Entre los protagonistas que contribuyeron a formar la historia del atletismo cubano se encuentra el decatleta Leonel Suárez Fajardo. Imposible olvidar sus espectaculares “jabalinazos”. Aquel implemento volaba casi siempre hasta la gloria, por lo que se puede relacionar con una especie de bendición.

Este holguinero, natural de Moa y nacido el 1ro de septiembre de 1987, triunfó en una especialidad desconocida para los cubanos donde se salta, corre y lanza. Aunque el oro se le resistió en Campeonatos Mundiales y Juegos Olímpicos, sus actuaciones merecieron en todo momento el aplauso dorado.

A sus 34 años, luego de tanto tiempo dedicado al deporte cubano, dando alegrías a los amantes del campo y pista, su “despedida” llegó de la peor manera, o mejor dicho, nunca llegó.  

Y es que los grandes deberían tener la oportunidad de elegir cuándo decir adiós y su partida ser recordada. A Leonel Suárez no le dieron ese reconocimiento. Todo lo contrario, lo condenaron al ostracismo con una sanción y le privaron de la posibilidad de representar a su país, por una situación, que podía resolverse mediante el diálogo.

Hoy, el mejor representante del decatlón en Cuba reside en Estados Unidos. Desde allí accedió a dialogar para contarnos su historia.

¿Cómo se inicia Leonel Suárez en el deporte? ¿Siempre fue el atletismo?

Mis inicios en el deporte fueron cuando tenía seis o siete años practicando karate y judo, aunque mi paso fue corto como una temporada de puro hobbie. A los 10 años, me adentro en el atletismo. Mi primer entrenador fue Orlay del Río. Él llegó a la escuela primaria y me anotó. Entrenaba en un combinado deportivo y con él aprendí a caminar como atleta con las técnicas  básicas de varios eventos.

¿Cómo llegas al equipo nacional?

Me captan para la EIDE de Holguín y allí comencé en el 2000 con Gerardo Noris. Luego, cuando empiezo a especializarme en algún área, paso entrenar con Rodolfo Morales, quien fue mi primer maestro de decatlón.

Después de entrar a la EIDE y posteriormente también en la ESPA, ganaba varias competencias o quedaba entre los primeros por varios años. En el 2004 subo para el equipo nacional juvenil con la entrenadora Yolaida Pompa y el profesor Yosvani Ciscal, estuve dos años con ellos. En el 2006 asciendo a la selección de mayores y el profe Gabino Arzola me guio hasta el final.

¿Por qué te decides por el decatlón, una disciplina sin tradición en Cuba?

Desde mis inicios, era bueno en varios eventos, pero no muy destacado en uno particular. Por mi condición física deciden entrenarme solamente en pruebas combinadas. Además, en infantiles todos empezamos compitiendo en múltiples especialidades.

Leonel Suárez
Alchetron “La convivencia en el Equipo Nacional era buena con sus limitaciones, pero la pasábamos bien”

Imagino que trasladarse de Holguín para La Habana y becarse en la escuela de alto rendimiento representó un reto ¿Cómo vivió Leonel esa etapa?

La convivencia en el Equipo Nacional era buena con sus limitaciones, pero la pasábamos bien. Estaba acostumbrado a la beca, luego del tiempo en la EIDE de Holguín. Así que durante mi estancia en La Habana entrenaba, compartía con los amigos, siempre bromeando, salíamos de fiesta cuando tocaba descanso o íbamos a la casa de nuestros familiares.

El 2008 fue un año especial por tu primera medalla olímpica, al conseguir bronce en Beijing ¿Cómo recuerdas la competencia?

Realmente fue una sorpresa porque no teníamos tradición en este evento. Había tenido una buena temporada al romper el récord nacional varias veces y me encontraba entre los 10 primeros del ranking, así que el objetivo estaba en ese entorno.

Sin embargo, dos semanas antes del evento, me hice un esguince de tobillo y dejé de entrenar hasta siete días antes, por eso se ve en imágenes que tengo una tobillera azul en el pie derecho. Aún así, en la competencia todo fue saliendo bien y a la postre pude terminar hasta en segundo lugar.

Mantienes el ascenso y logras plata en el Campeonato Mundial de Berlín 2009 ¿Pensó Leonel que podía llegar el oro?

Al año siguiente, arribé al mundial con la mejor marca de la temporada, número uno del ranking y nuevamente récord nacional. Sin embargo, el comienzo no fue muy bueno, aunque pude reponerme y al final terminar en un segundo lugar. De todas formas, el campeón, Trey Hardee, tuvo una gran lid.  

