Cuando Hanser García se lanzó a la piscina en los Juegos Olímpicos de Londres logró que en Cuba, una isla ubicada a kilómetros de distancia del Reino Unido, se hablara de natación. Quizás pocos reconozcan su gran actuación, y aunque no obtuvo la medalla, con cada brazada demostró ser uno de los grandes nadadores cubanos de la historia. 

“Tenía como meta llegar a la semifinal, y darlo todo por ser finalista. Me acuerdo que nadé en la mañana y sentí incomodidad porque era mi primera experiencia en ese evento. Es algo bonito, pero tenso. Casi lloré. Sabía que podía dar más y pensé que no pasaría. Sin embargo, cuando vi que pude, fue muy emotivo”, cuenta el tritón antillano, ahora desde la distancia.

“Tuve la oportunidad de estar en la final de unos Juegos Olímpicos. Eso te da un status, porque hay mucha gente que va de regalo y no van a competir. Yo me lo gané, fue por mi propio mérito”, afirma el otrora nadador, quien dio sus primeros pasos en otra disciplina deportiva.

“La gente no tiene cultura de lo que significa un resultado como ese, pero he aprendido a convivir con ello. No te voy a mentir, en Londres quería más, yo no me veía séptimo en la final porque clasifiqué con el tercer tiempo y, como mínimo, esperaba un bronce”.

Leer más en Los motores de Hanser García

Hanser García comenzó en el polo acuático, pero luego cambió para la natación porque aspiraba a obtener resultados sin depender de nadie más, basado solo en su esfuerzo.

No fue sencilla la transición, pues debió trabajar muy fuerte para hacer valer su gran talento dentro de las piscinas, ya que tenía que pulir detalles técnicos propios de la natación que no dominaba y que requieren mucho tiempo de práctica.  

Al “Pollo”, como le conocen en Cuba, daba gusto verlo en el agua. Llegó a las piscinas de campeonatos mundiales, panamericanos y de cuanto evento deportivo participara para mostrar que nadar era lo suyo. No obstante, la prensa cubana parece haberse ahogado en el olvido a la hora de evocar su figura.

Si bien la natación antillana actual carece de un gran nivel, uno pensaría que contar con la experiencia de un atleta como Hanser García ayudaría mucho a mejorar esta disciplina en el país.

No obstante, es en México, una nación cercana que le acoge como refugiado político, donde enseña el exdeportista de la Isla a los nuevos nadadores sus conocimientos en el arte de las brazadas.

El otrora librista olímpico se confiesa admirador de los deportistas su país por los logros internacionales, debido a que no siempre tienen las condiciones adecuadas para lograr un desarrollo óptimo.

“No hay comida ni atención de ningún tipo para los atletas. La piscina nunca tuvo condiciones. Incluso, aunque fui finalista olímpico, no me daban viajes ni competencias, porque no había dinero para eso. Vi que un equipo sin resultados tenía más que yo”, recuerda.

Hanser García también sufrió esa disparidad en el acceso a los recursos que en no pocas ocasiones sufren deportes como el suyo, con respecto a otros a los cuales se les da mayor atención.

El “Pollo” se hizo de un nombre en una disciplina poco popular en Cuba y logró ser finalista olímpico. Pero hubo un tiempo en el que estuvo sancionado en la Isla y se vio obligado a alejarse del deporte de alto rendimiento.

Esta realidad que vivió, le impidió entonces participar en competencias de alto nivel como los Juegos Panamericanos de Toronto y los Juegos Olímpicos de Brasil en el año 2016.  

“Fue por una discusión que tuve con mi coach.  Si eso hubiese sido en otro país me fuera con otro profesor y hubiera seguido, pero Cuba es así, me sancionaron. Me alejé de las piscinas. Estuve trabajando en la natación, aunque no hice nada más como atleta. Luego tuve la necesidad de volver a nadar y buscar mis tiempos buenos. Arreglé las asperezas que había y regresé a Cuba porque estaba en otro país”, recuerda.

“Primero debo decir que ver los Panamericanos de Toronto desde la sala de mi casa fue muy fuerte. Me senté, vi los resultados y me caí. Lo mismo con los Juegos Olímpicos. Fue doloroso, porque siempre estuve ahí, en ese nivel. Pero yo me equivoqué, y me sancionaron por errores que uno comete en la vida. A veces piensas que tienes la razón, y a lo mejor de verdad la tienes, solo que no empleas la mejor forma y pierdes la pelea. Estuve un tiempo que no quería saber de nada ni de nadie. Incluso, me fui a trabajar fuera de Cuba, en Bolivia, donde entrené a un grupo de 30 muchachos por cinco meses. Con uno de ellos fui a buscar su clasificación olímpica en un evento en Perú. El chico entrenaba muy bien, pero le faltó sangre en la competencia. De clasificar, hubiera estado en los Juegos Olímpicos de Río, al menos como entrenador”.

Para Hanser García el objetivo de volver a la natación era lograr sus mejores marcas deportivas. El tritón afirma que, si no hubiese sido por las dificultades que presentó por parte del movimiento deportivo, él hubiera podido estar nuevamente en la élite de este deporte. 

