El cubano Jorge Moisés Campos llegó al tenis de mesa de casualidad sin pensar que, un día, competiría en unos Juegos Olímpicos. Todo ocurrió en una ocasión, mientras recorría las instalaciones de la Escuela de Iniciación Deportiva “José Martí”.

Fruto de una familia de atletas, matriculó en la EIDE sin un deporte fijo a los ocho años. Antes, por aquellos pasillos transitaron también su mamá y sus tíos, todos en la especialidad de atletismo. No es de extrañar entonces que el pequeño se decantara por una escuela de este tipo.

Realmente, lo que le gustaba a Jorge Moisés Campos era el béisbol, pero debido a situaciones familiares vio imposibilitada su carrera como pelotero. La separación temprana de sus padres significó un sacrifico extra que fue asumido por su progenitora, quien también recibió apoyo de sus familiares más allegados para enrumbar así la crianza del muchacho.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.