Abdel-Kader Larrinaga es otro hijo de la migración creciente del atletismo cubano y uno de los que escogió Portugal como hogar para relanzar su carrera luego de emigrar.

Nombres como los del campeón olímpico en triple salto Pedro Pablo Pichardo, Arialys Gandulla y Reynier Mena, o la experimentada saltadora Yariadmis Argüelles, han sido claros ejemplos de la fuerte presencia antillana en ese país europeo.

Entre estos talentos del campo y pista nacional se ubica este joven decatleta de 27 años y monarca nacional portugués quien, representando a su nueva bandera, avanzó hasta las semifinales de los 60 metros con vallas en el reciente Campeonato Mundial de Atletismo en Pista Cubierta con sede en Belgrado.

¿Cómo fueron los primeros pasos en el deporte y, específicamente, en el atletismo?

“Nací en La Habana y allí me crie entre los barrios de La Puntilla y luego cerca del estadio Pedro Marrero, en la calzada de 41. Comencé desde bien joven en el beisbol, mis padres eran muy aficionados a este deporte. De niño fui muy hiperactivo y, a la edad de 7 años, me envían con el recordista nacional en 400 m Roberto Hernández porque era amigo de la familia.

“Hernández me conocía, sabía que siempre estaba corriendo y le dio el consejo a mi padre para que me llevase todas las tardes al Pedro Marrero a entrenar y llegar cansado a la casa. Allí tuve mi primer contacto de manera real con el atletismo”.

Abdel-Kader Larrinaga compitiendo por Cuba
Redes Sociales de Abdel-Kader Larrinaga Abdel-Kader Larrinaga compitiendo por Cuba

¿Cómo recuerdas esa etapa de la infancia ligada al deporte?

“Mi primera entrenadora fue Lucía Duguer y a ella le debo mucho. Yo era un poco gordito en aquella época y los maestros siempre decían: ‘ese gordito indisciplinado no llegará a nada’. Sin embargo, Lucía siempre me ayudó y vio el potencial en mí que otros no vieron”.

Comenta Abdel-Kader Larrinaga que, entre los 9 y 13 años de edad, durante su paso por la EIDE, tomó una decisión clave en su carrera deportiva.

“Mi entrenador en aquella época, Ricardo Hilario Rodríguez, quien es un padre para mí, llega un día donde estoy y me dice que era muy bueno en las vallas, pero me veía más potencial en las pruebas combinadas, que ya debía tomar una decisión”, explica.

“Tomé el consejo e inicié en el octatlón de la mano de Roberto Victoriano Aguiar en la categoría 14-15 años de edad. No se me olvida porque en el octatlón hay una carrera de 1000 m que era mi talón de Aquiles y ahora en el heptatlón bajo techo el último evento es una carrera de 1000 metros”, recuerda.

No obstante, el punto de inflexión real en la trayectoria de Abdel-Kader fue la marcha hacia una misión de su entrenador Roberto Victoriano Aguiar, algo que lo dejó solo y sin asesoramiento.

“En esa época me quedé un poco solo y quien generó un cambio en mí fue Ernesto Javier Pavón, un estudiante de la EPEF de Mulgova. En el último año de la categoría escolar fui el atleta más destacado de fuerza rápida en Cuba gracias a que rompí el récord escolar de salto alto de Javier Sotomayor luego de sobrepasar los 2.01 metros”, explica.

En aquella época emergían talentos en las combinadas como Leonel Suárez, Yordanis García y Yunior Díaz ¿Cómo fue el salto al equipo nacional y estar al lado de ambas figuras?

“Las pruebas combinadas estaban bien fuertes en Cuba en aquella época, Yordanis había sido séptimo en Osaka 2007 y Leonel bronce olímpico en Beijing 2008. A pesar de que yo había despuntado en el octatlón, hubo cierta incertidumbre sobre el futuro de mi carrera porque muchos me querían en el salto alto, otros en las vallas y en el decatlón. Mi progresión fue poco a poco, tanto así que en 2011 casi rompo el registro de 6482 puntos en el octatlón de Yordanis García. En esas jornadas acumulé 6393 puntos”.