Luego obtienes bronce en el certamen del orbe de Daegu 2011 y en los Juegos Olímpicos Londres 2012 ¿Qué piensas que te faltó en ese gran ciclo desde el 2008 para llegar al oro?

Pienso que con mejor planificación y condiciones en todos los aspectos, hubiera podido alcanzar la medalla de oro. De igual manera las lesiones no me ayudaron mucho.

Para el Mundial del 2011 nos enviaron tres días antes de la competencia de Cuba a Korea y nos demoramos 48 horas de viaje, pues por retrasos en vuelos de La Habana a París, perdimos las conexiones de los aviones siguientes. Por tal motivo, en plena prueba me estaba quedando dormido. Ahí tuve una jabalina mala de solo 69 metros y no pude ganar el campeonato, con unos 74 o 75 que lanzara, hubiera podido ser campeón mundial.

La jabalina te dio más de una alegría ¿Qué relación especial tenías con esta modalidad? ¿Qué pasaba por tu mente cuando llegaba el momento de lanzarla?

Ningún evento se me daba así de fácil como la jabalina, tenía buen brazo y muy buena técnica. De hecho no la entrenaba tanto como otras especialidades. Casi siempre andaba por detrás y cuando llegaba la hora, pensaba que debía hacer mi mejor lanzamiento y salía a tirar 80 metros.

¿Qué condiciones de entrenamiento tenías en esa etapa?

En Cuba no siempre son las mejores. En su momento pasamos algo de trabajo con los colchones de salto, las pértigas, los implementos, los recuperantes y la alimentación. Aunque se hacía el esfuerzo para priorizar a los medallistas, en ocasiones se hacía un poco complejo todo.

¿Cómo era tu día a día en el equipo nacional?

La rutina diaria en la escuela era levantarme, desayunar, entrenar, luego  almorzar, reposar algo y salir a la segunda sesión de entrenamiento en la tarde. Así prácticamente pasaba los días de lunes a viernes. Tenía tiempo libre los fines de semana para la recreación y descanso.

¿Cambió la vida de Leonel luego de tantas medallas? ¿Fuiste recompensado?

Después de los resultados que logré, poco a poco obtuve algunos beneficios. Pude lograr un carro, una casa y algo más de dinero.

¿Por qué el descenso de tus resultados luego de esos exitosos cuatro años?

Como anteriormente dije las lesiones siempre hacen que baje el rendimiento de los atletas y ese fue mi caso. Tuve demasiadas.

Leonel Suárez
Cortesía Leonel Suárez “Viví numerosos instantes emocionantes, pero realmente lo más grande y satisfactorio lo experimenté con esa primera medalla olímpica para Cuba”.

¿Cuáles fueron los momentos más feliz y triste que marcaron tu carrera?

Viví numerosos instantes emocionantes, pero realmente lo más grande y satisfactorio lo experimenté con esa primera medalla olímpica para Cuba y mucho más en mi evento. Hubo otros, como cuando repetí el bronce en los olímpicos de Londres 2012.

Para  esos juegos solo pude entrenar seis meses de enero a julio, porque tuve que parar los entrenamientos por debutar con problemas de hipertensión arterial y al final logré mi medalla.

También recuerdo con mucho agrado la primera presea de oro panamericana y la centroamericana, pues nunca había podido asistir y aunque no estaba entre los favoritos, pude lograrlo en Barranquilla 2018.

Dentro de lo más triste siempre quedan las lesiones. Cada una de las que tuve fueron desagradables, porque el tiempo de recuperación se extendía demasiado. Pasar por un salón quirúrgico es muy triste. Por otro lado, cuando me sancionaron y prácticamente tuve que salir del equipo nacional. Eso fue algo muy triste y decepcionante.

Siempre luchaste por competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y algo pasó que lo impidió. ¿Piensas que fueron injustos contigo?

Mis objetivos eran tratar de competir en los clasificatorios para intervenir en los Juegos Olímpicos y retirarme después. Sin embargo, surge una situación,  donde me sancionan por salir del país e impiden todas las opciones de participar en Tokio. Prácticamente me quitaron la esperanza o el ánimo para seguir entrenando.

Realmente fueron muy radicales, porque nunca había tenido ningún tipo de problema. Todos conocían que estaba casado con una extranjera y mi familia residía en México. Además, no hice algo como para aplicarme un año de sanción, sacarme completamente del equipo nacional y del proceso clasificatorio con vista a unos juegos olímpicos.  Se me hizo demasiado injusto.