“Logré ponerme en forma de nuevo, pero no tuve el apoyo necesario de parte del Inder. Con todo el show por lo del mundial de Hungría al Cuba no me quería llevar por el tema de dinero, recuerdo que Pavel Otero hizo un reportaje en la televisión hablando sobre eso. Creo que me dieron la posibilidad por el trabajo que hizo y por el apoyo del pueblo”, manifiesta.

¿Por qué decides emigrar?

En Cuba me cerraron todo. Claro, como me enfrenté al gobierno porque no quería que nos sacaran de la Marcelo Salado… Para ellos ese era un tema político, y como dije públicamente que no estaba de acuerdo, eso provocó mucho odio hacia mi persona en el Inder, por lo que buscaron cualquier excusa para sancionarme nuevamente.

Discutí con un atleta y eso fue lo que hicieron. Lo vieron como que yo me enfrenté a ellos. No me daban trabajo, me sacaron de todo lo que fuera deporte, iba a los lugares y me decían que no había plaza libre. No podía trabajar y tenía que alimentar a mi familia.

Vine a dar una clínica en Cancún y me propusieron quedarme. Ya el Inder me había dado la espalda, no me pagaron mi salario como atleta panamericano, me vetaron completamente en la Isla, y por eso me tuve que ir del país. Mi familia comprendió que era necesario. Empecé a trabajar y estuve como coach de la selección estatal de Quintana Roo. Allí obtuve el premio estatal del deporte en el 2019 por los resultados con mis atletas.

¿Cómo fue adaptarte a otro país?

Tuve que cambiar mucho mi lenguaje, pues mi clientela es mexicana y a veces en el trabajo no sabían lo que decía. Mucha gente me critica eso, pero me vale lo que digan. Este es un país muy bonito, lo pesado es el tema de la violencia, pero es un país que quiero mucho, me encanta la cultura alimenticia.

Hanser García
FOTO: Pedro Enrique Rodríguez “Nadie recomienda empezar con 19 años en la natación, lo que yo digo que arranqué tarde, pero seguro”. FOTO: Pedro Enrique Rodríguez

Háblanos de las experiencias deportivas que has tenido en México. ¿Cuán diferente es con respecto a Cuba?

Si algo me ha demostrado el sistema deportivo de México es que en Cuba estamos obsoletos. Lo que sí tiene bueno es que te da posibilidades de ejercer el deporte, pero he aprendido que sin un patrocinio no se puede hacer nada. Cuba solo desarrolla a los deportistas de élite, y no bien, porque para que yo pudiera viajar y competir era un show, porque no había dinero. Para el béisbol si gastan, pero en los otros deportes no.  

Veo atletas que no tienen ni un poco de mis resultados deportivos, y sin embargo viven bien económicamente. En Cuba, como no pagas nada, cuando no haces falta te dan una patada como me hicieron a mí cuando era muchacho y mira, fui el mejor nadador cubano de este tiempo. El capitalismo es así, pero te encuentras clubes para todos los gustos, puedes escoger, lo importante es el resultado del país, sea como sea el atleta.

No se puede hacer deporte si no hay una economía, por eso el deportista cubano es muy bueno, porque tener un resultado con una preparación de 10000 dólares a lo mucho es bueno, porque una preparación lleva mucho dinero: es la alimentación, las vitaminas, el gimnasio, la piscina. Lograr resultados con tan mal apoyo está muy bueno, es una de las cosas que he aprendido en México. He tenido atletas pobres y otros muy ricos, lo importante es que la gente quiera. Quieren tener un sistema de deporte bueno, pero sin el apoyo necesario.

¿Qué piensas del estado actual de la natación en la Isla?

En el país hay muchas piscinas construidas desde la época capitalista, pero la mayoría ya no funcionan. En el complejo de piscinas Baraguá, que es el más importante, el agua es fría y no se puede practicar. Los nadadores llevan una alimentación que en Cuba no la hay. A pesar de toda la situación en el deporte, sí hubo grandes resultados en la natación.

¿Qué haría falta para cambiar la situación?

Yo competía muy pocas veces al año cuando los nadadores internacionales de mi nivel lo hacían mucho más. En el país no hay casi ni competencias, tengo atletas en México que compiten mucho más y es en un estado en el que la natación no es de los mejores deportes. A los nadadores en Cuba les falta fogueo internacional, eso es importante para su desarrollo.  

Como en el deporte todo esta monopolizado por el Inder no se permiten los clubes. En esta institución las cosas se hacen por amistades y por dinero. En otros países la gente paga y practican lo que les dé la gana, pueden ir para becas en Estados Unidos o Europa. Cuba tiene que abrir, dejar que haya competencia para que pueda haber un desarrollo de la natación.   

¿Le gustaría regresar a Cuba y desempeñarse en el movimiento deportivo?

Si mi país políticamente cambia y lo hace la política deportiva, pues voy a ser uno de los primeros en regresar. México es como mi segunda patria, pero no es mi patria. Nada es como tu gente y como poder darles un resultado.

Amo a mi país, lo adoro, es mi sangre y estaría feliz por poder desarrollar atletas cubanos. Qué placer y qué satisfacción puede ser para mi mostrar mis conocimientos y experiencias deportivas a las nuevas generaciones de deportistas cubanos; si lo hago en México, poder hacerlo en mi país es el sueño que tengo en el exilio.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

¿Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad? Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.