Yoenlis Feliciano Hernández ganó dos veces el campeonato mundial de boxeo amateur. Meses atrás, decidió dejar atrás todo y, sin avisarle a nadie, abandonó el equipo de boxeo de la isla.

Ahora como profesional, Yoenlis no desiste en su aspiración de convertirse en campeón a ese nivel, algo por lo que trabaja y se ha convertido en su objetivo más anhelado.

El día 20 de enero tendrá su primer combate con el que iniciará el recorrido hacia su meta de demostrarle al mundo que es el mejor boxeador de su división, algo que está lejos de ser sencillo, mas no imposible.

Desde la pequeña localidad de Esmeralda, Camagüey, hasta el Hard Rock de Miami, transcurre la historia de uno de los prospectos más grande del boxeo.

El Hard Rock no es el final de esta historia, solo el prólogo de Yoenlis Hernández, las próximas páginas, seguramente llenas de glorias, tendrán que escribirla los puños de este cubano, quien contó su historia a Play-Off Magazine.

¿Cómo llegas al boxeo?

Antes de practicar boxeo fui luchador. De muchacho me gustaba la lucha grecorromana y los profesores de boxeo siempre estaban arriba de mí para que yo lo practicara y les decía que no, que lo que me gustaba era la lucha.

Con 11 año fue que tomé la decisión de cambiarme para el pugilismo y desde entonces inicié mi carrera deportiva. Mi tío Raúl Medrano me acogió y me llevó para para la academia.

¿Dónde comenzó a boxear Yoenlis Hernández?

En el municipio de Esmeralda fue donde empecé a boxear. Un pueblo chiquito, con los profesores Omar y el profesor Nicolás, quienes fueron los primeros entrenadores que tuve en la base que me enseñaron hasta que me pudieron llevar para la Academia. Ahí mi entrenador era mi tío, Raúl Medrano.

¿Cuándo te das cuenta que puedes hacer carrera como boxeador?

Al principio se me hizo un poco difícil porque no sabía boxear bien. Mi tío me enseñó lo básico, entonces en séptimo grado fue cuando empecé a explotar mi capacidad. Entonces el boxeo me fue gustando más y cada día buscaba cómo superarme.

¿Cómo tomó la familia tu decisión de practicar boxeo?

Mi mamá no tuvo ningún problema. Ella lo asimiló bastante bien, mi papá también le gustaba la idea. Mi abuela era la que me decía que no boxeara. Después con el tiempo se fue adaptando y hoy por hoy tengo el apoyo de ella.

Tenía un poco de miedo a los golpes. Nunca tuvo oportunidad de ir a una pelea mía, pero yo siempre grababa las peleas y se las llevaba para que las viera, pero ya sabía cuando grababa la pelea que había ganado, así que no le daba tanto miedo.

Camagüey es la mejor provincia cubana en lo que a boxeo se refiere, ¿cómo fue llegar a la academia, y cómo evolucionaste en ella?

Cuando llego a la academia no sabía tirar bien los golpes. Mi tío me pone a hacer sparring con otro atleta, empecé a tirar golpes a lo loco y nada, me vieron que podía mejorar con algunos detalles, y mi tío empezó a trabajar en base a eso; él me enseñó el estilo de riposta. Antes yo era un peleador muy fajador.

¿Cómo es la preparación para ese estilo?

Saltar mucha suiza, muchos ejercicios de coordinación de pierna, muchos juegos de pierna para para poder lograr esas habilidades e interés en lo que te gusta hacer. También trabajar el cardio. Hacer muchas carreras que son importantes porque estamos danzando arriba del ring.

¿Crees que es seña de identidad del boxeo cubano?

La riposta es un estilo de nosotros los cubanos y muchos atletas de otros países también lo han adoptado.

Yoenlis Hernández fue a la EIDE con 12-13 años, ¿cómo fue separarse de la familia?

Para mí separarme de la familia fue un poco duro, complicado, porque nunca había estado tanto tiempo lejos de mi mamá, de la familia. Desde sexto grado es que estoy en la academia. Cuando entro a la EIDE era más cómodo, porque ya estaba adaptado. Desde los 11 añitos estuve hospedado en la academia.

¿Cómo fueron tus resultados a nivel escolar?

En mi primer año juvenil en el nacional en Sancti Spíritus cogí bronce en la división de los 56 kg y en el 2015 en el último año juvenil oro en 60 kg.