Si tuvieras la oportunidad de cambiar algo de lo ocurrido con esa situación, ¿qué harías?

Con relación a la sanción y todo lo que pasó conmigo, lo único que cambiaría es el hecho de que no hablé personalmente con las autoridades de la Comisión Nacional. Eso me causó más problema.

Todo el mundo se pregunta ¿Se retiró Leonel Suárez?

Se pudiera decir realmente que me obligaron a retirar. No estaba en mi mejor momento, pero tampoco lo había decidido. Tenía pensado hacerlo después de los Juegos Olímpicos de Tokio, porque las lesiones mermaron el rendimiento

Ahora resides en otro país ¿Por qué emigrar ahora y no antes cuando estabas en lo más alto?

Realmente nunca estuvo en mi mente salir o abandonar Cuba. En el 2013 me casé con mi esposa mexicana y siempre pensé en irme a vivir con ellos, pero nunca pensé ni me vi con la idea de quedarme en ningún país. El objetivo era vivir con la familia en México o hasta entrenar allá, pero jamás lo hice.

¿Cómo recibió tu familia la decisión de irte de Cuba?

La familia nunca tuvo problema con ninguna de mis decisiones, porque siempre fui bastante responsable y al estar casado con una mexicana, por lógica de la vida sabían que ese momento llegaría.

¿Cómo llegas a Estados Unidos?

Tengo residencia mexicana y he estado viviendo en ese país. Obtuve la visa americana, vine y por el momento aquí vivo. Como mismo estoy ahora, pudiera decir que puedo residir en México.

¿Cómo ha sido tu adaptación a esta nueva vida?

Por ahora tranquilo. Con unos amigos, estamos en un proyecto de un canal de YouTube llamado “Para Cuba y el mundo” acerca del deporte y esperemos que todo siga fluyendo bien. Es una nueva cultura y filosofía y uno debe adaptarse. Estudiar, aprender y desarrollarme para el futuro

Una nueva experiencia en otro país ¿Qué representa ese cambio y has encontrado lo que buscabas al salir de cuba?

Hasta ahora estoy viendo bien esta experiencia, no es algo tan lejos de la realidad que he vivido en México. Es una vida diferente, más organizada y controlada. Quisiera hacer algo relacionado con mi deporte y carrera. Por el momento, vivo menos estresado y más tranquilo. Ya veremos qué depara el futuro.

¿Has pensado en entrenar o dijiste adiós al deporte definitivamente?

Mi vida como atleta terminó. Aquí para entrenar por tu cuenta es muy diferente.

¿Más feliz ahora o antes?

Como decía, menos estresado y tranquilo, sí. Más feliz, no creo. Ahora estoy lejos de toda la familia y no terminé mi carrera de la mejor manera posible. Nunca nadie quisiera emigrar o alejarse de los seres queridos, pero las circunstancias de la vida te obligan a tomar ciertas decisiones.

¿Algún día piensas volver a vivir en Cuba? ¿Qué tendría que pasar para eso?

Es mi país y no vivía tan mal en comparación con la mayoría de la población, pero cada día se hace más complicada la vida. Hay muchas cosas que pueden cambiar para bien, pero el proceso va demasiado lento. La mentalidad y la forma de dirigir deben actualizarse. Pudiera vivir en Cuba, solo pienso en el futuro y busco mejores opciones por el momento.

En el campeonato Mundial de Oregón 2022, Cuba tuvo la peor actuación histórica ¿Qué piensas del atletismo cubano actual y la situación que se vive?

El atletismo y el deporte en general están mal. Cada día hay menos instalaciones. Lo que antes era masividad, en este tiempo existe en un mínimo porciento y los jóvenes no ven el deporte con el mismo amor. Las condiciones para entrenar no son las mejores y hay innumerables distracciones que te alejan de la práctica atlética.

Ante este panorama, ¿serías el mismo Leonel que pasó su vida compitiendo por Cuba o saldrías como hacen otros atletas?

Por todo lo vivido hasta ahora, hubiera hecho algunas cosas diferentes. Hubiera experimentado una gran etapa en Cuba, pero con las opciones que tenía, habría anticipado mucho antes mi salida del equipo nacional para irme con mi familia a México. A veces, los atletas adoptan estas decisiones para buscar una carrera deportiva más larga y duradera, al tener mejores circunstancias para entrenar y competir. 

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.