Arribas al Campeonato Mundial Sub-18 en Lille 2011, tu primera competencia internacional y tu primera desilusión ¿Qué memorias guardas de esa justa del orbe?

“Creo que esa ha sido mi mayor derrota porque una descalificación con 16 años duele. Llegué al mundial siendo un niño aún y sentí presión en todo momento. Veía periodistas, cámaras, público, y como en Cuba no tenemos mucha posibilidad de viajar y foguearnos me pasó factura. Venía haciendo una buena competencia hasta las vallas, fallé en uno de mis mejores eventos y se me quería caer el mundo”.

En 2012 vino el cambio de octatlón al decatlón ¿Cómo fue esa transición?

“El primer año de la categoría fue un golpe fuerte. De hacer octatlón a decatlón no es nada sencillo. Ese año participé en el Campeonato Mundial Sub-20 de Barcelona y culminé en el lugar 13 con 7233 puntos. La inexperiencia y el deseo de hacer las cosas bien me terminaron costando un poco caro”.

Luego de ello, afirma Larrinaga, pasó a entrenar con uno de los mejores coach de Cuba, Gabino Arzola, quien le comentó que sería el sustituto natural de Leonel Suárez y que estaba al nivel para ayudarle.

“La mejoría con Arzola fue espectacular. En mi último año de juvenil rompí todos mis récords personales en las diferentes pruebas. Incluso, en el Panamericano Juvenil de Medellín 2013, establecí record mundial para un decatleta menor de 20 en los 110 metros con vallas con 13.90s, que era de Yordanis García, curiosamente. Allí terminé en plata con una buena actuación”.

En 2013, a pesar de ser tercero en la Copa Cuba no asistes a la Copa Panamericana de Ottawa ¿Qué situación ocurrió en ese momento?

“Hicieron una selección para la Copa Panamericana de Eventos Combinados y por criterios se establecía que para representar a Cuba había que estar entre los tres primeros del país. Yo, aun siendo juvenil, había logrado 7335 puntos y finalizado tercero en la Copa Cuba de ese año, por lo que me tocaba ir a Canadá, específicamente a Ottawa, donde se realizaría el evento Panamericano.

“Sin embargo, así de repente, se decide que iría Yordanis García por encima de mí, aunque Yordanis no había entrenado ni competido en todo el año; simplemente porque él era ‘Yordanis’ y tenía experiencia. Fue algo que no me gustó en realidad y el punto donde comencé a pensar, seriamente, en dejar el equipo nacional.

“En ese tiempo sufrí una lesión y al recuperarme continué observando como los atletas en Cuba eran vitalicios y que los jóvenes teníamos cada vez menos oportunidades de subir en aquella época. En ese entonces organicé mi salida de Cuba”.

Decides irte de Cuba siendo uno de los prospectos en el decatlón ¿Qué otros factores tuvieron peso en tu decisión de emigrar?

“En Cuba no se me tuvo en cuenta, aun cuando estadísticos y entrenadores confiaban plenamente en mi progreso. Me decían que era joven y que no tenía experiencia, pero ¿cómo voy a tener experiencia si no me la daban? Sabía que me iba a pasar lo mismo que a muchos otros atletas. Lo ves a diario y hasta que no te pase a ti realmente no tienes idea de lo mucho que duele. Decidí que quería mejorar mi vida deportiva y superarme como persona. Creí que si me otorgaban las posibilidades con mi talento lo iba a hacer bien.

¿Cómo llegas a Portugal?

“Salí de Cuba en el año 2016 y tuve dos carreras de 110 metros con vallas en España durante el memorial Carlos Gil en Salamanca. A Portugal llegué en 2017 a través de un mánager de voleibol que conocí mediante mi amigo y jugador de ese deporte Dayron Arias, quien estaba en Qatar. Le comenté que quería salir de Cuba y me puso en contacto con su mánager que vivía en Portugal.

