mente… Clasificar a la Copa de Oro.

***

Tras imponerse por 2-0 a Antigua y Barbuda en el choque de ida, los cubanos emularon el triunfo en la cancha sintética del Antonio Maceo en Santiago de Cuba frente al mismo rival, esta vez por 3-1. Arichel Hernández firmó un partidazo con hat trick incluido.

Los de Pablo Elier anclaron líderes de grupo al terminar esta ventana competitiva, y en 2023 buscarán sentenciar su promoción a la primera división de la Liga de Naciones, además de garantizar su ticket para la Copa de Oro: uno de los objetivos fundamentales de la dirección técnica.

***

A nivel individual, ¿qué le queda a Paradela?

“Mis objetivos los tengo claros. Superarme cada día más y ser mejor persona. Sobre el salto a Europa, desde que salí de contratación ese ha sido mi sueño. En América me gustaría jugar en la MLS, la Mx, que son muy importantes en la región”.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.