¿Cómo es el ascenso hasta el equipo nacional?

Cuando gané la medalla me dieron seguimiento los entrenadores, fui a mi primer Playa Girón en el mismo 2015. No tenía experiencia y me quedé sin medalla. Luego, en el 2016, en Santiago de Cuba logré el bronce, en el 2017 repetí el tercer lugar y entonces es cuando me hacen la captación en 69 kilogramos para para el equipo nacional.

Yoenlis Feliciano Hernández, boxeador cubano
Yoenlis Feliciano Hernández, boxeador cubano

¿Qué se encuentra Yoenlis Hernández cuando llega a la escuela nacional?

Me resultó un poco difícil porque me sentía mal. Extrañaba más a la familia. Hasta incluso intenté irme de la escuela porque extrañaba mucho a la familia, pero después los entrenadores hablaron conmigo, especialmente mi entrenador Víctor Sánchez, que es como un padre para mí, me ayudó mucho, gracias a él hoy por hoy soy doble campeón mundial.

Me enseñó el interés y el valor que tiene un atleta cuando llega a esa posición, a ese nivel de categoría, que hay que luchar por la familia y más por la mamá, por los padres de uno.

Llegas y evidentemente no eres la primera figura, ¿cuánto esfuerzo hay para conseguirlo?

Tuve que trabajar bastante. Cuando entro lo hago en la división de los 69 kg, la primera figura era y es el doble campeón olímpico Roniel Iglesias. Nunca llegamos a pelear porque en ese mismo año, 2018, me llevan a Ucrania, pero fue en los 75kg.

Cuando regreso me llevan para Rusia en una prueba en 75kg, ya se estaban dando los cambios de división de algunos atletas. Me hicieron la prueba en los 75 kg, perdí con un brasileño que se coronó el año en el 2021 en los Juegos Olímpicos. No obstante, los profesores tomaron la decisión de preguntarme si yo quería subir a 75 kg y dije que sí y entonces ahí fue cuando empezó toda la historia mía en el boxeo.

¿Le costó subir de división a Yoenlis Hernández?

Lo acepté bien, porque pasaba mucho trabajo para mantener los 69 kg y entonces me sentí bien cuando me subieron para 75. Para mí era un mayor reto porque en esa división no había titular entonces dije: bueno esta es mi oportunidad de buscar mi hueco para poder ir a los Juegos Olímpicos o a los mundiales.

Oro olímpico de Roniel Iglesias en subasta con medallas cubanas de béisbol, lucha y boxeo

¿La gran diferencia pueda ser la pegada entre una división y otra entre los 69 y los 75 kg?, ¿hay algún tipo de trabajo sobre todo para la resistencia a los golpes?

Como soy un boxeador muy móvil no me gusta que me estén pegando tanto, entonces me gusta trabajar en la media y en la larga distancia y si tengo que trabajar en la corta pues bueno nos fajamos ahí y todo bien, pero me gusta evitar mucho los golpes. Por eso es el estilo que tengo de hacer fallar y contraatacar.

Cuéntame un poco, ¿cómo fueron esos títulos mundiales?, ¿cómo fue el recorrido para llegar a ellos?

El recorrido fue una experiencia muy bonita. el primero fue una experiencia porque cuando no tuve la oportunidad de ir a la olimpiada en el 2021 por el wild card que no se lo mandaron a Cuba, yo era el único que no tenía carrera a nivel internacional y entonces que tuve que quedarme.

Pero no perdí la fe, yo sabía que ese mismo año venía el Mundial y me mantuve preparándome. Nos dieron pase para la casa, pero yo me mantuve entrenando.

Mi entrenador siempre estuvo pendiente de mí a pesar de que estaba en China. Él empezó a hacer un trabajo conmigo de rapidez, movimiento de las piernas y mucha defensa.

Cuando vamos al mundial mi entrenador me llama y me dice, te dimos pronóstico de medalla de bronce, pero nosotros no trabajamos para bronce, nosotros trabajamos para para oro. Yo le dije: profe nosotros vinimos aquí para conseguir la corona, para llevárnosla para Cuba.

Empezamos a pelear y la primera impresión con el brasileño que fue conmigo a la final este año fue impactante, porque fue ver aquel público, mi primer mundial, me sentía como con el pecho apretado, no podía respirar de la impresión tan grande que estaba experimentando.

Pero cuando me subo al ring y gané mi primera pelea ya me sentí bastante cómodo, me después vino la segunda, me sentí un poco más relajado.