“Este me vinculó con la Federación Portuguesa de Atletismo y ellos dijeron que estaban interesados en tenerme. Casualmente, en ese año ya estaba Yariadmis Argüelles con el Benfica y conversó con Mario Aníbal, quien actualmente es mi entrenador y fue el jefe técnico de los atletas de pruebas combinadas en Benfica. Entre los dos, adjuntos a la directora del Benfica, hicieron posible que yo llegase a Portugal representando a ese club. Llegamos varios cubanos al  mismo tiempo, entre ellos Raidel Acea y Pedro Pablo Pichardo”.

Abdel-Kader Larrinaga compitiendo por Portugal
Redes Sociales de Abdel-Kader Larrinaga Abdel-Kader Larrinaga

No tuviste un gran paso por el club Benfica ¿Cómo recuerdas esa etapa inicial en Europa?

“No me fueron bien las cosas allí. Digamos que me costó un poco de trabajo encajar la ficha en Benfica. Entre 2018 y 2019 tuve varias competencias tanto individuales como combinadas, pero ninguna con los resultados esperados. Aquí en Portugal existe un protocolo para pasar de Benfica a Sporting Club y tuve que irme a un club en la isla de Madeira con mi entrenador Mario Aníbal en el año 2020”.

Argumenta Abdel que Madeira fue como una segunda casa y le ayudó a salir del “profundo hueco” en el cual había caído los últimos tres años en el Benfica: “En 2020 ya comencé a mejorar mis marcas personales poco a poco y a retomar la confianza que había perdido”.

En noviembre de 2019 fue habilitado para competir bajo la bandera de Portugal y durante el año 2020 participó en algunas confrontaciones de varias disciplinas en campeonatos españoles y portugueses.

Esto, unido a la consecución del título nacional de los 110 metros con vallas en 2021, fueron las razones por la cuales lo llamaron a integrar las filas de la selección portuguesa por primera vez para la Copa Europea de Atletismo por equipos en Silesia, Polonia.

“Fue un placer inmenso haber representado a la selección en Silesia”, dice

Este 2022 tuviste una gran temporada bajo techo. ¿Podemos afirmar que ha sido hasta el momento tu mejor campaña?

“Actualmente, estoy con el Sporting Club de Portugal y no tengo nada que reprocharles, me he sentido en casa. Debuté en el 2022 como líder mundial del heptatlón bajo techo con 5857 puntos y eso fue una locura.

“Nunca pensé volver con esa fuerza. Fue increíble porque semanas antes de la prueba donde sucedió ese resultado había estado con fiebre y catarro. Tuve que ir obligatoriamente a esa competencia pues como no tenía marcas bajo techo, yaque si no registraba en ese evento, que fue en Braga, pues no iba a tener entrada a ningún otro meeting.

“Inicié con récord personal en 60 metros, luego otro récord en el salto largo, personal en la bala también y salté 2,01 m para culminar el primer día. La jornada posterior hice marca personal en 60 metros con vallas y salté 4,30 metros en la pértiga, que es mi punto flaco. Después mejoré mi personal en los 1000 metros porque no tenía casi competencia alguna allí. Ese primer heptatlón me dio la confianza que necesitaba para el resto de la temporada”.

Abdel-Kader Larrinaga, quien es dos veces campeón nacional de Portugal en 60 metros vallas y 110 metros vallas, logró la clasificación al Campeonato Mundial de Belgrado en un evento oficial de World Athletics en la pista madrileña de Gallur con 7.67 s, alcanzando el estándar mundialista para las vallas corta, aunque previamente había cronometrado un 7.72 s válidos para la cita serbia.

Llegaste a semifinales en Belgrado compitiendo contra los mejores y con marcas de 7.69 s y 7.70 s ¿Qué viene para Abdel después del Mundial?

“El objetivo fundamental es mejorar la pértiga porque es mi peor evento. Quedan dos años para los Juegos Olímpicos y si quiero clasificar o llegar a ser medallista necesito mejorar esa prueba. Estamos pensando en metas a largo plazo como París 2024 y este año seguir con las vallas para el mundial de Eugene. En 2023 nos enfocaremos en la clasificación olímpica una vez mejorada la pértiga dentro del decatlón”.

Existen varios cubanos compitiendo en Portugal como Pichardo, Acea, Gandulla y, más reciente, Mena e Iribarne ¿Cómo es tu relación con ellos o con otros atletas cubanos en Europa?

“A pesar de que no nos vemos mucho me llevo muy bien con todos. Con Pichardo es con quien más he coincidido porque vamos a las mismas competencias acá en Portugal. Con Mena, ¿qué te puedo decir? Es mi hermano chiquito. En general me comunico con todos, he recibido muchos consejos de Yasmani Copello y de Orlando Ortega con quien, casualmente, iba a hacer mi preparación para el mundial, pero él no se clasificó”.

¿Qué diferencias crees que existan entre el sistema deportivo cubano y el sistema deportivo europeo, específicamente el portugués?

“Acá somos libres de tomar decisiones. Somos nosotros quienes definimos, junto a nuestros entrenadores cómo queremos enfocar la temporada. Mi ejemplo personal: yo hago decatlón, heptatlón, 60 metros con vallas y en el verano quiero hacer 110 metros con vallas. En Cuba nunca hubiese podido hacerlo, allá tenías que hacer tu disciplina obligatoriamente.

“Estamos estamos asociados a un club y debes cumplir unas mínimas como en todos los lugares, pero eres tú quien elige cómo y cuándo hacerlo. También han evolucionado mucho los entrenamientos, existe mucha tecnología y diversos estudios sobre el cuerpo humano, mientras que en Cuba todavía están los mecanismos antiguos, materiales, técnicas anticuadas, y no avanzamos.

¿Crees que exista una diferencia entre el atletismo cubano histórico y el atletismo actual? ¿Por qué?

“Cuba es una potencia a nivel mundial, somos historia viva del atletismo, mientras que el atletismo cubano actual vive en una especie de frustración. Se han destruido muchas de las cosas que dieron honor a nuestro campo y pista. Por poner un ejemplo: Portugal es un país pequeño, un país que no tiene la tradición de Cuba, y es una nación que participó con nueve atletas al mundial bajo techo con mínimas directas y Cuba solo compitió con cuatro, es impensable.

“El atletismo en Cuba está pasando por un descalabro y sus amantes se sienten mal por no poder ver a al tipo de atletas que emocionaba las personas en años anteriores. Se ha perdido la rivalidad sana entre los atletas, se ha ido acabando todo poco a poco.

«Tenemos buena cantera, estamos hechos para esto, pero si con 20 años no llegas al pico de forma mundial que ellos quieren, te desechan, como hicieron conmigo. Hay que entender que los atletas llegan a su forma óptima en diferentes edades: con 27 años estoy haciendo mis marcas personales y Cuba no tiene ni vallistas ni decatletas, y ahora participé en el Mundial.

¿Qué crees que debería cambiar para que el atletismo vuelva a ser la potencia de antaño?

“Hay que cambiar el sistema de entrenamiento y evitar hacer vitalicios tanto a atletas, como a entrenadores. Deben darles oportunidad a los jóvenes, siempre hay competencias pequeñas en el Caribe que les pueden servir muy bien. También se han destruido las ESPA Nacionales y eso era lo que mantenía el deporte vivo. Las instalaciones deportivas deben volver a funcionar plenamente con todos los implementos pertinentes para el desarrollo de los jóvenes.