Cuando logro mi medalla de bronce yo le digo a mi entrenador, profe cogimos la medalla de bronce, pero mañana le cambiamos el color y así fue. Cuando me tocó discutir el oro le dije profesor si ya yo estoy aquí nadie me quita mi medalla.

Lo que planificamos ese año entre mi profesor y yo todo salió bien y gracias a él ese año cogí mi primera medalla mundial.

Tras la medalla te cambia el estatus en el equipo nacional y también el estatus digamos que a nivel mediático.

Sí, también antes del mundial tuvimos peleas profesionales donde ya me iba dando a conocer, pero cuando me hago campeón mundial entonces fue cuando todo el mundo empezó a conocerme, a platicar de mí, a quererme un poco más y muchas entrevistas me llegaban.

Supongo que también ya no había ningún tipo de duda de que el representante de los 75 kg eras tú…

Sí, ya no había ninguna duda entonces, pero me mantenía firme ganándole a todos mis rivales en la escuela porque no podía dejar que me ganaran, porque todos los que están ahí están para lograr un objetivo.

Todos quieren ser primera figura, todos quieren ser campeón mundial, panamericano, olímpico, entonces no podía perder la oportunidad, ni regalar el puesto así como así, tenía que mantener mi cabeza tranquila y decir que ya yo cogí oro en este mundial en todos los que vienen también tengo que repetir el oro.

Ganar el mundial también significó una mejora económica…

Me ayudó también, es un factor muy reconocido porque me ayudó bastante. Pude comprarle la casita que tanto le prometí a mi mamá.

¿Con ese dinero no hubo ningún problema de demora?

No, el dinero nos lo dieron al momento, no hubo ninguna demora, no hubo ninguna falla con eso.

Cuéntame un poco la victoria de este 2023 que fue la confirmación…

No fui confiado, pero sí con tranquilidad. Me preparé bastante psicológicamente porque tenía que mantener mi título mundial, y como con la experiencia que tenía, que ya había vivido en el mundial anterior, me hizo fácil convivir con todos los malos pensamientos que el nervio puede provocar.

Con la experiencia eso lo pude como echar en un vaso y apartarlo para centrarme un poco más en la pelea. Tuvimos el resultado de este año que fue mantener el título mundial

Además, dio la sensación que ganaste con cierta superioridad contra tus rivales, o sea como que no te costó tanto imponerte el ring en ninguno de los combates.

Sí, porque en cada asalto fui aumentando el ritmo, la velocidad, la precisión en el golpeo todo eso me dio la posibilidad de sacar ventaja amplia a todos mis contrarios

Decías anteriormente que ya habías combatido en dos peleas a nivel profesional. Cuéntame un poco cuándo te enteras de que vas a pelear profesional, cómo te cambió la preparación, porque aquí en Cuba a ustedes los preparaban para el mundial, pero ya una pelea profesional tenía otra cantidad de rounds.

Los profesores y nosotros nos mantuvimos con la misma preparación, pero ya los asaltos en los sparrings, en los trabajos de aparato eran un poco más rigurosos.

Cuando me dicen que voy a pelear en el profesional para mí fue una bendición, porque después de 60 años que el boxeo cubano no había peleado profesionalmente nos dieron la oportunidad. Para mí fue una alegría porque estuve entre esos atletas. Peleé y gané.

¿Te gustó, te sorprendió la manera de presentar las peleas, todo el ambiente que se genera, el espectáculo?

Sí me gustó bastante, a pesar de que tuve que cambiar prácticamente mi estilo de boxeo amateur a profesional, tuve que estar un poquito más asentado para golpear un poco más fuertes y así tuve la victoria en el tercer round.

¿Cuánta diferencia hay entre el boxeo profesional y el amateur?

En el boxeo amateur es pura velocidad, dar y que no te den. En el profesional es dar y que no te den, mantener la velocidad, pero hay que pegar duro para poder noquear porque en el profesional de lo que se vive es del knockout.

Esas peleas te confirmaron que tienes pegada.

Sí, tengo buena pegada. En el en el amateur yo mismo decía, yo no pego, lo mío es el toca-toca, pero bueno aquí en el profesional me he dado cuenta que hay que pararse para afincar bien duro los golpes, entonces me he dado cuenta de que sí pego.

¿Cuándo decides abandonar Cuba en el viaje de regreso del mundial?, ¿cómo tomas esa decisión?