“Cuba necesita darles más apoyo a estos atletas de cara al futuro, a los que vienen de provincias que no son La Habana, que ellos se esfuerzan bastante porque hay menos. Hay quienes sí se quejan de las cosas que suceden y otros no porque, como algunos me han dicho, ‘Abdel, aquí, aunque sea, tengo mi viajecito al año’. Los entiendo”.

En etapas de nuestra conversación mencionabas dos nombres claves para el decatlón en Cuba: Gabino Arzola y Leonel Suárez ¿Qué representan para Cuba y, particularmente, para ti?

“Dos instituciones. Gabino ha sido el mejor entrenador de pruebas combinadas que ha dado Cuba, con una visión y una capacidad de trato inmensas, a la par que una gran persona. En el caso de Leonel, para mí, siempre será mi capitán; más que un atleta fue un hermano mayor que me apoyó en todo y a quien le pido consejos cada vez que tengo un problema. Los dos reunidos son como el primer y segundo día del decatlón, son la historia de las pruebas combinadas. Los elogios sobran.

¿Qué te gusta hacer mientras no estás entrenando?

“Soy bastante familiar, me gusta la casa. Aquí tengo a mi mamá hace alrededor de un año y medio, mientras que la otra parte de la familia si está en Cuba: mi papá mis hermanos y mi abuelita. En estos momentos estoy sacando mi carnet de conducción y estudiando para el curso de entrenador. Por lo general, me gusta ir a las fiestas, soy un poco loquito, pero cuando entro en modo deportivo soy más de cine y teatro”.

¿Te gustaría ser entrenador en el futuro?

“Sería bonito transmitir experiencias a atletas que llegaron como yo un día con el sueño de ser alguien en esta vida”.

En una entrevista durante sus primeros años en Portugal, Pichardo declaró que lo que más le había chocado de la cultura portuguesa era el bacalao. ¿Qué sucedió en tu caso?

Creo que el bacalao también en la parte culinaria. Me he adaptado bien a Portugal, a su cultura y a su idioma, me siento como un hijo de esta tierra y le debo muchísimas cosas, pero el bacalao es un plato complicado”.

Me resulta curioso tu nombre. ¿Abdel-Kader es por algo en especial?

No. Simplemente, mi padre se llama Abdel-Kader. Es algo especial porque cada vez que voy a algún sitio me relacionan con la cultura musulmana e, incluso, una vez en un taxi, al decir mi nombre, me comenzaron a hablar en árabe y tuve que hacerle la historia de por qué mi nombre”.

Como deportista y como persona ¿Has cumplido tus sueños?

“No he cumplido todos mis sueños, pero sí he cumplido varios y el más reciente fue participar en el Mundial de Belgrado. Creo que todavía queda mucho Abdel para ver. Me sigo sacrificando día a día para lograr esos otros sueños»

¿Ha cambiado Abdel-Kader Larrinaga con respecto al que salió de Cuba?

“Me dicen que soy humilde porque no cambio mi forma de ser, sin importar dondequiera que esté: eso viene conmigo, ser el mismo siempre. No porque esté en Portugal y haga mínimos para el campeonato del mundo, me gusta sentirme superior a los demás”.

¿Portugal o Cuba?

“Estoy agradecido con Portugal por la ayuda cuando la necesité. Me ayudaron cuando estaba perdido, también mi entrenador me dijo ‘estoy aquí’, y eso, pocas personas lo hacen. Este es mi país de adopción, me adoptaron como a un hijo. Estoy superorgulloso de representarlos y demostrar que estoy aquí, por Portugal, hasta el fin.

“Ya no tengo aquello de que me gustaría competir por Cuba. Sí sentía al principio eso de querer representar al país en donde nací y que me formó, pero cuando lo observas desde otro punto de vista y maduras un poco más, ves que no es necesario. Mi corazón está en Cuba con mi familia, pero mi cuerpo y alma están en Portugal, con los portugueses que me han apoyado, que me han dado todo para poder estar ahora aquí”.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.