Tomé la decisión para probar, para experimentar el boxeo profesional acá en otros países y nada sinceramente fue una decisión muy difícil, pero bueno ya la tomamos, acá estamos y para adelante siempre con la bendición de todos los cubanos que me siguen apoyando y espero que el pueblo de México me dé la oportunidad de ser un “Mantequilla” Nápoles más. Ya que ellos acogieron a ese cubano también, espero que me acojan a mí también

Era algo que venías pensando hace mucho tiempo o es algo más reciente.

Fue una decisión que tomé recientemente. No lo tenía pensado, fue algo de la noche a la mañana que tomé así.

Boxeador cubano Yoenlis Hernández
Boxeador cubano Yoenlis Hernández

¿Alguien de la familia lo sabía?

No, nadie de la familia lo sabía, De hecho, ni mi mamá lo sabía. Me dolió mucho ver que mi mamá me estaba esperando en el aeropuerto y yo nunca llegué. Eso para mí fue muy duro.

No conté con nadie fue una decisión que como le dije ahorita una decisión de la noche a la mañana y fue muy dolorosa para mí, porque hoy por hoy estoy lejos de la familia y no los puedo ver.

Supongo que sea lo más difícil

Es lo más difícil, no poder ver a mi papá a mis dos hermanos y en especial a mi hija, que tiene dos añitos

¿Cómo te llega la posibilidad de firmar ya con la promotora? ¿cómo es ese proceso?

Bueno, me escribieron muchas promotoras, pero bueno me decidí con la promotora de Warrior Boxing que me está apoyando bastante. Gracias a eso pienso ser campeón mundial profesional también.

Yo sé que, con su apoyo, el interés y el esfuerzo que a mí me gusta ponerle al entrenamiento y el enfoque que me gusta porque que el deporte que practico me gusta pienso que sí se puede lograr.

La confianza que me transmiten me da tranquilidad, pero también me da mucha más emoción para prepararme mucho más cada día, para subirme al ring y hacer las cosas bien y no quedar mal con la familia, ni conmigo mismo, ni con los promotores, ni con nadie

Vas a pelear el 20 de enero, todavía no conoces el rival, ¿cómo es la preparación sin conocer al rival?

Soy un atleta al que le gustan los retos, no soy de estudiar mucho a los contrarios. De hecho, no me gusta ver boxeo. Es una cosa rara, porque mucha gente me dice que cómo si yo soy Boxeador, ¿cómo no me gusta ver el boxeo?

Muchos atletas acá me preguntan: ¿conoces a fulano? Yo les digo que no. Me gustan los retos, para mí eso es un reto, un obstáculo más, una meta más que tengo que proponerme, por mi mamá, por mi hija, por mi papá, por mis hermanos, por mí mismo, por mi futuro.

Lo único que quiero es hacerme alguien en la vida y seguir manteniendo los 4 años invicto que llevo.

¿Cómo es trabajar en México?

El profesor que está acá es bastante bueno, tiene experiencia en el boxeo profesional. Es un placer tener aquí campeones mundiales, porque tengo un empuje, un espejo en el que me puedo mirar y decir: yo quiero ser como ellos y entonces para mí eso es una motivación más.

¿Qué espera Yoenlis Hernández del día 20 de enero?

Quiero mi victoria. Dársela a los cubanos que están esperando por la decisión que yo tomé y el pueblo mexicano que con el apoyo de ellos sé que voy a lograr ese triunfo.

Vas a pelear en el Hard Rock en Florida, ¿cómo esperas el recibimiento de los cubanos en Miami?

Espero que me acojan bastante bien los cubanos allá, porque somos de la de la tierra de los guerreros, donde todos salen para acá a luchar y nada soy un cubano más que va por una nueva meta ese día y espero lograrla.

¿Ya tienes pensado cómo vas a entrar?, ¿qué música te va a acompañar?

Todavía no sé con qué música vamos a entrar. Me gusta subir sencillo.

¿Tienes un apodo?

Lo estamos buscando todavía, aquí me quieren poner uno mexicano me quieren poner “El Charro”, bueno vamos a ver cómo le hacemos.

¿La familia va a poder ver la pelea desde Cuba?

No sé todavía, pero espero que haya algún link o algo para que la familia lo pueda ver desde allá en la casa.

Dos boxeadores cubanos cerraron el año entre los 100 mejores de ESPN

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.

Imágenes cortesía de IBA y EFE

Autor